El arte vuelve a Beirut

 

opinion

Sharjah | Marzo 2015

En un artículo de 2013 para Al-Monitor yo insinuaba que, en parte a causa de los conflictos civiles que están sufriendo ciudades como Damasco, El Cairo y Bagdad, que tradicionalmente han sido los centros neurálgicos del mundo árabe, así como a causa de un aumento en las inversiones en cultura por parte de los Estados del Golfo, el centro de gravedad artístico y cultural del mundo árabe se estaba desplazando hacia ciudades del este como Abu Dhabi, Dubai y Doha. El artículo generó controversia tanto dentro de los Estados del Golfo como en el mundo árabe en general.

Por desgracia, los reveses que han sufrido estos ”centros neurálgicos” árabes no han dejado de aumentar desde 2013. Los ataques terroristas han aumentado y se han saqueado museos. Pero hay motivos para celebrar. Por ejemplo, a raíz de la grotesca destrucción del museo Mosul por parte de los matones del Estado Islámico, Bagdad adelantó la apertura de su museo nacional, 12 años después de que cerrara; Egipto por fin reabrió el Museo Nacional de Arte Moderno de El Cairo, así como el museo Mahmoud Said de Alejandría, que también alberga la colección de los hermanos Wanly.

La escena cultural florece en Beirut a pesar de las deficiencias del gobierno, o gracias a ellas

En otros lugares del mundo árabe, Marruecos inauguró un museo nuevo dedicado al arte en Rabat, el Darat Al Funun de Amán sigue presentando una serie de exposiciones de primera categoría y Argelia está celebrando el nombramiento de Constantina, al noreste del país, como ”capital árabe de la cultura en 2015” por la UNESCO, como parte de las grandes inversiones de este país en proyectos culturales.

Sin embargo, algunos de los desarrollos en cultura más interesantes de todo Oriente Medio vienen teniendo lugar de forma discreta en Beirut, la capital de Líbano. La que una vez fuera una ciudad con una gran actividad cultural, cuyo nombre se convirtió en sinónimo de guerra civil, ataques terroristas y asesinatos durante las últimas cuatro décadas, parece estar reclamando sin cesar la corona de la cultura árabe. Pero lo que es más impresionante es el crecimiento orgánico de la escena cultural que está floreciendo en Beirut a pesar de las deficiencias del gobierno libanés, o quizás gracias a ellas.

Un comerciante encargó un centro comercial donde expondrá mil obras de arte de su colección

Al contrario de como sucede en sus ciudades hermanas del Golfo, poca parte de este florecimiento cultural está siendo impulsado por el Estado, cuyos esfuerzos han estado centrados en preservar y reabrir el Museo Nacional de Beirut, que sufrió daños en la guerra. Una excepción sería el museo Sursock, financiado parcialmente por el gobierno y cuya reapertura está programada para las próximas semanas, después de haberse llevado a cabo una reforma de 13 millones de dólares que ha durado varios años y una expansión de su sala de exposiciones a 8.500 metros cuadrados. Los fondos se consiguieron a través de varias donaciones, así como a través de impuestos municipales del gobierno. Por todo Líbano, otros museos siguen operativos, entre ellos uno dedicado al reconocido poeta y artista Khalil Gibran (1883-1931) que incluye 440 pinturas, situado en la pintoresca ciudad montañosa de Bcharre.

También se están desarrollando
planes para que algunos museos privados alberguen colecciones de importantes mecenas como el palestino Ramzi Dalloul, que ha llegado a amasar la que probablemente es la colección privada más grande de arte árabe moderno y contemporáneo, con unas 3.300 obras (respectivamente, el Mathaf de Qatar alberga una colección de 8.000 obras, en su mayoría de autores árabes, que incluye también arte de Turquía, Irán y ”otras regiones conectadas con el mundo árabe”). El comerciante emprendedor Tony Salame ha encargado a la arquitecta Zaha Hadid el diseño de un centro comercial insignia que incluirá una sala de exposiciones de 3.000 metros cuadrados para exhibir su colección de 1.000 obras de arte.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Sultan Sooud Al-Qassemi
Columnista (Emiratos Árabes Unidos, 1978). Colabora con numerosos medios anglófonos de países árabes, tanto emiratíes como...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

El arte vuelve a Beirut
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario