Ellas dan la cara

 
Madres invisibles
Dirección: Lorenzo Benítez
benitez-madres

Género: Documental
Produccción: 3boxmedia
Intérpretes: Hafida Merzak, Najia Esh-Shymy, Claire Trichot
Guión: Lorenzo Benítez, Helena Madico
Duración: 96 minutos
Estreno: 2016
País: España
Idioma: magrebí, francés, castellano (subtítulos en castellano)

Se llaman Hafida, Iman, Bouchrá. Son chicas marroquíes como cualquier otra. Trabajan, se ríen, charlan, se maquillan. Y a veces cantan. Pero eso nadie lo oye, eso es algo casi secreto. Porque lo que cantan son canciones de cuna.

Hafida, Iman y Bouchrá tienen hijos. Pero no tienen marido. Y eso es un delito en Marruecos. Uno de esos delitos que es mejor no ver, porque mientras no se ve, no hace falta castigarlo. Nadie tiene muchas ganas de montar juicios y aplicarle a esas chicas las penas de entre un mes y un año de cárcel que prevé el artículo 490 del código penal marroquí por relaciones sexuales entre personas no casadas. Tampoco nadie tiene ganas de abolir la puta ley. Así que la solución es marroquí, muy marroquí: Aquí nadie ha visto nada, y no pasa nada.

El sexo no es el drama: “No es posible que una mujer no tenga relaciones” se ríe Najia

‘Madres invisibles’ ha titulado Lorenzo Benítez su primer largometraje documental, en el que traza la historia de varias chicas que se han topado con un “problema”, eufemismo con el que describen la mala suerte de quedarse embarazadas de algún hombre con el que no podrán casarse. Porque el sexo no es el drama: “No es posible que una mujer no tenga relaciones. Eso no existe”, se ríe una de las chicas. Lo que hay que evitar es que sea público. Las hay que abortan, claro (prohibido pero habitual). Y las hay que prefieren tener el crío, contra viento y marea.

Menos mal que existe un puerto. La asociación 100% Maman, en Tánger, fundada por Claire Trichot, recoge a estas chicas, les da un hogar, una cuna, la posibilidad de encontrar trabajo. Una vida casi normal. Incluso, desde cierto punto de vista, una vida mejor que la de otras: forman una gran familia, y no tienen que aguantar a un marido. Viéndolas cuidar a los pequeños, trabajando y charlando, uno podría pensar que están bien.

Pero siempre está el resquemor de la familia, esa familia que las echó a la calle y que no quiere saber nada de ellas porque son unas descarriadas. (En Marruecos, a diferencia de lo que ocurre al este de Egipto, a nadie se le ocurre matar a una hija porque le hayan hecho un bombo. Es una vergüenza enorme, sí, pero aquí, la vergüenza no se paga con sangre). A través de las charlas de estas chicas intuimos: recuperar la estima de su familia es su mayor ilusión en la vida, la meta de sus esfuerzos.

La cámara se cuela en la habitación donde charlan, cantan o le dan la teta al bebé

No es imposible: la madre de Hafida la quiere como siempre. Y le encantaría conocer a su nieto. El padre, gracias a que la hermana ha puesto buenas palabras, no se niega a cogerle el teléfono. Es el hermano quien impide que la hija vuelva al hogar. Pero quizás de aquí a un tiempo, quién sabe…

Lorenzo Benítez ha rodado una película valiente y con un enorme esfuerzo detrás: filmar a madres solteras en Marruecos – técnicamente delincuentes – empieza por al difícil tarea de ganarse su confianza. Animarles a que planten cara a la cámara. A su vida. Aquí nadie sale filmado de espaldas ni tras un cristal ahumado: todas dan la cara, y la cámara se cuela en la habitación donde charlan, cantan o le dan la teta al bebé.

Haber conseguido esto ya es un enorme valor, porque ahí, el simple hecho de haber rodado este filme se convierte en un acto militante a favor de un cambio social. Madres invisibles. Ya no. A partir de ahora, deciden ellas, serán visibles. Sin vergüenza. Sin miedo.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Ellas dan la cara
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario