Mayo se acabó

 

Pero Mayo 68 se cerró con una manifestación masiva en apoyo a De Gaulle, mostrando que la calle parisina no era solo de la izquierda. También se acabó la huelga general. De Gaulle convocó elecciones, en las que obtuvo el mayor éxito electoral de su vida política. Después de ese hito le pasó lo mismo que a su inspirador Clémenceau, apartado de la presidencia por la aplastante mayoría de diputados elegidos bajo su nombre en 1918: De Gaulle tuvo que dimitir en 1969 y Pompidou, apartado en 1968, se hizo con la presidencia de la República.

Los dirigentes socialistas que se subieron al carro del movimiento estudiantil pagaron carísimo la maniobra

En las elecciones generales de junio, con el triunfo de la derecha – que mostraba la verdadera orientación del país – se observó la consolidación del partido comunista como líder de la izquierda, mientras los dirigentes socialistas que se subieron al carro del movimiento estudiantil pagaron carísimo tal maniobra con la perdida de millones de votos. En 1969, el candidato presidencial socialista cosechó el peor resultado histórico de un socialista… hasta el desastre experimentado por Benoît Hamon en 2017. El candidato comunista obtuvo mas de 20%, un resultado nunca más alcanzado… hasta Mélenchon, que consiguió recuperar el espacio electoral comunista en 2017.

Cincuenta años después de 1968, el movimiento obrero ha desaparecido. El PCF es hoy un partido marginal y la CGT no tiene ni mucho menos la influencia de entonces. No es que haya desaparecido la clase obrera: hay millones de obreros menos, eso sí, pero siguen siendo una componente mayor de la población. Pero la clase obrera ha desaparecido como actor y sujeto político. El presidente Macron puede decir que “no son nada” (inaugurando una estación de cercanías, dijo que “en una estación se cruzan personas que tienen éxito y personas que no son nada”).

En 2018, 50 años después de 68, la extrema izquierda estudiantil parece haber reencontrado una dinámica. Pero si se mira atentamente el “movimiento estudiantil”, se puede ver que es extremadamente minoritario, e incapaz de sacar millares de estudiantes en la calle como los que solían verse en épocas anteriores: 68, 79, 86, 2006… Algunas universidades están bloqueadas, es decir que un numero suficiente de activistas impide – por la intimidación incluso – que se puedan organizar clases, consiguiendo vaciar totalmente esas universidades de estudiantes, que se quedan sin asignaturas por aprobar, y en casa. Algún grupo de activistas llegó a bloquear al centro de exámenes de París/Arcueil, que acoge desde hace cuarenta años a casi todos los estudiantes de la región para algún examen o concurso. Ese saboteo tiene consecuencias graves para decenas de miles de estudiantes, principalmente de origen popular.

68 impuso la reivindicación de la igualdad de las mujeres, la minifalda como revolución visible

Eso aisla a las fuerzas izquierdistas de la mayoría. Pero la izquierda que pretende representar a las clases populares – La France insoumise de Mélenchon y el PCF – corren a mostrar su apoyo a ese movimiento “estudiantil”, cuando en 68 sus antecesores lo denunciaban y lo mantenían aislado. Se han olvidado de la derrota que sufrieron en 68 los socialistas Mitterrand y Rocard, por haber intentado subirse al carro de la extrema izquierda.

Mayo 68 fue un momento performativo para la cultura, así como un momento de auge para la reivindicación feminista y de libertad sexual. Las mujeres francesas podían trabajar y abrir cuenta bancaria sin permiso de su marido desde apenas tres años, y podían acceder a la píldora anticonceptiva desde el año anterior. El derecho al aborto llegaría siete años mas tarde. La criminalización de la violación más tarde aún. La despenalización de la homosexualidad tardó todavía más.

68 impuso la reivindicación de la igualdad de las mujeres, la minifalda como revolución visible celebrando la reivindicación para las mujeres de poder ir por la calle y al trabajo sin esconder sus cuerpos, proclamando el derecho a ir libre sin ser acosada, la libertad sexual…

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Alberto Arricruz

@Alberto03021962

(Paris, 1962) Hijo de emigrantes sevillanos, trabaja en Francia de funcionario en cuestiones...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Mayo se acabó
 
 

1 comentario

  1. Maria Victoria Rodriguez Peña dice:

    ¿En qué libro dice eso Houria Bouteldja? Me interesa para investigarlo, me parece peligrosísimo.

 
 

Deja un comentario