El Ejército más moral

 

El servicio militar obligatorio significa que casi todo el mundo debe servir unos con otros: buenos y malos, honrados y corruptos. He visto cómo hijos bien educados y procedentes de “buenas familias” perpetraban espantosos crímenes de guerra. Cuando me los volví a encontrar años después, se habían convertido en ciudadanos respetuosos con las leyes y en honrados padres de familia.

Mi conclusión es que si, en un pelotón cualquiera, un par de soldados mentalmente estables y con cierta moralidad se enfrentan a unas cuantas ovejas negras, con la mayoría de los soldados entre ambos grupos, cabe la posibilidad de que los buenos soldados marquen las pautas a seguir.

En un ejército, los mandos siempre deben cargar con la responsabilidad

Pero también existe la posibilidad de que esos mismos buenos soldados se terminen integrando con el resto y al final todo el grupo se deshumanice. Este sería un buen argumento en contra del servicio militar obligatorio.

(Debo admitir que estoy indeciso ante esta cuestión. Por un lado, me gustaría que los hombres y mujeres moralmente firmes sirvieran para que influyesen sobre sus unidades, pero por otro lado simpatizo profundamente con aquellos que siguen la voz de su conciencia… y acaban pagándolo.

Cuando veo a un soldado disparar a un enemigo herido a sangre fría, me pregunto a mí mismo: ¿Quiénes son sus padres? ¿Dónde se crio? ¿Quiénes son sus superiores?

Una gran parte de la culpa la tienen los oficiales, desde el jefe de la unidad hasta el comandante del frente. En un ejército, los mandos siempre deben cargar con la responsabilidad. Todo dependerá de los estándares morales que impriman a sus subordinados. Siempre los culpo a ellos en primer lugar.

Justo al comienzo de este asunto propuse condenar a Azaria a una pena de prisión severa para que sirviera de ejemplo. Luego le perdonaría, con la única condición de que admitiera su crimen públicamente y pidiera perdón. Hasta el momento se ha negado a hacerlo y se enorgullece de su estatus de héroe para algunos sectores de la población. Lo mismo hacen sus padres, que disfrutan visiblemente de su exposición pública.

Por ello, ¿cómo de moral es el Ejército israelí?

El único ejército que es completamente moral es aquel que no combate

Incluso antes de que se fundara el Estado de Israel, la organización paramilitar clandestina (la Haganá), que conformó sus cimientos, se enorgullecía de su moralidad. En aquel momento su eslogan era, y aún sigue siéndolo, “La pureza de las armas hebreas”. Era tan cierto en ese momento como lo es ahora, si bien contribuyó a establecer la creencia de ser “El Ejército más moral del mundo”.

No existe en verdad un ejército moral. Por desgracia, los ejércitos son necesarios en el mundo, pero su moralidad será siempre discutible.

Si tuviera que calificar a nuestro Ejército, diría que es más moral que el Ejército ruso, pero al mismo tiempo diría que es menos moral que, por ejemplo, el Ejército suizo.

El único ejército que es completamente moral es aquel ejército que no combate.

 

© Uri Avnery  | Publicado en Gush Shalom | 18 Mar 2017 | Traducción del inglés: Pablo Barrionuevo

¿Te ha interesado esta columna?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

Artículos relacionados

El Ejército más moral
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario