«Lo peor es el patriarcado interior, invisible»

Najat El Hachmi

 

¿Hay también inmigrantes que empiezan a utilizar el velo para que partidos o movimientos catalanes los acepten como “representantes del colectivo marroquí” o “islámico”?

Hay una instrumentalización, y el pañuelo se ha convertido en una bandera política. Para mi madre era su forma de vestirse, ahora es una bandera. Hay chicas que si les quitas el pañuelo, difícilmente las vas a distinguir de otras que no pertenezcan a ese colectivo. Es un modo de diferenciarse. Pero me pregunto si se han planteado en términos feministas lo que eso supone. Yo reflexiono sobre eso porque cuando la realidad cambia, el pensamiento se va… lo único que sé es que mi hija, tal y como percibe su propio cuerpo, es muy distinto de como lo hacía mi madre, y como he crecido yo por culpa de todas esas normas que situaban tantas cosas en mi cuerpo.

¿A qué se debe el fenómeno de que haya representantes de la comunidad inmigrante musulmana, o de la segunda generación de origen inmigrante, que se adhieren a las tesis independentistas catalanas?

«No existe tal comunidad musulmana, pero los políticos siempre buscan representantes»

Si defendemos nuestra situación en Cataluña como ciudadanos, tenemos que tener el derecho a alinearnos ideológicamente con cualquier corriente o propuesta que nos parezca bien. No veo bien que se dé por hecho que por ser de Marruecos tengas que estar a favor o en contra de la independencia. Eso no es muestra de estar más o menos integrados. Si nos reivindicamos como ciudadanos, cada cual debe pensar por sí mismo.

Lo preguntaba porque me resulta llamativo el aparente cierre de filas de la comunidad musulmana con el independentismo…

¿Sabes qué pasa? Que no existe tal comunidad musulmana, así que quien salga como portavoz o representante de tal comunidad, se atribuirá un papel que no le corresponde. Es un problema de la clase política, que siempre ha buscado unos representantes. Te hablo de Vic, hay dos oratorios, porque hay personas procedentes del Rif y de otras zonas, y cada pequeño colectivo se articula sobre el origen del pueblecito del que vienen o la lengua que hablan. La clase política siempre ha necesitado construir una comunidad, pero yo no quiero formar parte de nada de eso. Quiero ser ciudadana y votar a mis gobernantes, no a ningún representante de la comunidad musulmana. Aunque haya personas interesadas en atribuirse ese papel. Ahora, además, se va hacia articular más en función de la religión, más que del origen. Se va a convertir en otro coto. Imagínate los chicos y chicas más jóvenes, ya hay quien les propone formar parte de esa “comunidad”.

Usted es rifeña, su idioma materno era el tamazigh. ¿Ha intentado escribir en esta lengua?

Nunca probé, es una lengua que se está empezando a escribir ahora, no tienes un corpus literario. Celebro que haya gente poniendo por escrito esa literatura, pero sería un proceso muy complicado para mí. El tema amazigh está sobre todo en lo que escribo, con personajes que están en ese contexto. Ahí aparece todo ese mundo que forma parte de mí, pero no sale en el día a día. Es una de mis raíces literarias, pero veo discutible escribir en ese alfabeto [el tifinagh, cooficial en Marruecos], cuando la gente ya tiene dos alfabetos que la gente conoce. El uso que se hacía de él, además, era muy restringido, para juegos, para contarse cosas los tuaregs, pero nada más.

·

 

¿Te ha gustado esta entrevista?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3 4

 
 

Etiquetas

, , , , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Najat El Hachmi
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario