«Es tiempo de que callen las armas y hable la política»

Selahattin Demirtas

 
Selahattin Demirtas (Jul 2015) | ©  HDP / Cedida

Selahattin Demirtas (Jul 2015) | © HDP / Cedida

Ankara | Julio 2015

En medio de la tensión y violencia que vive Turquía debido a los enfrentamientos entre el Estado Islámico (ISIL), las organizaciones kurdas y las fuerzas de seguridad turcas,  lo primero que llama la atención al llegar a la sede central del Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP, izquierdista y prokurdo) en la capitalina Ankara es la falta de seguridad. Penetro en el edificio y veo que el guarda de seguridad está en una suerte de sala de espera tomando té y charlando tranquilamente con otros empleados.

-Oiga, que entro.
-¿A quién has venido a ver?
-Al jefe. Tengo una entrevista con Demirtas.
-Cuarto piso –responde rechazando verificar mi tarjeta de periodista.

«Enfocar sólo los problemas de los kurdos ni solucionará los problemas de los kurdos ni los de Turquía»

No soy el único al que le sorprende esta falta de controles en un país acostumbrado a revisar cada persona y cada vehículo que entra en un centro comercial y a ver policías armados hasta los dientes apostados en cada plaza importante. Mientras esperamos nuestro turno -hoy es día de conceder entrevistas a los medios internacionales-, una periodista de Politico pregunta al asesor de prensa de Selahattin Demirtas, el colíder del HDP, por la razón de esta aparente falta de protección y sobre si temen ataques: “Hay un grupo de secretas que vigila la calle  [es cierto, he pasado ante ellos, aunque estaban algo apartados del edificio], pero son policías, ya sabes, tampoco te puedes fiar de ellos”.

Bajo la carismática batuta de Demirtas, y de la otra copresidenta, Figen Yüksekdag, el HDP consiguió los mejores resultados de su historia en las pasadas elecciones de junio (13 % de los votos) respecto a sus partidos antecesores –vistos siempre como el brazo político del grupo armado kurdo PKK- al sacar a la formación del cascarón del nacionalismo kurdo para tratar de convertirlo en un “partido de todos los oprimidos”.

“Es cierto que los kurdos sufren presiones más duras y una doble discriminación, pero, en Turquía, no son los únicos que tienen problemas. Hay problemas democráticos, hay problemas económicos, hay problemas culturales, así que creemos equivocado enfocarnos sólo en los problemas de los kurdos, porque eso ni solucionará los problemas de los kurdos ni los problemas que sufre Turquía”, explica Demirtas, flanqueado por una bandera de su formación y la enseña nacional de la luna y la estrella. El líder del HDP se ha tomado en serio eso de convertirse en un “partido de toda Turquía”.

«Un hermano se puede echar al monte mientras el otro hace el servicio militar, y pueden acabar los dos muertos»

– Este es un país extraño, en el que una misma familia puede dar un “mártir” (militar muerto en combate) a la guerrilla o al Ejército.

Los kurdos se han extendido por todo el país y también están dentro de la Administración del Estado y del propio sistema. Pero, pese a estar dentro del sistema e integrados, siguen siendo sometidos a una velada discriminación –responde Demirtas-. Y sí, como dices, se viven esas situaciones paradójicas. Debido a las injusticias sufridas un hermano se puede echar al monte mientras el otro está haciendo el servicio militar. Y pueden acabar los dos muertos.

El propio Demirtas (Elazig, 1973) soñaba de niño con ser militar pues envidiaba a un vecino suyo que era sargento. Pero pronto, la vida le sacó de sus ensoñaciones infantiles: la insurrección del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la declaración del estado de excepción, el conflicto kurdo… “Crecí en un ambiente cercano a esta lucha [kurda]. Y cuando estuve en la universidad, me uní al movimiento juvenil”.

De hecho, estuvo a punto también de enrolarse en la guerrilla, pero la casualidad no quiso que así fuera: los militantes del PKK que debían conducirlo a las bases del grupo armado en las montañas del sudeste de Turquía cayeron en una emboscada del Ejército: “Cuando crecí me hice antimilitarista. Luego, al terminar mi carrera de Derecho, me uní a la lucha por los derechos humanos y, posteriormente, entré en política”.

1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Andrés Mourenza
(La Coruña, 1984). Periodista freelance entre Estambul y Atenas. Tras estudiar periodismo en Barcelona y Siena,...

Selahattin Demirtas
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario