«El sionismo explota el judaísmo como Daesh el islam»

Nur Masalha

 

En su intento de ‘desdiabolización’ el Frente Nacional francés ha tratado de reemplazar su antisemitismo original con más islamofobia, al calor de los últimos atentados en Francia.

Es un fenómeno interesante. El antisemitismo y la islamofobia se sirven del mismo racismo, de la misma forma de pensar. Le Pen padre fue antisemita y ahora la hija es islamófoba. Ambas corrientes son malas porque provienen del mismo racismo e idéntica forma de pensar. Por suerte, Francia ha optado por otra vía. La derecha francesa ha votado a Macron y su coalición de centro-derecha. Aunque se diga que la extrema derecha no para de subir, yo creo lo contrario, que no para de fallar: mira Austria, Holanda y ahora Francia. En Europa está fracasando este racismo que trata de que un grupo se imponga sobre otro. En España no hay una ultraderecha fuerte y eso es una gran noticia. Tampoco en Reino Unido.

Theresa May habla a veces como un populista del UKIP…

Sí, May ha importado la idea del Brexit cuando ella había votado por continuar en la UE. Ahora quiere incrementar la velocidad de la salida al tiempo que habla con el idioma de la clase obrera en temas sociales. El Brexit fue votado por una pequeña minoría y ahora está tratando de consolidarse y ganar votos.

¿Cree que ahora hay más racismo en Reino Unido?

«Reino Unido ha recibido más de los extranjeros de lo que les ha dado»

La campaña del Brexit explotó la xenofobia, el miedo y odio a lo extranjero, con eso de que quitaban los trabajos a los británicos. Y no es verdad. Todo lo contrario. La economía se ha servido de los extranjeros para seguir subiendo. De hecho, Reino Unido ha recibido más de los extranjeros de lo que les ha dado. Hay incidentes, pero son pocos. La situación no es como en Francia donde Marine Le Pen ha llegado muy muy lejos. Esto no ha pasado nunca en Reino Unido, una sociedad multicultural, respetuosa y basada en una sólida democracia.

Hamás ha cambiado recientemente su hoja de ruta y ha tomado distancia con respecto a los Hermanos Musulmanes. En Egipto se ve como un intento de construir lazos con el Gobierno de Sisi.

Hamás necesita un acercamiento a Egipto porque es la única vía de entrada de ayuda en Gaza: medicamentos, comercio, salir para estudiar… Hamás no tenía otra elección. Una decisión realista para acercarse a Egipto, que no es un buen régimen, no es democrático, pero los palestinos no tienen opción por el cerco de Israel. Hamás no debería estar envuelto en el conflicto egipcio y con esto trata de alejarse aún más de los islamistas y de esos grupos extremistas violentos que usan el islam y de los que algunos han jurado lealtad a Daesh. La gente en Gaza está desesperada; sufre malnutrición… Para seguir gobernando Gaza, Hamás necesita tener una relación normal con Egipto.

¿Ha apoyado Hamás a los grupos yihadistas del Sinaí? ¿Esa situación crítica en Gaza que usted describe puede hacer que la población abrace el radicalismo de Daesh?

«Los que apoyan a Hamás no lo hacen por extremismo islámico, sino por su nacionalismo»

No, no creo que haya apoyado a esos grupos. Tradicionalmente ha estado cerca de los Hermanos Musulmanes cuando ha estado en el poder. Tienen vínculos históricos. Creo que Hamas está siendo pragmático. Por otro lado, el apoyo a Daesh en Gaza es muy muy muy pequeño. No hay pruebas de lo contrario. Los que apoyan a Hamás no lo hacen por extremismo islámico, sino por su nacionalismo. El islam es moderado en Palestina, es una de las razones por las que Hamás no sigue un islam extremista, es conservador sí, pero no extremista y violento como Daesh, pese a la propaganda israelí. El islam palestino es moderado en su mayoría y Hamás lo sabe. Daesh no puede desarrollarse allí simplemente porque el wahabismo no está instalado en Palestina.

¿Ve usted en la Autoridad Palestina un organismo corrupto y cómplice de la represión a los palestinos en Cisjordania, que usted denuncia?

Creo que la Autoridad Palestina (AP) está entre las dos cosas. Por un lado ha confiado muchísimo en la ayuda extranjera, europea y americana, por otro ha cometido fallos estratégicos por aceptar autonomía y no independencia. Ese es el gran error de la OLP, no exigir la solución de Dos Estados sino la autonomía, y este error le persigue. Los israelíes han hecho lo que han querido en Cisjordania. La AP no ha querido ser cómplice, pero su debilidad le ha llevado a no poder hacer nada sin el permiso israelí. No culpo a la AP ahora, pero en Oslo no negociar la solución de Dos Estados, subordinándose como una pequeña autonomía, supuso un grave error. Palestina no es un país libre, es un país ocupado. Las ciudades operan como una municipalidad. Es una situación muy triste.

 

¿Te ha gustado esta entrevista?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3

 
 

Etiquetas

Artículos relacionados

Acerca del autor

Javier Calero

@fj_calero

Periodista (Badajoz, 1990). Vive en Madrid.

Es redactor de información internacional y última...

Nur Masalha
 
 

1 comentario

  1. Ricardo Georges Ibrahim dice:

    “En la tierra de Palestina vivían árabes, en un 90%, y judíos que, por cierto, hablaban la misma lengua, en un 10 por ciento”. Qué pena que siendo historiador recurra a los clichés politicos del rancio nacionalismo arabe. Los arabes autenticos beduinos) son un porcentaje bajo de la población. Los palestinos, sin distinción de religión, son mestizos de muchos pueblos, casi todos semitas, mayormente cananeos y arameos, griegos y árabes, pero también circasianos, armenios, asirio/siriacos, y hasta nubios. Separa a los judios de habla árabe de la caegoria “arabe”, pero no a los cristianos, siendo que estos son o bien de origen griego/arameo, armenio o siriaco, y muchos hoy día (la mayoria son greco Ortodoxos) se consideran arameos.

 
 

Deja un comentario