«Los judíos no veían sus países como una patria sino como un hotel»

A. B. Yehoshua

 

Esto no parece una buena base para resolver un conflicto.

Al contrario. Es para empujarnos hacia más ocupación. Y Trump… no sé, no he seguido toda su campaña, pero había un momento en que dijo que no quería que los musulmanes entren al país. Es una derecha religiosa protestante evangelista la que vuelve. Solo el catolicismo está ahora mismo un poco más suave.

En estos momentos… Pero volvamos a Israel: pese a que la fundasen ateos, el concepto sí se basaba en la Biblia.

«Nos crearon como un pueblo sin territorio: solo nos lo prometieron, nos lo dará Dios si le obedecemos»

El vínculo entre nacionalidad y religión se creó desde el principio, en la fundación del pueblo israelí. Sí, era un pueblo, y en el Monte Sinaí, Moises le dio a este pueblo la ley. La Torá, lo que fuera. Era un material fuera de su territorio. Por eso no somos un pueblo normal. El pueblo judío es único en el sentido de que nació fuera de su territorio. No tenía territorio. Un territorio es el mejor elemento para cualquier nación. A nosotros nos crearon como un pueblo sin territorio: solo nos lo prometieron. El territorio nos lo dará Dios si le obedecemos. Así que el territorio depende de si tenemos una buena relación. Y si no nos portamos bien, nos echará del territorio, iremos a la diáspora, y si luego somos suficientemente buenos, Dios nos traerá de vuelta. El territorio es un elemento débil en el concepto del pueblo judío.

Pero si alguien no cree en Dios ¿cómo puede afirmar que el territorio lo prometió Dios?

Porque no es una cuestión de Dios. Es el territorio histórico de Israel. Hemos vivido allí al menos dos mil años, es un territorio antiguo, un componente en nuestra identidad nacional, creas en Dios o no creas en Él. De todas formas, todo el mundo en esos tiempos creía en Dios. Pero no regresamos a este territorio por motivo de Dios: hemos regresado como normalización de nuestra situación. Porque en la diáspora nos asestaban golpes todo el rato. El sionismo llegó para decir que tenemos que normalizar nuestra situación como otros pueblos del mundo, y en primer lugar tener un territorio. El territorio es condición para nuestra existencia.

Al acudir a esta región, los judíos abandonaron otros países, como Marruecos, donde también había judíos desde hace dos mil años.

Abandonaron sus países porque no los consideraban sus patrias, sino como un hotel. Decían todo el tiempo, cada pesaj: El año que viene en Jerusalén. Y se mudaban de un territorio a otro. Le daré solo dos cifras: A finales del I milenio, un 90 por ciento de los judíos vivían en el mundo islámico. Y en vísperas del holocausto, un 93 por ciento de los judíos vivían en países cristianos. Los judíos se movían todo el rato. Porque no veían el mundo como una patria sino como un hotel, y se mudaban de un hotel a otro. Claro, a los no judíos no les gustaba eso de que los judíos viniesen y tomaban su hogar por un hotel. Eso qué es ¿una patria?

Se puede decir que “los judíos” se movían? Los asquenazíes del ‘shtetl’ (gueto) polaco no son la misma gente que los judíos bereberes de Marruecos.

«Es la secularización de los judíos la que impulsa la literatura»

Claro que hay diferencias culturales. Toda comunidad tiene su cultura. Pero hay elementos básicos: la religión, el conocimiento de la lengua, la esperanza de volver a la patria… y se identificaban como judíos, fuera el contenido de este judaísmo el que fuera. Un judío de Marruecos y un judío de Polonia podían juntarse muy bien, aunque vinieran de un contexto diferente. Como los judíos vivían en guetos, se educaban con la Biblia, y un montón de componentes de su identidad eran similares.

La mayoría de los grandes nombres del a Literatura israelí, salvo usted, son asquenazíes: Amos Oz, David Grossman

Yo no soy asquenazí sino sefardí. Y hay más gente. En una comunidad religiosa, la literatura en general estaba subdesarrollada. Es la secularización de los judíos la que impulsa la literatura.

Acaba de reeditarse en España su libro El señor Mani. Es una historia familiar de sefardíes de Grecia. ¿Es poco habitual observar el pasado judío desde este ángulo?

Sí, lo es. Incluso en el señor Mani hay diferentes señores Mani, cada vez que se lee hay uno distinto. Pero es una mirada del judío mediterráneo, incluso de un judío que vive en Israel, no de la diáspora, uno que miraba a los árabes con otros ojos que el asquenazí.

¿En qué se nota esa diferencia?

Para los asquenazíes antes del holocausto no había problema, cuando se realiza la Declaración de Balfour [1917] había 550.000 palestinos en Israel, frente a 50.000 judíos. Había once veces más que nosotros. Por entonces decíamos que somos un pueblo de 18 millones, si vienen tres millones o cuatro, podemos tomar todo el país y darles [a los palestinos] la ciudadanía sin problemas, seremos una mayoría natural. Pero en primer lugar, los judíos no vinieron, luego estaba el holocausto, luego el cierre del mandato británico, que no permitía la entrada de judíos, así que nos quedábamos atrapados con los palestinos hasta hoy, más o menos en números similares, aunque seamos más. Esta es la cuestión.

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

A. B. Yehoshua
 
 

1 comentario

  1. Albacora dice:

    ¿ Creera de verdad este hombre lo que dice ? ¿ Con la enorme cantidad de informacion que existe, pese a la censura , se puede honestamente mantener ese discurso ? El problema básico es, sea desde lo secular o lo religioso, seguir creyendo en la excepcionalidad sobre los demas, los “goyim”. Sea por la interesada geopolitica britanica, sea por su siempre ambigua posicion existencial, el Sionismo mas parece una herramienta al servicio de los que controlan ( o lo intentan) el devenir de la humanidad. Quizá ese sea el fundamento de su concepto de excepcionalidad, de “pueblo elegido”. Lo demas es propaganda. Sabemos que el bolchevismo fue un invento judio, y no parecia mala idea en un principio, salvo que no era mas que una herramienta para ejercer el control….. Judios y Goys son por igual servidores y posesion de una elite superior, a los que no importan mas que como fuerza de trtansformacion…. El humanismo, otro invento judio liberador está siendo manipulado y transformado por esa voluntad perversa que considera a la humanidad una propiedad pecuniaria…..

 
 

Deja un comentario