Mujeres en huelga de sexo

 
La fuente de las mujeres
Dirección: Radu Mihaileanu
mihaileanu-fuentemujeres

Género: Largometraje
Produccción: Radu Mihaileanu
Intérpretes: Leïla Bekhti, Hafsia Herzi, Biyouna, Saleh Bakri, Hiam Abass, Sabrina Ouazani,
Guión: Radu Mihaileanu, Alain-Michel Blanc
Duración: 135 minutos
Estreno: 2011
País: Francia-Bélgica-Italia-Marruecos
Idioma: magrebí (doblado al español)
Título original : La source des femmes

Esmeralda odia ser mujer. El lugar en el que vive le impide hablar, opinar diferente a ellos, realizarse como persona. Su futuro, al contrario que el de otras, estará lejos de allí. Y aquí bien podría acabar la historia de ‘La fuente de las mujeres’, un icono cinematográfico sobre la lucha de las musulmanas; una de esas obras que puedes ver, sin cansarte, una y otra vez, a pesar de su larga duración. Eso, quien aguante.

En la vida de estas mujeres queda prohibido mencionar el dolor de regla porque: “De eso no se habla”; prohibido, también, soñar y enamorarse. Al fin y al cabo las cosas han sido así siempre y así deben continuar. Permitido, aunque escondidas en el lugar más oscuro de la casa, aprender de quienes están dispuestas a soplar mientras otras mantienen la respiración.

Vestimenta, cánticos bereberes y la actitud de las mujeres muestran que la trama ocurre en una aldea del Atlas

No será ella, sino otra algo mayor (aunque poco), quien se enfrente a los miedos de una pequeña villa que, según la pantalla, bien podría localizarse en un país del Magreb o de la Península Arábiga. Su vestimenta, la apariencia, los cánticos bereberes, la actitud de las mujeres, el cuscús viudo, el cafetín, las chilabas y el té moruno que aparecen en pantalla – algo marroquíes, algo argelinos y muy bereberes-, sin embargo, nos llevan a asegurar que la trama ocurre en alguna aldea del Atlas del norte de África.

De hecho, si por algo falla la historia, tal vez, sea por no dejarlo claro desde el principio, como si algo así pudiese suceder en cualquier punto del planeta. Como si la realidad social de la mujer marroquí fuera la misma que la de, por ejemplo, Arabia Saudí. O, si en ambos países -por muy difícil que resulte en cada uno de ellos- hacer huelga o manifestarse fuera igual de sencillo. Es probable que su director (Radu Mihaileanu, francés de orígen rumano) quisiera no dejarlo claro en palabra, pero sí lo hizo en simbología. No hay excusas.

Los aciertos son todos los que siguen a ese inicio: el ambiente árido recuerda al del campo marroquí, abandonado y tostado por el sol, en ocasiones perturbado por los rebuznos de un burro; su tierra, entre amarillenta y rojiza; sus mujeres adornadas con la tradicional vestimenta amazigh; cantos acompañados con palmas, claramente del lugar; un destino donde el niño recién nacido es bienvenido, solo por el hecho de ser varón; una mentira tras otra, de esas que sirven para sobrevivir. Todo ello adornado por la belleza propia del lugar y de sus habitantes, por una estética cuidada, por los pañuelos atados a la cintura y por el colorido de la ropa.

El personaje de Leila describe fielmente el carácter de la mujer marroquí: luchadora, abnegada, cabezona

La escena discurre con rapidez, sin tiempo para el aburrimiento del espectador. El diálogo, por su parte, es realista, usual, directo; como el que podría tenerse entre vecinas de barrio, o en el zoco. Se hace potente, especialmente, cuando aparece en pantalla la gran actriz argelina, Biyouna. No falta ni sobra una exclamación.

Leila es diferente a todas las demás. O tal vez igual que todas pero con la mente de quien sabe leer y quiere pensar con ideas propias. Una forastera entre los suyos que se hace un hueco como puede entre miradas de desaprobación. Podríamos asegurar que su personaje describe fielmente el carácter típico de la mujer marroquí: luchadora, abnegada, cabezona y asociativa. Ella es demasiado atrevida para la tradición.

Llegó enamorada -a diferencia de muchas, o de la mayoría-, arrastrando con ella la fuerza del sur, hasta un lugar en el que una fuente de agua y el amor empiezan a secarse. Algunos dirán que la culpa es de la montaña. La misma que, por el camino, les obliga a perder algo más que el aliento. Ella sabe que los hombres son los responsables. Los mismos que obligan a sus mujeres a subir hasta ella en busca de un agua que no discurre hasta las casas mientras ellos duermen, toman té y juegan partidas de cartas.

No solo el agua contenida en pesadas tinajas se derrama, también la sangre del porvenir abortado. Algunas han olvidado hasta diez hijos en el camino. Otras tres. Otras seis. No importa. Las más viejas no ven problema al problema pues, excepto algunas, se han acostumbrado a perder.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Lucía El Asri

@LuciaElasri

Periodista (Madrid 1991) . Vive en Madrid. Actualmente es responsable de contenidos...

Mujeres en huelga de sexo
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario