El No de los kurdos

 

La celebración del Newroz y el sentimiento nacionalista kurdo son inseparables. Durante décadas la fiesta era ilegal. A principios de la década de 2000 se fue asumiendo como legal aunque casi siempre acababa en enfrentamientos con la policía, intervenciones de los antidisturbios y mucho gas lacrimógeno. En 2013 fue el escenario elegido para proclamar, mediante la lectura de una carta enviada por Öcalan desde la prisión, el fin de la guerra, el abandono de las armas y de las aspiraciones independentistas del PKK y su compromiso con una integración del pueblo kurdo en una República de Turquía democrática y plural.

La lengua kurda, que hasta 2010 algunos juzgados calificaban de “idioma inexistente” en juicios contra activistas o políticos, ganó derecho de ciudadanía en la televisión pública (en 2009) y como materia optativa en los colegios (en 2012). En noviembre de 2013, Erdogan apareció en Diyarbakir en un mitin multitudinario, flanqueado por el presidente del Kurdistán iraquí autónomo, Masud Barzani y dos cantantes kurdos, uno de ellos el inmensamente popular Ibrahim Tatlises, el otro el hasta entonces exiliado Sivan Perver.

“Vengo al Newroz para protestar contra el Gobierno y la ilegalización de nuestra cultura”

Con este viraje hacia los derechos de la minoría kurda no sorprende que el AKP, islamista y conservador, sea el segundo partido más votado en todas las provincias del sureste, después del HDP y muy lejos de los socialdemócratas del CHP que ahora piden el No en el referéndum.

En agradecimiento a esta apertura, realizada contra el parecer de los sectores nacionalistas, Erdogan esperó, a todas luces, recabar el apoyo de nacionalismo kurdo para su proyecto de liderazgo presidencial ya en 2014. No lo obtuvo: Selahattin Demirtas le negó su respaldo y apostó por forjar una unión de la izquierda kurda y turca contra el “capitán”, como llaman a Erdogan sus fieles. Un proyecto que pareció esperanzador en junio de 2015 pero se fragmentó en verano del mismo año cuando el PKK, ante la negativa de avances del Gobierno, declaró terminado el proyecto de desarme y volvió a la guerra.

Para muchos kurdos, Ankara sigue siendo un sinónimo para represión y negación de su cultura. “Vengo al Newroz porque es una parte importante de mi cultura y para protestar contra el Gobierno y la ilegalización de nuestra cultura”, explica la joven Asmin Lorin, que quiere estudiar medicina. “Para ayudar a mi pueblo”, agrega.

Pero Erdogan sigue apostando por convencer a ciertos sectores kurdos. El día del Newroz envió un mensaje que en el que decía que la fiesta simboliza “hermandad, amistad, solidaridad y la llegada de la primavera en una amplia región”. Ha dado mitines en Mardin y Diyarbakir. Buscando el voto de quienes reniegan de “Qandil”, nombre de la montaña en el Kurdistán iraquí desde donde la cúpula del PKK coordina las acciones de la guerrilla. No pasa día en que no equipara a sus adversarios con terroristas. Una de sus frases favoritas en los mitines es: “¿Quién pide el No en el referéndum? Qandil pide el No. ¿Cómo puede alguien alinearse con los terroristas?”

“¿Quién pide el No en el referéndum? El PKK. ¿Cómo puede alguien alinearse con los terroristas?”

Solo esta semana, en un sorprendente cambio de lenguaje, Erdogan admitió que los partidarios del No “eran tan respetables como los del Sí”, algo que había dejado de ser obvio para muchos de sus partidarios, que consideran el No directamente una especie de acto terrorista. Quizás un intento de salvar los muebles si al final pierde el plebiscito? Nadie es capaz de predecir el resultado de las urnas. Las encuestas difieren enormemente, aunque las últimas parecen indicar una victoria del No con uno o dos puntos porcentuales. En una entrevista en televisión esta semana, Erdogan aseguró, con cara no demasiado relajada, que “en los últimos días el Sí va escalando”. Queda por ver hasta qué altura.

En Diyarbakir se muestran confiados. “Nadie tiene que dudar de que venceremos a pesar de las políticas de opresión”. Los altavoces transmiten el discurso de Ahmet Türk, alcalde de Mardin hasta ser destituido por el Gobierno.
—¡Newroz!
—¡Piroz be!

·

¿Te ha interesado este reportaje?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Javier Pérez de la Cruz

@japedela

Periodista (Valencia, 1988). Corresponsal del diario ABC en...

El No de los kurdos
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario