«En España no hay islamofobia, sino morofobia»

Ignacio Cembrero

 

¿Es España rehén de sus relaciones con Marruecos?

Absolutamente, al 100%. Las autoridades españolas se consideran pilladas por la cooperación antiterrorista, que consideran fundamental para combatir el yihadismo en la Península, Ceuta y Melilla. Consideran clave a Marruecos para impedir que la inmigración llegue a costas andaluzas y canarias. Se paga un precio económico, ya que Marruecos es un socio privilegiado de la Unión Europea, el que más ayuda recibe en la orilla sur del Mediterráneo. Se paga un precio político y diplomático, como el apoyo discreto de los sucesivos gobiernos de España a Marruecos en el tema del Sáhara.

¿Se mantienen entonces unas relaciones de cooperación, más que de conflicto con Marruecos?

Hoy en día, sin lugar a dudas. Es una relación satisfactoria, aunque ha habido una etapa negra con Aznar, que mejoró con Zapatero y no se estropeó con Rajoy. Es buena, pero no es la relación de confianza que existe con otros países vecinos como Portugal o Francia. Para que esa relación sea buena hay que pagar un precio.

¿Cómo es el trabajo de un corresponsal en Marruecos? ¿A qué presiones se ve sometido?

«En Marruecos, el rey es el principal tema tabú y en segundo lugar el Sáhara»

Las presiones marroquíes hicieron que yo dejara de cubrir el norte de África en El País en el año 2014. Hay una larga tradición de periodistas expulsados, el último de ellos fue Luis de Vega de ABC. Te retiran la acreditación como periodista, pero te dejan el permiso de residencia: acabas haciendo las maletas. Las autoridades marroquíes siempre podrán decir que no te han expulsado.

¿Por qué Marruecos fue a por usted?

Yo no lo puedo demostrar, pero estoy convencido de que así fue. Me pusieron una denuncia en la fiscalía general y, cuando fue archivada, me pusieron a mí y a el diario El País una querella por enaltecimiento del terrorismo.

¿Cuál fue la causa profunda?

Acabar con un periodista incómodo que escribía historias que les molestaban profundamente. Había muchas, pero especialmente una que se titulaba “El rey de Marruecos ya no vive aquí”, donde contaba las numerosas ausencias del país del rey marroquí. Y otra explicando el indulto real concedido al pederasta español de origen iraquí, que suscitó una ola de protestas en Marruecos, que fue condenado a 30 años y fue indultado por el rey. Explicaba que la responsabilidad incumbía directamente a la Casa Real, una decisión no aposta.

¿Cuáles son las líneas rojas?

El rey es el principal tema tabú y en segundo lugar el Sáhara.

¿Qué relación sigue manteniendo España con el Sáhara?

Hay un gran divorcio entre las autoridades, socialistas o populares, que apoyan a Marruecos en el Consejo de Seguridad de la ONU con enorme discreción, y una opinión pública entregada al pueblo saharaui o el Frente Polisario.

¿Cuál es la mejor opción para nuestra antigua colonia?

«La familia saharaui cree que tiene derechos sobre la hija, sea o no mayor de edad»

Es muy complicado que nazca un nuevo Estado en una zona tan inestable como el norte de África. La opción menos mala es que salga adelante una autonomía. Para que el proyecto de autonomía marroquí sea creíble, lo primero que tienen que hacer es dejar de apalear a los saharauis cuando salen a manifestarse.

¿Qué explicación le ve al secuestro de mujeres por sus familias en el Sáhara, como es el caso de Maloma?

Es el típico enfrentamiento entra la cultura tribal y hábitos de chicas educadas en un país occidental. La familia cree que tiene todo tipo de derechos sobre la hija, sobre todo si es mujer, sea o no mayor de edad, que ha conocido a las mieles de España o Europa y no quiere renunciar a ellos. El Frente Polisario debería tomar cartas en el asunto con más contundencia y no lo ha hecho.

¿Y el papel del gobierno español en este caso?

Sé de más casos que no han salido a la luz, según me han dicho en Human Rights Watch. El gobierno español, a través de su consulado, ha hecho las gestiones que ha podido para intentar que la chica pueda volver. No ha amenazado con acabar con la ayuda humanitaria. Yo estoy seguro de que estas chicas desean vivir aquí, porque aquí se vive mejor y son más libres. Cuando vives en libertad, acabas apreciando la libertad.

 

¿Te ha gustado esta entrevista?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Ávila

@AleAvilaV

Periodista (Sevilla, 1984). Vive en Sevilla.
Es colaborador de eldiario.es y VPRO (la...

Ignacio Cembrero
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario