«En Grecia aún no se ha impuesto el sentido común»

Joaquín Estefanía

 

 

Joaquin Estefania (Sevilla, May 2016) | © Manuel Gomez

Joaquin Estefania (Sevilla, May 2016) | © Manuel Gomez

Sevilla  | Mayo  2016

Más de 40 años lleva Joaquín Estefanía (Madrid, 1951) trabajando como periodista. Ahora, jubilado pero todavía vinculado a los medios, ha empezado a prodigarse más que nunca como escritor, con títulos especialmente dedicados a la crisis, como La mano invisible. El gobierno del mundo, La larga marcha, La economía del miedo o Estos años bárbaros. El último, Los Tyrakis, firmado junto a su compañera Ana R. Cañil, pone el foco en una dinastía griega de clase media empobrecida que sirve para explicar el devenir de este país mediterráneo en las últimas décadas.

Hace una semana, la Unión Europea habló de la posibilidad de ampliar los plazos de la deuda griega. ¿Es, en cierto modo, una forma de asentir sobre las tesis de su libro?

«Los votantes de Podemos están más con los disidentes de Tsipras que con el propio Tsipras»

Si todo va bien, en pocas semanas saldrá la tercera edición del libro, y ahí incorporaré las cosas que han ocurrido últimamente. Excepto la troika, todo el mundo, incluido el FMI, sabía que es imposible que un país como Grecia pague esa extraordinaria deuda pública. Era algo que solo desde un punto de vista ideológico podía mantenerse. Un país en recesión, con un 180 % de deuda pública, sencillamente no puede. No hay más que acudir a los ejemplos de la Historia: A Alemania, cuando finaliza la I Guerra Mundial tuvieron que rebajarle la deuda, y al acabar la II Guerra Mundial, en el llamado acuerdo de Londres de 1953, los 25 países acreedores, entre los cuales se encontraban –paradojas de la vida– Grecia y la paupérrima España, le hicieron una quita del 60 %, y el resto lo ha acabado de pagar en 2010. Es algo que ha ocurrido muchas veces en la Historia.

¿Se ha impuesto el sentido común?

No, no, aún no se ha impuesto nada. El otro día esbozaron por primera vez esta posibilidad, el día 24 volverán a reunirse para ver qué hacen, pero me da la sensación de que están hablando de una misérrima reestructuración de la deuda, que tampoco será posible pagar si lo único que hacen es bajar un poco los tipos de interés.

Parece que Tsipras está siendo muy contestado en la calle, ha habido tres huelgas generales… ¿Quién sería ahora el ‘Podemos’ de Grecia, Syriza o quienes los critican desde las manifestaciones?

Es muy interesante. En el periodo de un año, Tsipras ha pasado de ser el representante de la nueva política a ser un político más. Eso no significa que no pueda ser el político más votado en unas futuras elecciones, pero después de que en el referéndum sobre la negociación en el que ganaron los partidarios del ‘no’ no hiciera ningún caso… tengo la sensación de que la inmensa mayoría de los votantes de Podemos y de la nueva política en España están más con los disidentes de Tsipras que con el propio Tsipras.

Ahora vienen elecciones en España. Después de leer un libro como este, uno se pregunta inevitablemente si da igual quién gobierne, si no sería más efectivo que todos votáramos en Berlín…

«No es lo mismo si ganan unos que otros. No es lo mismo invertir en Educación que en Defensa»

A mí no me gustaría que se sacase esa impresión desesperanzada, aunque considero que se corresponde mucho con la realidad. Los griegos dicen de Grecia que la elección está entre votar a la Coca-Cola y a la Pepsi-Cola, que las diferencias son muy pequeñas… Pero no es cierto. En todos los países hay todavía unos niveles de autonomía de la política respecto a lo que se hace en Bruselas y en Berlín que hay que tener en cuenta. Seguramente serán iguales los porcentajes de déficit y de deuda que podamos tener, pero a qué se dedica el dinero no es lo mismo si ganan unos que otros. No es lo mismo invertir en Educación, no es lo mismo invertir en Sanidad, que en Defensa.

Ya que lo dice, tengo entendido que en momentos durísimos de ajuste para Grecia, Alemania seguía exigiendo compras millonarias de armamento.

Sí, es que Grecia no es lo mismo que España, se trata de un país muy acosado, que tiene un contrincante históricamente complicado, y no tiene la misma sensación que aquí, donde podemos ser –entre comillas– muy pacifistas. Allí creen que tienen que estar preparados para cualquier cosa que pueda suceder, como ha sucedido en el pasado. Pero es verdad que una buena parte de los 300.000 millones de los tres rescates a Grecia, probablemente un 80 % de ese dinero va a pagar deudas anteriores y partidas de Defensa compradas a sus socios alemanes.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Joaquín Estefanía
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario