Toque de queda en Cizre

 
Munición encontrada en las casas de Cizre (Kurdistán turco), Sep 2015 |  © Karlos Zurutuza

Munición encontrada en las casas de Cizre (Kurdistán turco), Sep 2015 | © Karlos Zurutuza

Cizre (Sirnak, Turquía) | Septiembre 2015

“Ciudadanos de Cizre: el toque de queda entrará en vigor en 30 minutos”. La pesadilla volvía a anunciarse a través de la megafonía. Eran las 18:30 en punto del pasado domingo. A los pocos segundos, decenas de chasquidos metálicos daban fe de que tiendas y establecimientos de todo tipo echaban la persiana hasta nuevo aviso. La última vez fueron ocho días, y habían pasado únicamente dos desde aquello.

A las 18:45, Vafi Arkan, farmacéutico local, había dado con un hombre que vendía huevos y fruta desde la trasera de su furgoneta. Esta vez no iba a caer en el error de quedarse sin comida. Luego le asaltaron las dudas.

“¿A dónde voy? ¿A mi casa o a la de unos amigos?”. La segunda opción parecía la más lógica para evitar otros ocho días, o más, de soledad. Además, le daba tiempo de llegar a pesar de los tres kilos de tomates y las dos docenas de huevos con las que cargaba. A las 18:55, empapado en sudor pero ya instalado, Vafi Arkan hacía una última llamada de teléfono a su madre antes de que se cortara la línea. “No se te ocurra salir a la calle”, insistía.

Hizo una última llamada a su madre antes de que se cortara la línea: “No se te ocurra salir a la calle”

Desde el pasado 4 al 11 de septiembre, las fuerzas de Seguridad turcas cercaron esta ciudad kurda de 120.000 habitantes manteniendo un toque de queda de 24 horas. En un principio, fuentes oficiales turcas hablaban de 32 combatientes del PKK mientras que las kurdas apuntan a 23 civiles muertos. El martes 15, el Ministerio del Interior turco reconocía “numerosas” víctimas civiles, si bien “todas habían sido abatidas por el PKK”.

“Ciudadanos de Cizre: el toque de queda es levantado a partir de este momento”. Arkan apenas había podido dormir aquella noche y ya estaba despierto cuando escuchó el nuevo anuncio de los altavoces a las 7 de la mañana del lunes. Antes de salir a la calle, esperó un rato largo desde su balcón a que otros lo hicieran. Luego se dirigió a la Mala Gel, la “Casa del Pueblo”.

Autodefensa

Al igual en el resto de las localidades kurdas del norte y del oeste, la Mala Gel también es el centro neurálgico de la vida en Cizre. El edificio se iba llenando de gente poco a poco, tanto ciudadanos de a pie como ilustres. No podía faltar Leyla Imret, la alcaldesa de Cizre 28 años depuesta el pasado viernes bajo acusaciones “promover el terror” e “incitación al odio”. La acompañaba Nursel Aydogan, parlamentaria del Partido Democrático del Pueblo (HDP) por Diyarbakir. Aydogan reivindicaba el “derecho a la autodefensa” y decía sentirse orgullosa de que dos distritos de su ciudad también estuvieran “bajo control del pueblo”.

Jóvenes kurdos organizados en forma de milicia urbana han llegado a controlar barrios enteros

Poco después, locales y foráneos guardaban silencio para escuchar un manifiesto leído en voz alta por un grupo de jóvenes turcos de Partido Comunista Marxista Leninista –MLKP, uno de entre los muchos gestos de solidaridad recibidos estos días.

La Casa del Pueblo se encuentra en el corazón del barrio de Cudi, uno de los tres distritos que continúan bajo control del Movimiento de la Juventud Revolucionaria y Patriota (YDG-H). Durante las últimas semanas, estos jóvenes kurdos organizados en forma de milicia urbana han dado un golpe de efecto espectacular llegando a controlar barrios enteros por todo el Kurdistán turco. Heval Zilan (“camarada Zilan”) responsable de la YDG-H en Cudi, no vacila a la hora de definir la estrategia del movimiento al que pertenece: “No hay diferencia entre la YDG-H y el PKK, para mí es lo mismo”, explica esta joven de 22 años.

Que el Gobierno ha perdido el control en las calles de Cudi es evidente en la miríada de pintadas en kurdo en paredes desde las que también cuelgan banderas del PKK y, por supuesto, retratos de Abdullah Öcalan. Tampoco se olvida a los últimos “mártires” de Cizre, entre los que se cuentan tres miembros de la YDG-H, un anciano de 75 años abatido por una bala y un bebé de 35 días, fallecido por falta de asistencia médica. A las ambulancias no se les permitió la entrada a la ciudad durante el asedio y, a día de hoy, el hospital sigue cerrado.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Karlos Zurutuza
Periodista (Donostia, 1971). Ha trabajado en Iraq, Irán, Afganistán, Kurdistán, Siria, Pakistán y Libia, entre otros...

Toque de queda en Cizre
 
 

2 comentarios

  1. Reduzca el peligro de sus operaciones sabiendo si esta empresa está incluida en el RAI, el
    registro de morosos más importante de España.

  2. […] Karlos. (2015). Toque de queda en Cizre. [En […]

 
 

Deja un comentario