Die hard, Fillon

 

opinion

 

 

François Fillon, de 63 años, candidato de derechas a la elección presidencial, es un profesional de la política. Empezó con 22 años como colaborador de un diputado, al que sucedió; ha sido alcalde, presidente de diputación, ministro en gobiernos de derechas, y primer ministro durante los cinco años de presidencia Sarkozy (récord absoluto de duración de un primer ministro). Única originalidad: nativo de Le Mans, es piloto automóvil y ha competido en la legendaria carrera de las 24 horas.

La primaria de las derechas, en noviembre, estaba prometida a Alain Juppé, antiguo delfín de Jacques Chirac, mimado por los medios. Juppé se enfrentaba a Sarkozy, pero resulta que Fillon les ha surgido por la derecha sin que ningún medio ni encuesta lo haya visto.

Fillon empezó como representante de la tendencia social progresista del partido Gaullista, y se opuso al tratado europeo de Maastricht en el referéndum de 1992. Hoy, para ganar la primaria de las derechas, se ha presentado como discípulo de Margaret Thatcher. No se opone a la orientación económica de la Unión europea, pero si a la política atlantista de enfrentamiento con Rusia. También se ha valido de ser católico – una reivindicación hasta hace poco impensable en la política francesa. Así ha conseguido atraer el voto de los que se movilizaron contra el matrimonio homosexual – ley que generó manifestaciones muy importantes en su contra durante el año 2014.

El mismo día de publicarse en la prensa el ‘Penelopegate’, la Fiscalía abrió una investigación

Después de la primaria, Fillon empezó a mover fichas para parecer menos reaccionario. Tenía planeado empezar campaña en enero para ganar; pero lo que se la ha caído encima no se lo esperaba.

El 25 de enero, tres días después de la primaria socialista, el semanal Le Canard Enchaîné publicó que la esposa de Fillon, la británica Penelope, había cobrado como colaboradora parlamentaria unos 500.000 euros en menos de cinco años, sin haber trabajado.

El mismísimo día de esa publicación, la fiscalía antifraude abría una causa para investigar el “Penelopegate”. No tuvo esa fiscalía tal celeridad, todo lo contrario, cuando se trató de investigar al ministro socialista de Hacienda, condenado hace unos meses a tres años de cárcel.

Cinco días más tarde, ya estaba la policía interrogando a Fillon y su esposa, y al día siguiente el presidente socialista de la cámara de diputados autorizaba la policía a entrar en el Parlamento para investigar. La policía también ha registrado el domicilio de los Fillon en París y el castillo que poseen en la región de Le Mans, permitiendo a los medios hacerle mucha publicidad.

¿De donde salen las “revelaciones” en contra de Fillon? Desde luego, no de una encuesta periodística. Lo que publica “Le Canard” cada semana viene de manos anónimas que lo tienen todo preparado.

El 24 de febrero, la fiscalía nombraba un juez para investigar la causa, y el primero de marzo se anunciaba que Fillon está convocado el día 15 de marzo para ser imputado.

Fillon no se rinde

Y ¿por qué el juez hace saber tan pronto que va a imputar a Fillon?

Resulta que, para ser oficialmente candidato a la elección presidencial, hay que obtener 500 apadrinamientos de cargos electos – alcaldes, diputados, senadores, presidentes de colectividades públicas, etc. El periodo durante el que los cargos electos deben mandar su apadrinamiento al Consejo constitucional se ha abierto el día 24 de febrero y se cierra el día 17 de marzo. El consejo constitucional publica dos veces a la semana la lista de apadrinamientos recibidos.

Si el juez hubiese esperado, no habría quedado tiempo para tumbar a Fillon y sacar adelante a Juppé

Al anunciar tan pronto que convoca a Fillon el día 15, el juez ha desencadenado una impresionante ola mediática y política exigiendo a Fillon que renuncie, y deje paso a… Juppé, el perdedor de la primaria.

Mientras Fillon obtuvo casi inmediatamente más de 2.000 apadrinamientos, resulta que a principios de marzo, Alain Juppé sin ser candidato, ya se beneficiaba de 288 apadrinamientos.

Claro, si el juez hubiese esperado el día 15 para imputar a Fillon, solo dos días antes de que cierre el plazo de los apadrinamientos, no habría quedado tiempo para intentar tumbar su candidatura y sacar adelante la alternativa Juppé.

Pero Fillon no se ha retirado. Ha organizado una manifestación de apoyo popular el domingo 5 de marzo en París, y esa manifestación ha resultado ser un éxito. Los barones del partido de derechas no se han atrevido más, y Juppé ha renunciado públicamente (¡por enésima vez!) a su candidatura.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Alberto Arricruz

@Alberto03021962

(Paris, 1962) Hijo de emigrantes sevillanos, trabaja en Francia de funcionario en cuestiones...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Die hard, Fillon
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario