Inicio /

castellano

 

Idioma castellano, astur, fabla, haquitía. DifusiónEl castellano es una lengua románica, derivada del latín. Es el idioma oficial de España, donde es la lengua nativa de la mayor parte de la población; alrededor de 36 millones de personas lo hablan como primera opción. Otros 9 millones en las regiones en las que se utilizan otras lenguas —gallego, catalán o vasco—, lo dominan normalmente con fluidez. A esto se añaden unos 300 millones de hablantes en América.

El castellano es extremamente homogéneo en casi toda la península; las diferencias entre las hablas regionales, desde Cantabria hasta Almería, son sobre todo de entonación y timbre; a ello se añade la pronunciación diferente de algunos consonantes como la s, la d y la z. El vocabulario y la gramática, en cambio, son casi totalmente uniformes, aparte de contados regionalismos. Una excepción son dos hablas locales, el astur y el aragonés o fabla.

El castellano fue definido y estandarizado en 1492 por Antonio de Nebrija; poco más tarde se convirtió en la lengua del imperio español y como tal fue hablado en grandes partes de Europa; ya desde el siglo XIII-XIV fue una importante ‘lingua franca’ en el Mediterráneo, gracias a la expansión del imperio aragonés hasta Grecia.

A inicios del siglo XX, la ocupación de la franja norte de Marruecos y del Sáhara Occidental amplió su influencia; hasta hoy es la lengua extranjera de referencia para parte de la población de la costa marroquí mediterránea, pese al fomento oficial del francés. En el Sáhara Occidental sólo es hablado por las generaciones mayores, pero sí se mantiene vivo entre los refugiados saharauis en Argelia.

Castellano en el mundo: sefardíes, moriscos

Pese a su escasa presencia como idioma de referencia o pasado colonial en el Mediterráneo, donde dominan el inglés y el francés, la posición del castellano como idioma mundial —gracias a su expansión en Iberoamérica— y la importancia económica de España lo está haciendo más atractivo para las jóvenes generaciones de la región.

Además, el castellano es desde el siglo XV la lengua materna de la población judía sefardí, oriunda de España. La variante haquitía (o jaquetía, del árabe hakía, hablar) es el español medieval hablado entre judíos sefardíes en Marruecos, enriquecido con palabras magrebíes y hebreas. Se ha ido asimilando al castellano moderno en el siglo XX, de manera que los sefardíes marroquíes hoy hablan castellano estándar.

Distinto es el caso en el Mediterráneo oriental, donde el castellano sefardí se conoce como ladino, djudezmo o judeoespañol (no relacionado con el ladino rético). Sobrevive entre unas mil personas en Grecia, unos 20.000 en Estambul y varias decenas de miles en Israel, tanto de origen marroquí como de procedencia griega o turca. Se trata del castellano del siglo XV enriquecido con algunas palabras griegas y turcas pero también catalanas e italianas, debido al paso de muchas familias sefardíes por el reino de Nápoles. Pese a estos aportes, y pese a utilizar una ortografía distinta del castellano moderno, la lectura de un periódico estambulí en ladino no supone mayores problemas para un español.

En Israel además habla castellano moderno un importante grupo de población oriunda de Argentina; se trata de judíos en su gran mayoría asquenazíes que llegaron de Europa Central a Sudamérica a partir del siglo XIX y emigraron a Israel en la segunda mitad del siglo XX.

El astur (conocido como asturiano o bable en Asturias, como leonés en León y como mirandés en la zona nororiental de Portugal) es hablado por unos 100.000 personas en la zona central de Asturias y por grupos minoritarios en los pueblos de León, Zamora, Miranda y en el norte de Extremadura. Se clasifica como una rama del romance ibérico, similar al portugués y castellano, pero más cercana a este último. Hoy, sólo la fonética lo caracteriza, mientras su vocabulario y morfología han asimilado las formas del castellano. En Asturias existe cierto volumen de literatura local en esta variante.

El aragonés o fabla se considera a veces representante de una rama romance-pirenáica, distinta a la del castellano o el catalán, pero hoy se distingue del castellano sobre todo por la fonética. La estandarización moderna acentúa al máximo las diferencias ortográficas, pero el fabla también conserva cierto vocabulario distinto y en algunos aspectos se asemeja más al portugués. Es hablado sólo por unas 10.000 personas.

En el sur de la Península, el habla andaluz se diferencia fonéticamente del castellano, pero nunca ha sido estandarizada y normalmente no crea dificultades de comunicación.  Aunque cuenta con un vocabulario más rico y a veces más influenciado por el árabe que el de Castilla, sus aportes se consideran parte del idioma castellano. En algunas zonas, como Cádiz, es costumbre emplear una ortografía propia en piezas de literatura local, canciones de Carnaval y similares, para reflejar la pronunciación real.

 
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario