Test anal y cárcel

 

Peor suerte corrieron seis jóvenes arrestados en 2015 en la ciudad de Kairuán (160 kilómetros al sur de la capital) o los arrestados en Susa hace apenas unos meses: todos sufrieron la indignidad de los test anales, utilizados por Policía y fiscales para “demostrar” las relaciones sexuales entre hombres adultos. Los seis de Kairuán fueron inicialmente condenados a tres años de prisión y cinco años de prohibición de residencia en la ciudad, una condena reducida más tarde a un mes por la Corte de Apelación. Entre 60 y 70 personas son detenidas al año por homosexualidad, y la mayoría cumplen penas de cárcel de entre un mes y cuatro meses.

“En Túnez, los homosexuales somos enfermos que debemos ir a prisión”

En una cafetería, la feminista Amina Sboui, más conocida como Amina Tyler, se detiene un momento para hacer una llamada. “¿Cómo están? ¿Saldrán de la cárcel?”. Al otro lado del teléfono, un murmullo quedo la pone al día sobre los detenidos en Susa. Amina, que saltó a la fama internacional cuando mostró su pecho desnudo con el mensaje escrito en árabe “Mi cuerpo es mío” y se convirtió en rostro de muchas feministas jóvenes en Túnez, volvió a la palestra al convertirse en la primera mujer árabe en declarar su homosexualidad en televisión. “En Túnez, los homosexuales somos enfermos que debemos ir a prisión”, afirma la joven, que conoce de primera mano las cárceles tunecinas. En 2013 fue detenida por “actos contrarios al islam”, tras pintar en el muro de un cementerio en la ciudad de Kairouán la palabra maldita FEMEN, organización a la que pertenecía entonces.

“Homosexual” es una etiqueta que en Túnez te puede acompañar para toda la vida. Tras ser absuelto por la corte, uno de los jóvenes de Kairouán, que mantiene su identidad en secreto por seguridad, sufrió un intento de linchamiento a su regreso a la universidad donde quería continuar sus estudios. Algunos jóvenes homosexuales han denunciado que se les engaña mediante aplicaciones como Grinder o Facebook a acudir a lo que creen que es una cita romántica. Allí los graban en vídeo y los amenazan con difundirlo por internet si no pagan.

Según Baatour, en ocasiones se organizan “cacerías de maricones” en las que se acosa y ataca a hombres sospechosos de ser gay. Las víctimas saben que no pueden denunciarlo a la Policía: si solicitan ayuda, pueden acabar detenidos en virtud del artículo 230. Otros prefieren abandonar el país, esconder sus nombres, evitar el ostracismo social o incluso familiar. En Europa, algunos arguyen su condición homosexual para recibir el estatuto de refugiado, aunque la mayoría opta por vivir su sexualidad en secreto.

Desde la revolución en enero de 2011, en Túnez se han registrado 17 asesinatos de homosexuales

Según datos publicados por Shams, que también ofrece apoyo psicológico, casi cada semana un joven homosexual se suicida en Túnez. “Yo espero que tras mi ‘salida del armario’ la gente se vaya atreviendo a decir su condición a padres, amigos, su entorno. No hace falta que lo publiciten en la tele, sino que no vivan su homosexualidad escondida, lo que lleva a muchos a suicidarse, a deprimirse. Hay que poder hablarlo con alguien”, sostiene Amina, bisexual.

Pocos políticos se han pronunciado a favor de eliminar el artículo 230: en 2015, el entonces ministro de Justicia, Mohamed Salah Ben Aisa, se mostró abierto a despenalizar la homosexualidad. Pocos días más tarde fue defenestrado. El propio presidente, Béji Caïd Essebsi, se ha proclamado contrario a la homosexualidad. Clérigos y presentadores de televisión continúan condenando la sodomía. “Cuando atrapéis a sodomitas, matad tanto al activo como al pasivo. Es la jurisprudencia islámica. Es su juicio, la muerte, no hay remedio para un alma enferma. Este juicio es aprobado por todos los ulemas suníes”, sentenció un imam de la ciudad de Sfax. Concluyó que los gays deben ser lapidados hasta la muerte.

Página anterior 1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alicia Alamillos

@Ali_Arena

Periodista (Córdoba, 1992). Tras pasar por la mesa Internacional de ABC y...

Test anal y cárcel
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario