Nikos Gatsos

 

El mejor surrealista

Nikos Gatsos (s/f) |  Fotografía difundida en internet

Nikos Gatsos (s/f) | Fotografía difundida en internet

Nikos Gatsos debe incluirse, por derecho propio, al movimiento surrealista griego. Pertenece indiscutiblemente, en este marco de la literatura griega contemporánea, a la llamada Generación de los años 30, que, entre muchas otras corrientes literarias (poesía pura, influencia de Eliot y Pound, poesía social) consiguió sacar a la poesía del estancamiento producido por los seguidores de Kariotakis, durante los años 20, y llevar a cabo la adaptación a la lengua griega del movimiento surrealista europeo.

En 1935 publica Andreas Embirikos su libro Ypsikáminos (A­­ltos Hornos), que pro­vocaría el mayor escándalo literario acaecido a lo largo de toda la historia de la litera­tu­ra grie­ga, por su adscripción for­­mal y evi­den­te al movimiento surrealista.

Las pri­me­ras noticias sobre el mo­vi­mien­to habían aparecido en Grecia tardíamente. Estaban con­te­nidas en tres artí­cu­los de Dimitris Mentzelos en la revista O Logos (La Palabra) de 1931, que só­lo con­­si­guió despertar el interés de muy pocos poetas, especialmente el de Ely­­tis. Así, no debe re­sul­tar extraño que, en situación semejante, el libro de Em­­birikos fue­­se atacado desde todos los án­gulos y posicio­nes. Por lo demás, el pro­­pio Em­bi­ri­­kos, en ese mis­mo año de 1935, pronuncia en Ate­­nas la primera con­­ferencia so­bre el surrealismo y organiza en su propia casa la primera exposición de pin­tura su­rre­­a­lista. Encadenado también al surrealismo, tanto en pintura como en poesía, Nikos Engonópulos realiza su primera apa­ri­ción en 1938 y 1939 con Prohibido hablar con el conductor y Los cla­vi­cor­dios del si­len­cio, respecti­va­mente.

E­n efecto, cuando llegamos a 1940, se habían sentado definitivamente las ba­ses de la reno­vación poética. Sin embargo, a consecuencia de la guerra en Al­ba­nia contra los ita­­lianos, mo­rirá Yorgos Sarandaris; Elytis conocerá la cercanía de la muerte; Theotokás se verá obliga­do a abandonar la lucha. Tras la invasión ale­ma­na, la poesía se desarro­lla en la clandestinidad, pero las tertulias ocasionales y los grupos po­é­ticos siguen ali­mentando la llama de la creación.

Bajo semejantes perspectivas, ya en 1943, aparecen el libro de Nikos Gatsos, Amorgós, y El sol primero de Ely­tis, al que se­guirá El canto heroico y fúnebre por el subteniente caído en Al­ba­nia. Pero todo ello no es obstáculo para que lo más granado de la producción po­é­tica de la Generación se continúe tras la guerra alemana. Libros como Bolívar de Engonópulos, los Dia­­rios de a bordo II y III y El tordo de Seferis, To axion e­stí, El árbol de la luz y Ma­ría Nefeli de Elytis, Testimonios de Ritsos, y otros mu­chos, aparecerán más tarde.

Nikos Gatsos nació en Atenas
en 1915. Estudió en la Escuela Filosófica de su Universidad y comenzó a publicar sus primeros poemas en las revistas Nea Estía y Rit­mo, sin llegar aún a tener contactos con la vida literaria de la ciudad. En 1936 co­noce a Elytis y será des­de entonces miembro asiduo de las tertulias literarias de la época, especialmente la del ya de­saparecido Café de Lumidis.

Gatsos publicó un so­lo libro de poe­mas, Amor­­gós (1943), vinculado estrechamente al su­rrealismo y a ciertos tonos de la poe­sía po­­pular griega. Considerado como uno de los mejores libros surrealistas, influyó de­ci­si­va­men­­te en una nómi­na importan­te de poetas jóvenes.

Con el tiempo, Gatsos publicaría so­la­men­te tres poemas: “Ele­­gía” (en la revista Anuarios Filológicos, febrero – marzo de 1946); “El ca­ba­lle­ro y la muer­te” (en la re­vis­ta Pequeño Cuaderno, enero de 1947) y “Canción del tiem­po an­ti­guo” (en el pe­rió­dico Tachydromos, 2-XI-1963). Su admiración por Federico García Lorca quedó plasmada no sólo en el poema que presentamos, sino también en su traducción de Bodas de sangre, cuya representación teatral consiguió en Grecia formidables éxitos. En adelante, se dedicaría ex­clu­­si­va­men­te a componer letras de can­ciones que serían musicadas por com­positores de la ta­lla de The­odo­ra­kis y Ja­tzidakis, entre otros. Murió en Atenas en 1992.

[José Antonio Moreno Jurado]

Amorgós

Fragmento

Ὰπόσπασμα

 
En el patio del amargo no brilla el sol
Sólo salen gusanos para reírse de las estrellas
Sólo crecen caballos en los hormigueros
Y los murciélagos comen aves y orinan esperma.

 
En el patio del amargo no reina la noche
Sólo el follaje vomita un río de lágrimas
Cuando el diablo pasa cabalgando a los perros
Y los cuervecillos se zambullen en un pozo de sangre.

 
En el patio del amargo se han secado los ojos
Se ha helado el cerebro y se ha petrificado el corazón
Cuelgan carnes de ranas en los dientes de la araña
Saltamontes en ayunas se lamentan a los pies de los espec­tros.

 
En el patio del amargo crece la hierba negra
Sólo una tarde de Mayo pasó la brisa
Con un andar ligero como temblor del campo
Un beso del mar adornado de espumas.

 
Y si tienes sed de agua exprimiremos una nube
Y si tienes hambre de pan degollaremos un gorrión
Sólo falta un instante para que se abra la ruda silvestre
Para que brille el negro cielo para que florezca el gordo­lobo.

 
Pero fue una brisa y se desvaneció una alondra y se perdió
Fue el rostro de Mayo la blancura de la luna
Con un andar ligero como temblor del campo
Un beso del mar adornado de espumas.
 
 
Στοῦ πικραμένου τὴν αὐλὴ ἣλιος δὲν ἀνατέλλει
Μόνο σκουλήκια βγαίνουνε νὰ κοροϊδέψουν τ´ ἄστρα
Μόνο φυτρώνουν ἄλογα στὶς μυρμηγκοφωλιὲς
Καὶ νυχτερίδες τρῶν πουλιὰ καὶ κατουρᾶνε σπέρμα.

 
Στοῦ πικραμένου τὴν αὺλὴ δὲ βασιλεύσει ἡ νύχτα
Μόνο ξερνᾶν οἱ φυλλωσιὲς ἕνα ποτάμι δάκρυα
Ὃταν περνάει ὁ διάβολος νὰ καβαλήσει τὰ σκυλιὰ
Καὶ τὰ κοράκια κολυμπᾶν σ’ἕνα πηγάδι μ’αἶμα.

 
Στοῦ πικραμένου τὴν αὺλὴ τὸ μάτι ἔχει στερέψει
Ἔχει παγώσει τὸ μυαλὸ κι ἔχει ἡ καρδιά πετρώσει
Κρέμονται σάρκες βατραχιῶν στὰ δόντια τῆς ἀράχνης
Σκούζουν ἀκρίδες νηστικὲς σε βρυκολάκων πόδια.

 
Στοῦ πικραμένου τὴν αὺλὴ βγαίνει χορτάρι μαῦρο
Μόνο ἕνα βράδυ τοῦ Μαγιοῦ πέρασε ἕνας ἀγέρας
Ἕνα περπάτημα ὲλαφρὺ σὰ σκίρτημα τοῦ κάμπου
Ἕνα φιλί τῆς θάλασσας τῆς ἀφροστολισμένης.

 
Κι ἂν θὰ διψάσεις γιὰ νερὰ θὰ στίψουμε ἕνα σύννεφο
Κι ἂν θὰ πεινάσεις γιὰ ψωμὶ θὰ σφάξουμε ἓνα ἀηδόνι
Μόνο καρτέρι μιὰ στιγμὴ ν΄ἀνοίξει ὁ πικραπήγανος
Ν΄ἀστράψει ὁ μαῦρος οὐρανὸς νὰ λουλουδίσει ὁ φλόμος.

 
Μὰ εἴταν ἀγέρας κι ἔφυγε κορυδαλλὸς κι ἐχάθη
Εἴταν τοῦ Μάη τὸ πρόσωπο τοῦ φεγγαριοῦ ἡ ἀσπράδα
Ἓνα περπάτημα ἐλαφρὺ σὰ σκίρτημα τοῦ κάμπου
Ἓνα φιλί τῆς θάλασσας τῆς ἀφροστολισμένης.
 

© Nikos Gatsos (1943) (herederos). Traducción: © José Antonio Moreno Jurado · Primero publicado en Caleta (Dic 2015)

 
 
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario