«La lengua catalana está por encima del uso político»

Pere Gimferrer

 

Pere Gimferrer (Sevilla, Marzo 2018) | © Alejandro Luque / M’Sur

Sevilla | Marzo 2018

 

A Pere Gimferrer (Barcelona, 1945) le asisten por igual la curiosidad y la erudición. La primera le lleva a preguntar, antes de una entrevista, un sinfín de detalles sobre el medio donde aparecerá, si es digital o en papel, qué libro lleva el periodista bajo el brazo. La erudición la dispara a tal velocidad que a veces la propia grabadora no logra atrapar todo su mensaje. Académico de la Lengua, nombre destacado de la generación de los novísimos, divulgador incansable de la cultura y editor al que debemos algunos de los mejores títulos publicados en las últimas décadas, el autor visitó Sevilla para participar en la Feria del Libro de Tomares. Allí, lejos de los ruidos, crecientes esos días, del procés catalán, accedió a hablar con MSur. Días más tarde – el 10 de abril – presentaría en Madrid su nuevo poemario, Las llamas, editado por la Fundación Lara.

¿Cómo vive un humanista como usted todo lo que ha venido ocurriendo en Cataluña?

Como todos los sucesos de la Historia: ha ocurrido ya otras veces. Y ha tenido siempre un recorrido no previsible, aunque a largo plazo puede ser previsible en algunos sentidos. Dígase lo que se diga, por muchos que sean los que actúan, son minoría dentro de la población. Esto tiene muchos precedentes, y los más importantes no son del siglo XX, como se suele decir; son de la segunda mitad del XVII, desde 1640 hasta la Paz de los Pirineos. En estos momentos sí hay una Cataluña independiente, aunque no republicana. Es difícil saber, con la Historia en la mano, el rumbo concreto que tomará todo esto.

La lengua catalana, ¿va a sufrir con todo este proceso? ¿Está siendo manipulada?

«La represión del catalán fue real y muy dura durante cuatro años, del 39 al 43»

La lengua catalana, como cualquier lengua, puede ser usada políticamente, pero está por encima del uso político. Cualquier ejemplo que tomemos de represión de una lengua demuestra que la lengua está siempre por encima de eso. Existe alguna lengua que se ha extinguido coincidiendo con la independencia del país… Se puede decir eso casi de Irlanda, pero solo casi.

Recuerdo haber entrevistado a Josep Maria Castellet y que me hablara amargamente de la prohibición del catalán. Pero durante el franquismo se publicaron libros en esa lengua, incluso la editorial de Castellet, Edicions 62, estaba especializada en dichos libros desde el año que indicaba su propio nombre, ¿no? ¿Hubo mito o fue real?

«Siendo muy españoles leían poesía en catalán y en gallego: Menéndez Pelayo y Juan Ramón Jiménez»

La represión del catalán fue real y muy dura en un periodo histórico concreto, durante cuatro años, del 39 al 43. Había una prohibición de emplear el catalán, tanto en los libros como en el uso público, lo cual no quiere decir que no se publicaran: pero eran o bien clandestinos, o bien tenían permiso de la autoridad eclesiástica, en el caso del catecismo y las obras piadosas. El primer libro en catalán autorizado fue, en el año 43, la Obra completa de Verdaguer. Lo autorizó Antonio Tovar, con una intención filológica. Pero ese periodo de cuatro años ha dejado huella en la forma de relacionarse un idioma con el otro. Pero no es una huella irreversible, existe y está ahí.

¿Usted se explica que haya buenos lectores de poesía que sean incapaces de reconocer como suyos a poetas catalanes, vascos o gallegos? ¿A qué esa urticaria?

Bastaría pensar en dos personas a las que nadie va a discutir, y que siendo muy españoles leían poesía en catalán y en gallego: Menéndez Pelayo y Juan Ramón Jiménez. Pongo estos dos ejemplos, podría poner muchos más, naturalmente.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Pere Gimferrer
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario