«En un mundo sin fronteras, los perseguidos no tendrían dónde refugiarse»

José Luis Pardo

 
José Luis Pardo | © Cedida por el retratado

José Luis Pardo | © Cedida por el retratado


Sevilla | Julio 2016

 

Madrileño de 1954, José Luis Pardo es uno de esos filósofos que no se limitan al ensayismo endogámico: tanto sus ensayos como sus artículos periodísticos tienen una clara vocación de llegar a la sociedad, invitarla a reflexionar e incluso cambiar las cosas. Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, ha denunciado recientemente el acoso al que las autoridades educativas vienen sometiendo a la filosofía. Entre sus obras destacan La regla del juego, que obtuvo el premio Nacional de Ensayo en 2005, así como los más recientes Esto no es música, Nunca fue tan hermosa la basura, Estética de lo peor o El cuerpo sin órganos.

En el manifiesto que ha publicado recientemente junto a otros compañeros en El País se habla de “acoso” desde hace años a la Filosofía. ¿Por parte de quién, con qué objeto?

«El adoctrinamiento en la ideología barata del emprendimiento es mucho más dañino hoy que el catecismo»

Por parte de las autoridades educativas. Ellas son las que se han esmerado en destruir el bachillerato a fuerza de impedir que tuviera una buena formación en humanidades. Los intentos (a menudo exitosos) de reducir al mínimo la presencia de la filosofía en la enseñanza secundaria son evidentes desde hace años. El por qué sólo lo saben ellos. Pero sin duda se detecta un anhelo de dejar hueco a un tipo de adoctrinamiento en la ideología barata del emprendimiento que es completamente inútil para chicos de esta edad y mucho más dañino hoy en día que el catecismo.

¿Piensa que la machacona apuesta por la I+D+I ha sido perjudicial para las Humanidades?

Mucho de lo que rodea la I+D+I es pura palabrería demagógica e inconcreta. En la universidad siempre se ha distinguido entre investigación fundamental (que no tiene una finalidad utilitaria determinada) e investigación aplicada (social o económicamente rentable). Siempre ha habido investigación en Física fundamental, como siempre ha habido gente que estudiaba a Petrarca o a Epicuro sin una finalidad ulterior; de estas investigaciones acaban naciendo conocimientos que son susceptibles de aplicación por parte de las ingenierías (en el caso de la Física) o de las tecnologías de la información y la comunicación (en el caso de las humanidades). La investigación aplicada (I+D+I) es absolutamente legítima y necesaria, pero sólo puede existir si hay investigación fundamental.

¿Cómo explicarle al ciudadano de a pie –ese que, según las estadísticas, en el último año no cogió un solo libro ni pisó un museo– la importancia de la Filosofía?

«En Secundaria, la gente le tiene mucha más ojeriza a las matemáticas que a la filosofía»

No tengo la sensación de que el ciudadano de a pie tenga una especial inquina a la filosofía (si me guío por mi experiencia como profesor de secundaria, creo que la gente le tiene mucha más ojeriza a las matemáticas), y estoy casi seguro de que, sin entrar en demasiadas explicaciones, casi todo el mundo estaría de acuerdo en que la lectura de Aristóteles, Hegel o Nietzsche sigue siendo una tarea digna y respetable, aunque no sea una lectura mayoritaria, como nunca lo fue.

Algunos han hecho paralelismo entre la situación de la Filosofía hoy y la que vive su cuna occidental, Grecia. ¿Es algo forzado, o cree que existe alguna relación?

Es forzado, a mi modo de ver. La Grecia –entre comillas– de Platón y Aristóteles sólo existe hoy en las páginas de sus libros y en las de la Historia de la Filosofía. La filosofía que nació en Grecia es patrimonio de la humanidad, no de un país concreto.

Mucha gente cree que el pensamiento se estancó en la última página de su manual de Filosofía de BUP, pero –como enseña usted en la universidad– ha seguido evolucionando. ¿Qué se ha perdido esa gente hasta hoy?

«El gremio de los filósofos es mucho más “dinámico” y vigilante que otros dominios del saber»

Sí, la filosofía no terminó con Wittgenstein, Sartre y Ortega y Gasset. Sigue habiendo filosofía, filosofía que piensa en los problemas fundamentales en los términos en los que se plantean en cada momento histórico, y creo que el gremio de los filósofos es, en este punto, mucho más “dinámico” y vigilante que otros dominios del saber, y seguramente la gente se sorprendería si conociera más de cerca algunos de los temas a los que se dedica la filosofía de nuestros días, y sobre todo la pasión con la que se dedica a ellos. La filosofía siempre se ha puesto en cuestión a sí misma, y por tanto para los pensadores de nuestro tiempo siempre se plantea el problema de cómo hacer filosofía precisamente hoy, no “a pesar de lo que está cayendo”, sino con lo que está cayendo y justamente porque cae del modo que lo hace.

¿Qué opinión tiene de filósofos más o menos mediáticos, como Zizek, que precisamente por esa visibilidad parecen vivir entre la veneración y el desprecio?

Como la filosofía es un saber “menor” y marginalizado, cuando (más por casualidad que por otras cosas) alguno de sus miembros se convierte en estrella mediática tiene la tentación de desempeñar el papel de “profeta” y la obligación de aguantar el resentimiento de todos los que creen merecer más que él esos mimos. Yo creo que Zizek lleva bastante bien esta condición, más allá de los acuerdos o desacuerdos que yo tenga con él.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

José Luis Pardo
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario