La monarquía vuelve al frente

 
RaniaManiMuaz

La reina Rania en la protesta por el asesinato del piloto jordano (Feb 2015) | © Laura F. Palomo / M’Sur

 

Amman | Febrero 2015

Que las unidades móviles de la televisión estatal cubrieran, por primera vez, una manifestación de viernes frente a la mezquita de Al Husseini podría haber levantado sospechas. Pero, salvo la numerosa mujabarat (policía secreta) que suele atender este tipo de actos en Jordania, nadie esperaba a Rania.

Bajó del coche, levantó un cartel con la silueta del piloto asesinado por el Estado Islámico (ISIL), Muaz al Kasasbeh, y se situó a la cabeza de la marcha que ya había comenzado recorrer el centro de Ammán. Un gesto inusual para una reina. Inimaginable para la reina de Jordania; impensable para una protesta de viernes que durante estos cuatro años – los de la llamada primavera – ha estado dedicada a reclamar reformas en el Gobierno. También, sin nombrarlas directamente, ya que podría ser considerado delito, cambios en el papel de la Casa Real.

“A mi hijo le mandaría a matar a los miembros de ISIL” proclama un manifestante

Con esta manifestación vuelve a primera línea la monarquía, cuatro inviernos después de que Rania tuviera que desparecer de la escena pública: en febrero de 2011, con la Primavera Árabe estallando en Túnez y Egipto, 36 líderes tribales hicieron pública una carta abierta que apuntara directamente a la reina para cuestionar su protagonismo en la política, culparla de “construir centros de poder propios” y acusar de corrupción a su familia. Bajo el gesto se adivina la tensión nunca resuelta en Jordania entre una red de tribus -antiguamente beduinas – que sostiene la monarquía hachemí, y la población sedentaria de origen palestino, a la que pertenece Rania.

Ahora, el país está en crisis y el mensaje oficial ha tomado la alternativa. Así lo demostró la manifestación celebrada el 6 de febrero, después de que ISIL difundiera el video del piloto Muaz al Kasasbeh, jordano de 26 años, árabe y musulmán, capturado en diciembre cuando su avión fue derribado en la provincia siria de Raqqa, feudo de los yihadistas, mientras efectuaba uno vuelo en el marco de la coalición internacional antiyihadista. La imagen del piloto quemándose vivo dentro de una jaula, puso fin a una semana de tensas negociaciones para su liberación.

“Esperábamos la muerte, pero no de esta manera”, reconoce uno de los manifestantes, Ahsrif, junto a su pequeño de 10 años que sostenía una pancarta donde calificaba de cerdo a Abu Bakr Baghdadi, el líder yihadista. “A mi hijo le mandaría a matar a los miembros de ISIL”, invocaba entre la efervescencia nacionalista de una manifestación en la que predominaron la simbología militar y los cánticos de apoyo a la monarquía.

Aún después de la ejecución de Muaz, la bandera negra del ISIL seguía ondeando en una rotonda de Maán

Sus palabras evidencian un cambio en el sentir de la sociedad jordana, que siempre había cuestionado la participación del Gobierno en la coalición internacional antiyihadista, encabezada por Estados Unidos, que combate al ISIL e Siria e Iraq. No era difícil encontrar abiertas manifestaciones de simpatía con los yihadistas.

Aún un día después de la ejecución de Muaz, la bandera negra del ISIL seguía ondeando en una de las rotondas de la depauperada localidad de Maán. Allí, a 280 kilómetros al sur de la capital, se convocó en junio la primera manifestación de apoyo en el país, envalentonados por las recientes conquistas en Iraq y Siria del grupo terrorista. Quedaba autoproclamado, decían, el frente jordano, mientras ISIL desafiaba y pedía a los simpatizantes de la región que se levantaran en armas.

Jordania es el país que más militantes ha enviado a las filas del ISIL en proporción a su población: unos 2.000 yihadistas según cálculos de la revista The Economist, una cifra alta para un país con 6 millones de habitantes, aunque en números absolutos queda por detrás de Túnez y Arabia Saudí (la ‘tasa yihadista’ es varias veces más alta en los países europeos si se compara sólo con la población musulmana).

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Laura Fernández-Palomo

@laurafpalomo

Periodista (Madrid, 1982). Desde 2011 vive en Jordania, desde donde viaja y sigue...

La monarquía vuelve al frente
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario