Regreso a África

 

opinion

 

Marruecos vuelve a la Unión Africana. Algunos se quedaron con cara de no entender nada. ¿Pero Marruecos no estaba en la UA, ese organismo que cubre el continente entero, por razones que se antojan más geográficas que políticas? Pues no. Se fue por un rebote que pilló en 1984 porque a la organización, que tiene sus cuarteles centrales en Addis Abeba, le dio por darle al Sáhara Occidental el reconocimiento de Estado, un estatus que Marruecos le niega de toda la vida. Eso fue un golpe bastante duro para Rabat, quien por activa y pasiva, contra viento y marea, deja claro que el Sáhara es y debe ser marroquí.

¿Por qué ese repentino movimiento iniciado ahora por el propio Marruecos? Porque fue Rabat quien solicitó expresamente volver a ocupar su asiento en la UA. Teniendo todavía de colega de mesa a la República Árabe Saharaui Democrática, la RASD. Los que si sabían que Rabat no estaba en la UA, sabían que ni por encima del cadáver del emir de los creyentes veríamos a un marroquí ocupando un espacio en una sala donde ondee la bandera cuatricolor de la RASD.

La Unión Africana es la única institución del mundo donde el Sáhara se califica como Estado

Las razones de su vuelta pueden ser varias, pero desde luego la primera es que Marruecos sabe que desde dentro del organismo si puede mover hilos y promover la expulsión de la RASD de la UA, y por consiguiente lograr una deslegitimación territorial del Sahara. La Unión Africana es la única institución del mundo donde el Sáhara se califica como Estado. Ni la ONU, ni la Liga Árabe, ni las decenas de organizaciones internacionales la consideran como tal. Es decir, es una espina clavada desde los ochenta y ya es hora de sacársela.

Convencer a sus colegas africanos no será muy complicado. El rey Mohamed VI ha dedicado los últimos años a estrechar lazos, especialmente aquellos importantes (los económicos), con la mayoría de los países africanos. Visitas de Estado, reuniones, regalos, abrazos entre los líderes, etc. Movimientos que antes no se veían con frecuencia. “Total, qué puede aportarle África a Marruecos?”, pensaría más de uno. Puede aportarle un golpe diplomático a Argelia, su fiel enemigo.

La UA es una especie de espacio para hacer terapia de grupo, estilo alcohólicos anónimos

Ni de lejos imaginé que estas eran las intenciones del monarca cuando, al abrir un periódico marroquí tras otro durante los últimos dos años, lo que me encontraba eran artículos aburridos sobre los viajes del rey a Etiopía, Nigeria, Guinea, etc., donde se celebraban acuerdos económicos firmados entre empresas marroquíes e instituciones nacionales de esos países. Tampoco entendía bien lo que pasaba cuando hacía escala en Casablanca y la mayoría de los vuelos que veía en los paneles se dirigían a capitales de Estados africanos, más que a ciudades europeas. Ahora lo entiendo todo.

Porque, hablando en plata, la Unión Africana no sirve para absolutamente nada. La UA es una especie de espacio para hacer terapia de grupo, estilo alcohólicos anónimos o fans del Manga, donde los líderes africanos corruptos se respaldan y se animan unos a otros para seguir masacrando a su gente y matándolos de hambre mientras ellos se enriquecen con los recursos naturales de los que la madre África debería estar muy orgullosa.

1 2Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Imane Rachidi
Periodista (Chauen, 1991). Vive en La Haya.
Nacida en Marruecos, Rachidi se traslada en 2002 a España, donde...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Regreso a África
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario