El No de los kurdos

 

La televisión transmite en directo todos los días estas “inauguraciones” de Erdogan y los mítines del primer ministro, Binali Yildirim, que hace una esforzada campaña para abolir su propio cargo y su propia función al frente del AKP: “Yo solo soy el cuarto secretario general del partido. Nuestro único líder auténtico es Recep Tayyip Erdogan”, llega a clamar. Delante aplauden, entusiastas, los seguidores. A un lado hombres, al otro lado mujeres. No se mezclan. Hay una barandilla en medio.

Muy distinto es el ambiente en el Newroz kurdo, donde el ambiente de fiesta reina toda la jornada y no paran los bailes, el popular ‘halay’. Decenas de personas bailan en corro cogidas de la mano, sin detenerse en ningún momento. Chicos y chicas en alegre mezcla, formando un amplio círculo alrededor de dos o tres músicos que tocan tambor y oboe. Muchas mujeres mayores llevan un fino pañuelo blanco adornado con los colores tradicionales, rojo, amarillo y verde, la gran mayoría de las jóvenes tiene el pelo al viento; muy pocas visten el hiyab islamista.

—Por favor, no coreéis cánticos que no estén permitidos — tratan de evitar provocaciones a la policía

Los bailes siguen aún cuando un hombre intenta entrar en el recinto con una mochila, se niega ser registrado y – según la versión policial – escapa gritando que lleva una bomba. Le disparan. Muere más tarde en el hospital. El caso queda confuso, pero es el único incidente violento en la jornada. Sin embargo, flota preocupación en el aire. “La gente tiene miedo de que haya una explosión”, señala Fatos, una ama de casa que ha acudido al Newroz con toda su familia. “Por eso este año hay menos gente. Se nota mucho”.

—Por favor, no coreéis cánticos que no estén permitidos. – Desde el escenario tratan de evitar consignas que puedan provocar una intervención de las fuerzas de seguridad. Alrededor de 5.000 agentes se han desplegado por toda la provincia de Diyarbakir. En la entrada, los policías solo permiten las pancartas y carteles con Na! y Hayir! (¡No! en kurdo y en turco), que ondean por todo el recinto.

Sin embargo en el interior también se puedo observar un gran retrato de Abdullah Öcalan, cofundador del PKK y el líder espiritual del movimiento kurdo de Turquía. Hace un par de años, su efigie era habitual en numerosas marchas kurdas, también en Estambul, ante cierta tolerancia de la policía. Según la ley, mostrar respeto a Öcalan, condenado a cadena perpetua y encarcelado desde 1999 en la isla de Imrali, en el Mar de Mármara – incluso llamarlo “señor” – ya se puede juzgar como enaltecimiento del terrorismo. Ahora, el partido ha dado consigna de no jugar con fuego.

Despliegan una pancarta con una foto de Çiyager, comandante de las milicias urbanas vinculadas al PKK

No solo Turquía, también la Unión Europea como Estados Unidos consideran al PKK una organización terrorista. Pero entre los jóvenes kurdos domina una opinión distinta. Poco antes de encender la inmensa hoguera del Newruz, el acto más simbólico de la celebración, un grupo de jóvenes despliega una pancarta con una fotografía de Çiyager, el comandante de las milicias urbanas vinculadas al PKK que combatieron contra las fuerzas turcas en las callejuelas de Sur, la ciudad vieja de Diyarbakir, en los primeros meses de 2016.

Desde que se rompió la tregua en julio de 2015, la guerra entre el Estado turco y las milicias kurdas ha supuesto la muerte de al menos 2.623 personas, según datos de la ONG Crisis Group International, que sigue el conflicto. De estas, 391 eran civiles; 1120, guerrilleros; 893, soldados o policías; y 219 eran jóvenes de los que no se ha podido determinar si pertenecían o no a las milicias relacionadas con el PKK. Aunque en las ciudades, la revuelta ha sido aplastada, en parte mediante bombardeos con artillería, los tiroteos en los montes y las explosiones de minas colocadas al paso de convoyes militares o policiales continúan y se cobran todas las semanas alguna víctima entre las fuerzas del orden turcas.

Página anterior 1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Javier Pérez de la Cruz

@japedela

Periodista (Valencia, 1988). Corresponsal del diario ABC en...

El No de los kurdos
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario