Una salvación y una condena

 

La mitad de los israelís quieren acabar con la ocupación, pero les preocupa más la economía. “La parte del país de izquierdas, a la que llamo Tel-Aviv, no siente ninguna urgencia por solucionar el tema, al revés que en los 80 y 90. Vivimos bien, nada nos amenaza –lo de Irán es un bluff-, la situación de seguridad es buena, hay prosperidad económica y no estamos aislados ¿Por qué el señor o la señora Tel-Aviv tendrían que manifestarse?”, pregunta Michel Warschawski, escritor y activista, fundador del Alternative Information Center (AIC) y que encabezó la Liga Comunista Revolucionaria (antes Matzpen-Jerusalén).

Del proceso de paz entre israelís y palestinos, iniciado en la Conferencia de Madrid, en 1991, tras el estallido de la primera intifada palestina, en 1987, quedan las cenizas. En Cisjordania y Jerusalén este, sigue aumentando el número de colonos (600.000 en total).

“Los palestinos lo han probado todo: la lucha militar, la diplomacia, el movimiento popular”

La empresa colonial se inició después de la Guerra de los Seis Días, en 1967. Tanto los gobiernos laboristas como los del partido de derechas Likud la han impulsado. Lo hizo también Isaac Rabin, el primer ministro que firmó los Acuerdos de Oslo en 1993 con el líder palestino Yaser Arafat. El asesinato de Rabin por un judío de ultraderecha en 1994 fue para muchos un punto de inflexión que frustró las expectativas de una paz final con los palestinos.

Las negociaciones del 2000 en Camp David, auspiciadas por Bill Clinton, acabaron sin acuerdo y el entonces jefe del Gobierno israelí, Ehud Barak, responsabilizó a Arafat. “Si los palestinos decidieran hacer la paz, la tendríamos mañana. El presidente palestino, Mahmud Abbás, no quiere reconocer a Israel como Estado judío, ese es el problema”, argumenta Karsh.

Warschawski, en cambio, considera que los palestinos “lo han probado todo: la lucha militar, la diplomacia, el movimiento popular. Y la solución, que parece más lejos, tendrá que imponerse desde fuera”. El director del Centro para el Avance de Iniciativas de Paz, Meir Margalit, indica que las intifadas, sobre todo la del 2000, que causó decenas de muertos civiles israelíes en ataques, contribuyeron a la derechización de la sociedad israelí, pero fueron “una reacción a la opresión de Israel”.

“De ser un Estado con un Ejército pasamos a ser un Ejército con un Estado colgando”

El país, cuyas fronteras no son fijas aún, ocupa los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén este y los Altos del Golán sirios, y mantiene un bloqueo sobre Gaza. En siete décadas, no ha logrado firmar la paz con los palestinos, Siria y el Líbano, pero sí con Egipto y Jordania, y se ha acercado a Arabia Saudí y a otros países árabes porque “la amenaza iraní los ha unido”, señala el analista Ephraim Inbar.

Para Margalit, Israel ha experimentado una derechización. El Gobierno actual, encabezado por Netanyahu, es el más derechista de la historia del país. Este cambio, según la abogada Lea Tsemel, ha llevado “a la discriminación y el racismo. El Gobierno impulsa ahora una ley para controlar al Supremo y poder hacer y deshacer cómodamente”.

“En los años 50 y 60 aún éramos un país humanista, pero hemos perdido la brújula ética y moral, y de ser un Estado con un Ejército pasamos a ser un Ejército con un Estado colgando”, señala Margalit. “Somos un país militarista, extremadamente nacionalista y casi fascista, incapaz de sentarse a negociar la paz”.

·

 

¿Te ha interesado este reportaje?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3 4

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ana Alba

@analba

Periodista (Barcelona, 1971). Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma...

Una salvación y una condena
 
 

2 comentarios

  1. Alfred dice:

    Israel no tiene vergüenza. Trata de lavar su imagen participando en competiciones europeas (Eurovisión, Eurobasket…)pero no es más que un estado fascista que viola los derechos humanos del pueblo palestino.

  2. Juan Cruz dice:

    Israel es la única Democrecia de Medio Oriente, donde hasta los Árabes nacidos en Israel tienen representsntes. Loa llamados Palestinos fueron asesinados y expulsados de los paises donde fueron ,Jordania, El Libano.
    Jerusalem era parte de Israel y parte de Jordania, un país donde loa Árabes que vivian en Palestina pudieron crear un Estado y nunca lo hicieron Regalo del colonialsmo Inglés

 
 

Deja un comentario