Novio sin pasta

 

opinion

 

He aquí lo que escribimos sobre el hombre… He aquí nuestras críticas a la mentalidad machista que subyace en nosotros… He aquí nuestras condenas a la violencia, al acoso y al reparto injusto de las responsabilidades… Pero, y para ser objetivos, ¿no debemos también hablar de los aspectos del desequilibrio en algunas percepciones femeninas de la relación ?

Muchas mujeres piden igualdad… y quieren casarse con un hombre rico que les pague todo

Muchas mujeres piden igualdad. En derechos… Pero al mismo tiempo desean relacionarse con un hombre rico que se haga cargo de sus gastos y les monte una boda del tipo de Mil y Una Noches. Con regalos y con una dote enorme. Al igual que algunos hombres quieren una esposa instruida y económicamente independiente, pero que al mismo tiempo esté dispuesta a servirles. Así, muchas mujeres quieren un hombre abierto de mente que acepte su conceptos de igualdad y reparto de las tareas domésticas, pero que se haga cargo él solo de los gastos de la boda y la compra o alquiler de la casa.

No podemos exigir igualdad que solo repercuta en nuestro beneficio. Y esto vale tanto para el hombre como para la mujer.

A pesar de lo que pueda parecer, en el Magreb no se llega al nivel de presión que hay en la mayoría de las familias en Oriente Próximo, solo que muchas familias marroquíes (y muy a menudo junto a la propia novia) siguen cargándole las espaldas al novio con enormes exigencias materiales. Está claro que tener posibilidades económicas le asegura una vida más tranquila a cualquier individuo o familia, pero aquí no hablamos de los recursos que se proporcionan a una persona en su vida diaria, sino que se trata de la necesidad de desembolsar una suma importante para cubrir los gastos de la ceremonia de la boda.

¿Por qué decimos, socialmente, que el novio que no gasta mucho no merece a la novia?

¿Por qué tendría el novio la obligación de comprar una gran cantidad de cosas muy caras para que se le permita casarse con la chica que ha elegido? ¿Por qué decimos, socialmente, que el novio que no gasta mucho no merece a la novia? ¿Y por qué decimos que una chica cuyo novio no ha desembolsado una suma enorme “se ha vendido barato”? ¿Por qué los gastos de la boda son más importantes que la relación en sí y la vida compartida futura ?

Siempre dentro del marco de este “pliego de cargos” que debe cumplir el novio, se me ha ocurrido a menudo oír una expresión que repiten muchas mujeres ante el novio o ante la familia de él : “Yo tenía un pretendiente que era médico”. Y es como si dijera : “Iba a casarme con alguien mejor que tú, pero me he rebajado a aceptarte”. La primera pregunta que hay que hacer ante una declaración de este tipo es : “¿Y por qué no te casaste con ese médico, pues?” En segundo lugar, y eso es más importante : ¿Medimos nuestra felicidad por la profesión del marido ? ¿Y qué pasa con los maridos de las médicos ? ¿O es que en el fondo de la historia solo se trata del nivel material, nada más ? ¿Son intercambios comerciales en los que la mujer es el medio para ganar más ?

1 2Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Sanaa El Aji

@SanaaElAji

Socióloga (Casablanca, 1977). Empieza a trabajar como periodista en el semanario ...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Novio sin pasta
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario