Rojo hundido

 

opinion

De Toscana hacia el Sur ya no queda rastro de la que fuera la gran armada del Partido Democráta (PD). Y, aunque muchos ya han empezado a dar rodeos y seguirán haciéndolo, es inútil negar la evidencia. Por debajo de la franja Bolonia-Rávena, donde a pesar de la clamorosa hemorragia los viejos bastiones han conseguido resistir de alguna forma, todo es un gran desierto. Mientras más se baja hacia el Sur menos rastro queda del PD.

Incluso en Sicilia el Movimiento 5 Estrellas consigue el pleno en la segunda vuelta. Y conviene notar también que, por una extraña elección mediática debida al fastidio que provoca a muchos en “Palazzo” (Palazzo Chigi, sede de la Presidencia del Gobierno) el triunfo de Luigi de Magistris, todos evitan hablar de la clamorosa derrota del PD en Nápoles, doblemente decepcionante, teniendo en cuenta que el partido no consiguió llegar ni siquiera a la segunda vuelta.

El PD queda reducido a pequeños atolones dispersos por Italia, rodeados por islas enemigas

Si tenemos en cuenta que las cuatro mayores ciudades por número de habitantes son Roma, Milán, Nápoles y Turín (más de 13 millones en total), las cuentas salen rápido: aparte de la reñida victoria en Milán, el PD ha quedado reducido a un insignificante maniquí.

Terminó como debía terminar, o incluso peor. Con el PD reducido a numerosos pequeños atolones dispersos por Italia, a cientos de kilómetros de distancia, rodeados por islas enemigas, asediados incluso en su propio interior por contingentes enemigos, aguerridos y motivados o, peor incluso, resucitados. El propio Norte aparece fragmentado ahora que ciudades como Turín, Novara, Savona o Trieste le han dado la espalda al partido mayoritario. Y resulta irónico que el PD haya arrebatado Varese a la Liga Norte, que había instalado su laboratorio de “racismo padano” desde hace veinte años precisamente en aquella ciudad.

Aumenta aún más en la segunda vuelta la otra mitad de Italia, la de la abstención. Otro medio millón de milaneses, por poner un ejemplo, no han votado en la segunda vuelta. Pero si seguimos haciendo cuentas de este tipo correríamos el riesgo de hacer la cuenta de la vieja.

El PD tendrá su destino que, en buena medida, es el que ha elegido. Mejor aún, el que están eligiendo para él persistentemente Matteo Renzi, su “círculo mágico”, todos aquellos dirigentes felices y sonrientes aparecidos de la nada cuando estaba de moda el “desguace”, que estaban convencidos de que un sillón en televisión aseguraba carisma, credibilidad y legitimidad popular.

Dos ‘5 Estrellas’, ambas mujeres, se han convertido en alcaldesas en Roma y Turín

Es de Virginia Raggi, alcaldesa de Roma, y de Chiara Appendino, alcaldesa de Turín, de quienes toca hablar ahora. Ambas 5 Estrellas, ambas mujeres que se han convertido en alcaldesas en ciudades donde la política ha sido tradicionalmente “cosa de hombres”, hombres que entendían de cuentas y de adjudicaciones…

Ayer [19 de junio] por la noche, apenas aparecieran en cámara, lanzaron un ataque mortal con la política jurásica. Se ha notado casi de forma fulminante, la música ha cambiado. Ya no hablaba Grillo. No se escuchaban los típicos “a la mierda” ni la “comicidad” del fundador de hace algún tiempo. Y solo periódicos dirigidos con tintes pavlovianos pueden insistir aún en que con el Movimiento 5 Estrellas han vencido “la protesta”, “la antipolítica” y “el populismo”.

Qué grave error cometió Piero Fassino cuando, dirigiéndose a Appendino, la retó diciendo: “Si es capaz, póngase usted en mi lugar”. Y Appendino, que estaba diez puntos por debajo, le tomó la palabra, remontando y venciendo. Y se puso en su lugar.

1 2Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Saverio Lodato
Periodista (Reggio Emilia, 1951). Vive en Palermo, como reportero y ensayista especializado en temas de la...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Rojo hundido
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario