Bulería por soleá

Dani de Morón

Publicado por

M'Sur

@MSur_es

Es la identidad colectiva de los autores de la revista M'Sur. Aparece normalmente en las colaboraciones de artistas, escritores o músicos que, por ser esporádicos, no disponen de usuario propio en la revista.

Publicado el 18 May 2018

Twitter M'Sur

Publicidad

Los buenos discos se graban por la mañana

Dani de Morón (Sevilla, 2017) | © Manutrillo

Si usted los recita de corrido, le sale a bote pronto la selección nacional del cante flamenco de hoy. Pruebe a hacerlo: El Pele, Jesús Méndez, Antonio Reyes, Esperanza Fernández, Estrella Morente, Duquende, Miguel Poveda, Arcángel, Marina Heredia, Pitingo, Rocío Márquez… Y sin embargo, no son sino los créditos del cante de 21 (Universal), el nuevo disco de Dani de Morón, quizá el guitarrista más en forma del momento actual, siempre con permiso del gigante llamado Vicente Amigo.

Después de mostrar sus credenciales en solitario con dos álbumes soberbios, Cambio de sentido y El sonido de mi libertad, el moronense salta su propio listón con un nuevo reto que ve la luz hoy mismo. «Era una idea que tenía desde hacía mucho tiempo, cuando pensé que me hubiera gustado que los grandes guitarristas que siempre he admirado, como Paco o Vicente, grabaran un disco con sus cantaores favoritos», recuerda.

Sea como fuere, este proyecto respondía, según afirma el músico, «a una necesidad personal mía. Me gusta la idea de tocar para cantar, y no solo colaborar con un cantaor. Siempre se habla de la antología de Perico el del Lunar, que es la referencia inmediata, pero esto es otra cosa».

En el rotundo resultado final de 21 tiene no poco peso la figura de Arcángel, que se ha ocupado de la producción en la parte cantaora. «La idea era que todo fueran cantes clásicos, para que tuvieran interés en relación con lo que hace la guitarra, que es la que crea la forma alrededor de la voz», dice el guitarrista. De hecho, el proyecto podría ser hasta anticomercial en cierto sentido, puesto que «no hay ni un estribillo, ni coros. Si ves los nombres que hay, puedes pensar que están reunidos para ganar dinero, pero es un diálogo para buscar la belleza. En flamenco se habla mucho de diálogo, pero se ven más bien peleas», apunta Dani de Morón. «Por otro lado, sí pensé que al fichar por Universal y poder trabajar en un mercado grande, tenía que hacer un proyecto único. Me interesa que la gente lo compre y diga ‘qué bonito’, incluso sin darse cuenta de que se está dando una pechá de escuchar cante clásico».

Letras de Francisco Díaz Velázquez, Isidro Sanlúcar, Joaquín González Estrada, Arcángel y otras populares componen la base lírica, a la que se suma la colaboración de Agustín Diassera y Paquito González a la percusión, así como las palmas de Los Mellis, Carlos Grilo, Diego Montoya y El Bo.

Por otro lado, el disco está lleno de curiosidades. La granaína que Dani hace solo está grabada en 432 («se decía que los discos de los Beatles se grababan así, la guitarra vibra de un modo diferente»), hay guiños a múltiples zonas cantaoras, desde cantes de la huerta a Almonaster la Real o Marchena. Y el título 21 alude a múltiples guiños, desde el número de dorsal que llevaba su ídolo de la infancia, Perico Delgado, a los años que llevaba tocando cuando arrancó el proyecto, el día que empezó a grabarlo, el día de diciembre que nació Paco de Lucía, el peso del alma según algunos…

Gran refutador de tópicos flamencos, el de Morón asevera que «todos los discos buenos se graban por la mañana… recién levantado, no de empalme», puntualiza. «Es triste que se siga pensando que la flamencura está en el alcohol que se ha bebido o la hora a la que se han acostado los artistas. ¿Por qué un músico clásico graba de ocho a dos, y un flamenco solo puede inspirarse de madrugada? Todos los cantaores de este disco han elegido grabar a mediodía. Y debo decir que todos estuvieron a un nivel fuera de lo normal, tanto en el oído como en la dedicación: estuvieron cinco o seis horas metidos en el estudio, sin salir ni para fumarse un cigarrillo».

¿Y Morón, cuanto está presente en 21? «Más que nunca», asegura el artista. «A cada momento hay un pildorazo. Me encanta un momento en que se oye a Carlos Grilo decir ‘ya estamos en rotonda’. Cada vez estoy más en eso, no tanto que suene a la tierra, como que aparezcan cosas. Es lo más noble que creo se puede hacer, con todo el respeto a los maestros, siempre», apostilla.

[Alejandro Luque]

 

Antonio Reyes: Bulería por soleá
[mejsaudio src=”http://msur.es/wp-content/uploads/2018/05/moron-buleriasolea.wav”]

·

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *