«Los egipcios se sienten herederos de su pasado faraónico»

Myriam Seco

 

¿Tiene un sueño concreto de encontrar algo, una fijación en un personaje?

No. No tengo fijación, pero siempre tenemos esa ilusión de encontrar alguna pieza clave que dé información del pasado. En el caso de nuestro templo, encontrar un papiro, alguna pieza significativa en las tumbas de debajo del templo, alguna cámara intacta… Más allá de lo espectacular que pueda ser el hallazgo, buscamos información. Esa es la clave, siempre con muchísima ilusión. Los objetivos a veces se truncan porque surge una nueva información con la que no contabas, pero eso es lo que hace mágica la arqueología.

¿Hasta qué punto es necesaria la ilusión de encontrar algo grande, y en qué grado puede perjudicar la labor de excavación fijándose en los detalles humildes?

«No solo tratamos de sacar toda la información posible, sino mostrar al público estos descubrimientos»

Al tener un templo, nosotros no solo podemos sacar toda la información posible, sino que tenemos un gran reto, que es mostrar al público estos descubrimientos. Ahí empieza la musealización del yacimiento, que es también muy interesante. Sabes que en un futuro, los viajeros que pasen por Egipto van a saber más de la historia de Tutmosis y van a poder visitar ese templo que antes no existía, porque estaba cubierto de arena.

¿Conocemos mejor la vida en la Antigüedad por los tesoros de los reyes, o por los basureros de los pobres?

Se encuentra información en todos lados, y hay que estar atentos a cualquier información.

Usted se especializó también en arqueología submarina, tanto en Líbano como en Egipto. ¿Todo un mundo por descubrir? ¿Qué sabemos del nivel de navegación de los antiguos egipcios, fenicios, etcétera?

«En Líbano excavábamos un pecio fenicio con un cargamento de estatuas de terracota a 34 metros bajo agua»

La arqueología submarina es el mismo principio, pero en otro medio. Tienes que adaptarte al mar. Para mí, esos años fueron también muy interesantes, pero lo que te mueve en el fondo es la misma curiosidad. Las excavaciones subacuáticas varían mucho según el sitio donde estás. Por ejemplo, estuve trabajando en el puerto de Alejandría, donde excavas en 4 o 5 metros de profundidad, y ahí puedes estar sumergida bastante tiempo. Pero en el Líbano, cuando excavábamos un pecio fenicio con un cargamento de estatuas de terracota a 34 metros, estás condicionada, porque puedes estar poco tiempo en fondo, tienes que tener otra mezcla de aire también… Pero ya digo, el objetivo es siempre el mismo, buscar información del pasado, documentar todo lo que sale y saber más.

¿Cree que, por su nivel técnico de navegación, los egipcios pudieron ser capaces de cruzar el Atlántico con barcos de papiro, como intentó demostrar Thor Heyerdahl en 1970?

Para nada. Nunca lo creí.

También se dice que los fenicios llegaban a Irlanda para comprar estaño, ¿plausible teniendo en cuenta sus barcos?

Sabemos que los fenicios eran grandes navegantes y se recorrían el Mediterráneo de un extremo a otro, tenemos yacimientos importantísimos tanto en el Mediterráneo occidental como en el oriental. Eran verdaderos navegantes y comerciantes, pero más allá…

Cuando se da un paseo por un pueblo egipcio o libanés… ¿le parece a veces que es la misma gente con los mismos oficios que en la antigüedad? ¿Observar la sociedad campesina o artesana aún existente en estos países, ¿puede ayudar a interpretar los hallazgos arqueológicos?

No se puede comparar el Líbano y Egipto, son países completamente distintos, sin nada que ver uno con otro. Si me paseo ahora por los pueblos del Egipto Medio, la zona rural, en muchos aspectos sí son similares a como serían en la antigüedad, viviendo de la agricultura, básicamente del río, que es lo que le da vida al país. Depende de la zona. El Líbano actual es otra historia, no tiene nada que ver.

Página anterior 1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Myriam Seco
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario