Y sin embargo, fluye

 
Expositor de Qatar Petroleum en el World Petroleum Congress en Estambul (Jul 2017) | © Ilya U. Topper / M'Sur

Expositor de Qatar Petroleum en el World Petroleum Congress en Estambul (Jul 2017) | © Ilya U. Topper / M’Sur

Estambul | Julio 2015

No, el gas de Qatar no ha dejado de fluir al mundo, pese al bloqueo económico impuesto por Arabia Saudí en junio pasado. El choque diplomático fue rotundo: Riad acusaba a Doha de “apoyar a terroristas”, rompió todas las relaciones, cerró las fronteras e impuso un embargo. Le siguieron los vecinos más cercanos: Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto. Sin embargo, los mercados energéticos no se inmutaron. Ningún terremoto sacudió las bolsas de hidrocarburos. Qatar incluso ha sabido revertir la amenaza y sacar pecho de la situación para seguir fortaleciéndose.

“No habrá crisis para Qatar. Somos el mayor productor de energía del mundo, y también un productor medio de petróleo. ¿Cómo nos podría afectar? Suplimos energía a Abu Dabi a través de Bahréin y no lo han cortado”, defiende Abdullah Bin Hamad Al-Attiyah, exviceprimer ministro y exministro de Energía e Industria de Qatar, en una entrevista en el Congreso Mundial del Petróleo, celebrado en Estambul en la segunda semana de julio.

Emiratos ha roto relaciones con Qatar pero sigue comprándole gran parte del gas que consume

El Congreso, una de las mayores citas del sector, que se convoca cada tres años, albergó cara a cara a los grandes enemigos: en el espacio reservado a las empresas, el expositor de Aramco, la petrolera estatal saudí y el de Qatar estaban apenas separados por un pasillo de cinco pasos. Los delegados encorbatados en ambos lados mantenían un elegante silencio respecto al vecino. Business as usual.

Tampoco está lejos el stand de las empresas emiratíes. De acuerdo con el BP Statistical Review de 2016, Emiratos Árabes Unidos importa 17.700 millones de metros cúbicos de gas natural de Qatar, equivalente a más de una cuarta parte del consumo de gas de esta federación del Golfo Pérsico. Roudi Baroudi, director ejecutivo de la consultora Energy & Environment Holding (EEH), considera que “Si Emiratos interfiriese en los envíos de gas, se pegarían un tiro en su propio pie”. En consecuencia, afirma Baroudi, “ningún bando tiene interés en cambiar el statu quo”.

Al-Attiyah, lejos de ceder a las presiones de los grandes vecinos, presume de la dependencia  de sus vecinos del Golfo en recursos naturales. “Los cuatro países [Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos y Egipto] acusan Qatar de financiar el terrorismo. Pero Abu Dabi compra por contrato un inmenso volumen de energía a Qatar; recibimos millones de dólares de ellos. Si somos terroristas, por qué Abu Dabi sigue comprando y utilizando el gas de un país terrorista?”

Conflicto mediático

Durante el Congreso Mundial del Petróleo, los distintos expertos y profesionales congregados en el evento han coincidido en que la tensión en torno a la crisis del Golfo se debe ver en términos más mediáticos que reales. El responsable de relaciones públicas de la compañía Kuwait Petroleum Corporation considera que “el potencial de Qatar como exportador de energía va más allá de los países del Golfo”, y por lo tanto Qatar no se verá muy repercutido tras la crisis, dice.

 “Hemos visto que los precios, tanto de crudo como de gas, no se han visto afectados”

“Qatar es uno de los mayores exportadores de energía del mundo. No prevemos que esto vaya a cambiar”, señaló el director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Fatih Birol. Por su parte, el consejero delegado de CEPSA, Pedro Miró, destaca la estabilidad del mercado energético. “Lo que hemos visto es que los precios, tanto de crudo como de gas, no se han visto afectados”. El mercado sabe lo que hace.

Aun así, si la situación de bloqueo se extiende a largo plazo, nadie puede asegurar que el desértico emirato no se vea perjudicado. Tiene que importar todo lo que consume, y de momento sobrevive gracias a un despliegue logístico de Turquía, que ya en los primeros días de la crisis despachó varios aviones de carga y luego un gran número de camiones con todo tipo de productos hacia el Golfo.

“Qatar tiene capacidad para mitigar y contener los riesgos económicos. Los costes de las operaciones y los negocios en Qatar podrían volverse cada vez más difíciles y caros mientras el aislamiento se mantenga”, explicó Dima Jardaneh, representante de compañía Standard Chartered, en la cadena CNN. Además, sin una resolución rápida de la crisis, el turismo en Qatar se verá perjudicado, así como la actividad de Qatar Airways, entre otras compañías.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Núria Vilà

@nurivila1

Periodista (Pla de l'Estany, Girona, 1992). Actualmente trabaja como freelance en Ammán, después...

Y sin embargo, fluye
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario