De clítoris y yihadistas

 

opinion

 

Los militantes del Estado Islámico (antes llamado de Iraq y Levante, ISIL, ahora universales) han ordenador practicar la ablación del clítoris a todas las mujeres bajo su dominio en Mosul. Así lo ha asegurado una portavoz de Naciones Unidas, muy preocupada.

Horas después surgió que la noticia era falsa, o al menos no comprobada, que sólo había un mensaje en Twitter que algún -supuesto- simpatizante del ISIL calificó de falso, aunque otros creen que pudo reflejar una orden auténtica emitida hace un año en Alepo, si bien allí nadie se enteró entonces.

¿Una jugada de propaganda negra para añadirle una pincelada de crueldad al ISIL? ¿O una ocurrencia real de una guerrilla que se hace llamar islámica pero que está compuesto en gran parte por mercenarios sin nada que perder y europeos posadolescentes que en sus guetos de Berlín, París o Londres sueñan con el “islam”, del que saben más o menos tanto como yo de fútbol?

Sabemos que las filas de esta milicia se nutren de extranjeros que creen ver la luz divina en el fuego de un mortero, sin conocer nada del país en el que combaten. Es perfectamente posible que a alguno de ellos se le ocurriera meter la ablación del clítoris en esa parafernalia califal con la que tratan de darse un aura de mil y una noches.

No ayuda que el mito de que la ablación es un rito islámico sea totalmente falso. O casi, porque el islam ha cambiado de idea

Fuera quien fuese, el efecto ya se ha conseguido: ahora parece que la ablación es uno de los ritos del islam. Un mito tenaz que circula desde hace tiempo. El que sea completamente falso no ayuda a erradicarlo.

¿Completamente falso? Eso lo habría dicho yo hace pocos años. Ahora sólo me quedo en “casi completamente falso”. No es que yo haya cambiado de idea. El islam ha cambiado de idea.

Sí, sí, lo admito: los especialistas en denigrar el islam y los especialistas en predicar sus vertientes más severas – no hay mucha diferencia entre ambos – siempre han sabido encontrar teólogos que en algún momento de la historia defendían la ablación. El que no aparezca en el Corán, desde luego no importa a nadie: se ha conseguido encontrar un hadith (dicho del profeta Mahoma), y con esto basta. Basta, aunque cualquier persona dotada de raciocinio que lea este hadith concluiría que el profeta está recomendando practicar la ablación lo menos posible.

Se ha encontrado un hadith que menciona la ablación, aunque lo que el profeta Mahoma recomienda es practicarla lo menos posible

Pero de raciocinio no se trata a la hora de inventar, estandarizar y difundir escritos sagrados. Se trata de colocar un marco oficial a las tradiciones de la población a la que se le quiere imponer una religión (no seamos tan ingenuos como para tragarnos el cuento de que los hadith tengan una base histórica). Doctores tiene la Iglesia para justificar que los capirotes de la Semana Santa tienen algo que ver con el Evangelio.

De ahí que en las regiones donde este cruel rito de pasaje de la niñez a la adolescencia – eso es lo que ha sido la ablación desde un punto de vista antropológico- se ha practicado de toda la vida, no han faltado nunca teólogos expertos en hacer volutas y arabescos para justificarlo. Como Egipto, por ejemplo, casualmente centro teológico del mundo islámico desde hace siglos. Y en los países donde no se ha practicado nunca – Magreb, Siria, Irán… – tampoco se ha debatido siquiera, porque no hace falta gastar tinta en un rito que nadie conoce y que obviamente no forma parte del islam. Obviamente, para los musulmanes que lo desconocen.

Así estábamos hasta hace pocos años: la ablación se localizaba en África al sur del Sáhara, extendiéndose por el valle del Nilo hasta el Mediterráneo. Que no era algo islámico lo podía ver cualquiera que se diera una vuelta por África para estudiar el tema (di la mía en 1996 por Burkina Faso): los musulmanes la practicaban asegurando que lo manda el Corán, los cristianos, aseverando que viene en la Biblia, y los animistas, diciendo que lo habían hecho ya sus bisabuelas. Y en el pueblo vecino, habitado por otra etnia, no la practicaba nadie.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Etiquetas

, , , ,

Artículos relacionados

De clítoris y yihadistas
 
 

1 comentario

  1. Dario dice:

    Guau !! Illie,que profundo tu estudio,espero se repita para que todos lo lean,dado que de prejuicios estamos llenos no??
    Si a través del mar,llegó el asunto a nuestras costas…Perú etc. sería interesante aprender un poco de cultura Inca no?? (También habia sectas que creaban religiones para dominar la masa)…porque es como creer en el cristianismo de los anticristianos que reivindican el rito romano (el que se usó para torturar y crucificar al “rey de reyes” no??) y…nadie se enteró que fueron los que financiaron/justificaron los últimos 2mil años de guerra y discriminación!(Violamos a los peques,pero blanquitos!!)
    Espero sigan bien GRACIAS!!

 
 

Deja un comentario