Pasión de campaña en Teherán

 
Mitin electoral del candidato Ibrahim Reisi (May 2017) | © Lluís Miquel Hurtado

Mitin electoral del candidato Ibrahim Reisi (May 2017) | © Lluís Miquel Hurtado

“¡A finales de semana, Rohani se va!” Es el grito de guerra de los seguidores de Ibrahim Reisi, uno de los candidatos que compiten con Hasan Rohaní, presidente desde 2013, que intenta renovar mandato hoy. Hay un ambiente inusualmente festivo en Teherán: caravanas de coches dando bocinazos hasta altas horas de la madrugada y cientos de personas que inundan las calles con canciones y eslóganes, como si de celebrar una copa mundial de fútbol se tratara.

Durante esta semana, cada atardecer ha visto la icónica calle Enghelab (Revolución) taponarse a costa de la ensordecedora pasión política iraní. Entre los seguidores de Reisi, conocido por su posición rigorista en asuntos religiosos, hay chicas cubiertas con chador (un largo manto negro) que conforman una llamativa minoría ruidosa. Apelotonados en las aceras de Enghelab, proclaman sus consignas a escasos milímetros de las narices de los partidarios de Rohaní. Discuten entre ellos, a grito pelado, de paro, de política internacional o de corrupción. “¡¿Qué ha hecho Rohani en cuatro años?! ¡Nada!”, grita una transeúnte.

Las mujeres se han convertido en una de las bazas de la campaña para reelegir a Rohaní

-Acércate y hablemos- pide un cartel, escrito a mano, que portan dos jóvenes en medio de la concurrida y céntrica plaza de Haft-e-Tir. Él y ella, jovencísimos, llevan ligado al brazo un lazo púrpura. A su alrededor, no menos de veinte chicas y chicos, armados con panfletos y pegatinas con el rostro del presidente Hassan Rohaní sobre un fondo púrpura, abordan a los transeúntes, les inquieren, les escuchan. “Les preguntamos si quieren votar”, explica Somaye. “Si dudan, les intentamos convencer de que lo hagan por Rohani”.

“Oímos que este era el punto de encuentro, junto a la universidad, y vinimos a ver”, explican tres jóvenes defensoras del presidente que van camino de la marabunta de Enghelab sobre las nueve de la noche. “Respetamos a los seguidores de Reisi. Sabemos cómo piensan. Nuestro trabajo es convencerles de que voten por Rohani”, explica Shirín, una de ellas. Las tres coinciden en que los días previos a los comicios se están viviendo en un escenario de concordia. “Hay respeto, libertad de expresión. Así, mucho mejor”.

La juventud, y especialmente las mujeres, muchas de ellas bajo un velo púrpura, se han convertido en una de las bazas de la campaña para reelegir al presidente centrista. En un país donde la mayoría de universitarias ya son chicas, pero que figura en el puesto 177 de 193 países en el índice de la ONU de participación de mujeres en política, ingenieras, economistas, politólogas y médicas creen que el veterano clérigo burócrata defenderá sus intereses mejor que Reisi.

“Respaldamos a Rohaní porque queremos más derechos individuales y más igualdad”

“Todavía hay quien nos pregunta qué hace una mujer en la calle haciendo campaña. Precisamente por eso es importante estar aquí”, subraya Somaye, de 25 años. “La mitad de quienes estamos aquí somos chicas”, añade. Algunas de sus compañeras apenas superan la mayoría de edad. “Respaldamos a Rohaní porque queremos más derechos individuales y más igualdad”, enfatiza Roja, quien también interpela a los paseantes.

El voto femenino y juvenil puede ser clave para Rohaní, y más desde se retiró el candidato Mohamed Baguir Galibaf, también conservador, dado que sus seguidores pueden pasarse a Reisi. “Cuando las mujeres saltan a escena, el trabajo se finiquita. Triunfamos en la Revolución cuando las mujeres tomaron el escenario. Igual en las elecciones, si las mujeres irrumpen y van a las urnas”, aseguró el presidente a principios de mes.

Rohaní ha sido el único que en esta campaña ha hecho mítines sólo para mujeres. Se ha fotografiado junto a chicas cuyo velo dista mucho de lo que los gerifaltes de la República Islámica considerarían ‘moral’. En sus intervenciones ha arremetido contra los conservadores, acusándolos de priorizar el rol de la mujer como madre y esposa: “¿No sois vosotros quienes intentáis evitar que las mujeres vayan a trabajar?”, les ha desafiado desde el escenario. En Irán sólo el 12,4% de la mano de obra es femenina.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Lluís Miquel Hurtado

@llmhurtado

Periodista (Tarragona, 1986). Vive en Estambul, donde colabora con el diario El...

Pasión de campaña en Teherán
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario