El último desalojo de los colonos

 

La norma, impulsada con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, rompe con casi 40 años de veredictos de la Justicia israelí contra la construcción en propiedad privada palestina. También supone la primera vez que la Kneset legisla sobre propiedad privada palestina en Cisjordania y aplica la ley israelí a los palestinos de este territorio ocupado, que se encuentra fuera de la soberanía de Israel y de la jurisdicción del Parlamento. En todo lo demás, los palestinos de Cisjordania están sujetos a la ley militar y los decretos que emitan las Fuerzas Armadas israelíes.

El Tribunal Supremo de Justicia de Israel considera ilegal confiscar tierra privada palestina para uso de ciudadanos israelís. En Israel, el Gobierno puede expropiar tierras para propósitos públicos, pero no privados.

Desde que Trump fue investido, el Gobierno israelí ha anunciado construir 6.000 viviendas

Netanyahu informó el lunes a Trump de que la Kneset votaría la iniciativa legal. “Dije que actuaría según nuestro interés nacional y esto requiere que no sorprendamos a nuestros amigos y los mantengamos informados”, indicó Netanyahu en Londres, donde se reunió por primera vez con la premier británica, Theresa May.

Desde que Trump fue investido presidente de EE UU, el Gobierno israelí ha anunciado la construcción de más de 6.000 viviendas en asentamientos de Cisjordania y Jerusalén este, parte de la ciudad ocupada por Israel, que según el derecho internacional corresponde a los palestinos.

Durante el mandato del presidente estadounidense Barack Obama, muchos de los planes para ampliar colonias en territorio palestino tuvieron que congelarse por presiones de Washington.
Según datos de Shalom Ajshav, la Ley de Regularización, “que supone el robo de 8.000 dunam (800 hectáreas) de terrenos de propiedad privada palestina, convertirá a los ciudadanos israelís en ladrones. Cualquier persona podrá robar tierras en Cisjordania mientras lo haga para instalarse allí”.

“La ley garantiza luz verde a los colonos para arrebatar más tierras privadas sabiendo que pueden ser ‘reguladas’ para su uso (…) y prácticamente permite al Gobierno y a individuos privados robar tierra de los palestinos sin ninguna implicación legal”, alertó Shalom Ajshav, que calificó la ley de “golpe mortal a la democracia”.

“Israel está autorizando el robo de tierras y actividades ilegales que son un crimen de guerra”

También la oposición israelí ve esta ley sin precedentes como el primer paso hacia la anexión de facto de Cisjordania. El líder opositor, Isaac Herzog, cabeza de la Unión Sionista -coalición del Partido Laborista y Hatnuah-, considera que la ley es “ilegal y un desastre para Israel”.

El fiscal general del Estado, Avichai Mandelblit, es totalmente contrario a la nueva norma porque va contra la ley básica del estado de Israel y contradice la ley internacional y advirtió que no la podrá defender ante ningún tribunal, en referencia al Supremo, que podría vetar la ley. Una agrupación de 17 consejos municipales palestinos y tres oenegés de derechos humanos ya interpuso ayer, miércoles, una demanda contra la norma, y diversas ONG israelíes, entre ellas Yesh Din, están preparando textos para hacer lo mismo.

La ministra de Cultura israelí, Miri Regev, del Likud -partido líder de la derecha que encabeza Netanyahu-, señaló que si el Supremo intenta descalificar la ley, “quedará justificado” que el Gobierno tome medidas inmediatas “para anexionar Judea y Samaria”.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) condenó la nueva ley. Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo indicó que la norma “señala la anexión final de Cisjordania”.
“No solo intenta legalizar de forma retroactiva los asentamientos construidos en propiedad privada palestina sino que también da una clara licencia a los colonos para embarcarse en el robo de tierras con impunidad”, denunció la veterana política palestina.

“Israel está autorizando el acto ilegal del robo de tierras y sus actividades ilegales en los asentamientos, que son un crimen de guerra, según el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional”, recalcó Ashrawi, y llamó a la comunidad internacional, especialmente a EE UU y la Unión Europea, a imponer sanciones a Israel.

·

¿Te ha interesado este reportaje?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ana Alba

@analba

Periodista (Barcelona, 1971). Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma...

El último desalojo de los colonos
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario