«A las feministas tendrán que matarnos para que demos un paso atrás»

Esther Ferrer

 

¿Cómo ha evolucionado el movimiento feminista en el arte?

La situación económica y social lo condiciona muchísimo. En momentos de expansión, todo es más fácil, mientras que en momentos de crisis, hay una tendencia a retroceder, esa es la pura verdad. Hemos conseguido cosas. Pero en Francia la mujer todavía gana un 25 % menos que el hombre en el mismo puesto, y los equipos de los políticos son hombres en su inmensa mayoría, los de Macron como los de Le Pen, Fillon… Quizá Mélénchon ha sido un poco más igualitario, pero está lejos de la paridad. Las mujeres de mi generación seguimos en el frente, lo repito siempre: hemos tardado mucho, quizá demasiado, por muchas razones, en dar un paso adelante. Pero nos tendrán que matar para dar un paso atrás. Avanzamos, si no podemos resistimos. Pero no iremos hacia atrás. Es fundamental, no transigir, no hacer compromiso. En esto, en esto y en esto, no hay diálogo.

¿Qué opina de Femen?

«Las Femen han hecho muchas cosas con una osadía que no sé ni cómo la hacen»

El feminismo tiene muchas formas, estoy contra la ideología única. A estas chicas no las conozco mucho, solo a algunas que me encuentro en las manifestaciones, pero son jóvenes, arriesgan mucho, son eficaces. ¡La mayor parte son guapas, es un placer verlas con sus flores, parecen las gracias de Botticelli! Además son coherentes, saben perfectamente lo que están haciendo. Pero bajo esa apariencia la gente piensa que están jugando, o en el circo. Algunas quizá, pero el movimiento en sí, no. Han hecho muchas cosas con una osadía que no sé ni cómo la hacen.

¿Cómo vivió en su momento el manifiesto Scum? ¿Y cómo ha pasado el tiempo por ese movimiento?

¡Claro que viví el tiempo de Valerie Solanas y todo esto! Era nuestro evangelio. En todo movimiento hay extremos. Hay momentos en que se exagera, se desborda, pero creo que son necesarios para que la cosa marcha, a pesar de las cosas que puedan ser criticables. A Valerie Solanas le tengo una simpatía enorme, después de leer una biografía suya pienso que era una mujer en carne viva, tenía una sensibilidad que no estaba hecha para vivir en este mundo.

¿Qué opina en el debate sobre la gestación subrogada, que tanta polémica está provocando?

¿Hay que negar a la gente el derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo?

Mira, ayer mismo hablé con un amigo español que ha hecho dos niños, ha ido a América. Es un problema muy, muy delicado. Nuestro cuerpo nos pertenece, es nuestra propia responsabilidad, pero esto puede llegar a ser un elemento de esclavización de la mujer, como me cuentan que se ha hecho en India de un modo aterrador. Legalizar esto, ¿supone abrir la puerta a la explotación del vientre de la mujer, contra lo que hemos luchado tantos años?. Y al mismo tiempo, ¿hay que negar a la gente el derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo? Porque he conocido a mujeres que lo hacen voluntariamente, no todas lo hacen por dinero.

Con la prostitución hubo debates similares…

Claro, ahí el problema es que la inmensa mayoría de las mujeres lo hacen explotadas por un chulo. Son dos temas que me preocupan, unas veces pienso sí, otras veces pienso que abre la puerta al abuso a un nivel ya… Los casos que conozco me parecen justificados, honestos, pero, aunque me gustaría poder opinar con claridad, no puedo.

¿Participó en el debate del velo islámico en Francia?

«Lo que me gustaría es que las mujeres se liberaran de las religiones, t-o-d-a-s»

Hemos discutido muchísimo. Yo en principio, lo del velo no me gusta nada y estoy en contra. Lo que no veo es por qué tengan que prohibir llevarlo, en ciertas condiciones. Que vaya a la playa y se bañe como las he visto en Marsella, yo lo encuentro incomodísimo, pero hijo mío, si quieren hacerlo, que lo hagan. “Es que su marido o su padre o su hermano se lo impone”. Es posible, pero de la misma forma que a nosotras nos impusieron muchas cosas y nos liberamos, ellas van a hacer su revolución también, y se van a liberar. Lo de multar me parece un abuso, y eso que no me gusta nada la idea del velo y todo lo que va en ello. ¡Nosotras teníamos una mantilla! Lo que me gustaría es que todo esto terminara y las mujeres se liberaran de las religiones, t-o-d-a-s, estoy en contra del patriarcado venga de quien venga, de Cristo o de Zeus. Las mujeres no deberían sentirse concernidas por la religión, especialmente las monoteístas. Todas las religiones han intentado someter a la mujer. Aparte de eso, mi idea siempre ha sido: mientras no hagas mal al otro, haz lo que quieras, mientras nadie sufra la consecuencia de tus actos, haz lo que quieras. Lo malo es que todas las religiones, no sé qué les pasa, tienen una obsesión contra la mujer.

O temen mucho…

Eso es. Es el miedo.

 

 

¿Te ha gustado esta entrevista?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3 4

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Esther Ferrer
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario