«No soy el último mohicano»

Sion Assidon

 
Sion Assidon (2010) |   © Hassan Ouazzani / TelQuel

Sion Assidon (2010) | © Hassan Ouazzani / TelQuel

Casablanca | Diciembre 2010

Sion Assidon, judío marroquí, veterano activista de izquierdas, fundador de Transparency Maroc, una organización de lucha contra la corrupción, se enfrenta a un ‘interrogatorio’ sobre su trayectoria y su visión del compromiso político… siguiendo el modelo ‘Interrogatorio’ de la revista semanal marroquí Tel Quel, donde se publicó primero.

Acta policial

Llega canturreando canciones de ópera. Relajado, pero no demasiado: es que al hombre no le gusta el estrellato. A pesar de una vida de lucha, una juventud en las prisiones de Hassan II y un combate inagotable contra la corrupción, el sionismo y las irregularidades, a Assidon siempre le da vergüenza que se le dediquen páginas enteras en la prensa.

Forma parte de esas personas que nunca han abandonado la lucha pero que han actuado siempre de forma discreta. Los militantes de los derechos humanos lo saben: cuando tiene lugar una acción por Palestina, el laicismo, los derechos de las mujeres o de los oprimidos ―aunque sean salafístas―, Assidon nunca está muy lejos.

Inclasificable, el hombre se ha convertido, a pesar suyo, en un icono. Aquel del Marruecos tal como lo queremos: plural, tolerante y digno. Para sus allegados, “al akh Sion” [el hermano Sion] seduce por no aceptar compromisos con la justicia, por su humildad, su integridad, pero también por su humor y su cultura enciclopédica. ¡Uno de los grandes, en fin!

«Algunos los llaman “años de plomo”, yo los llamo “años de gloria”, porque en ese momento había política»

¿Smyet bak? [Nombre del padre, en magrebí]

Max ben Sham’oun.

Smyet mok? [Nombre de la madre]

Flory bent Bittone.

Nimirou d’la carte? [Número del carnet]

No retengo esos números, ni los del carnet, ni el primer número de encarcelamiento, ni el segundo.

¿Esto le trae malos recuerdos?

Algunos llaman a esto “los años de plomo”, yo los llamo “los años de gloria”, porque en ese momento había política.

¿Ya no hay?

Pienso que no… La política, aquella que se abre hacia otro futuro, se eclipsó.

¿Era Hassan II quien inspiraba a la gente?

Había política cuando había grandes combates a escala mundial. De momento, todo es liberalismo,el supuesto fin de la lucha de clases.

Pero usted, el antiguo maoísta, ¿usted es hoy en día un hombre de negocios y jefe?

Jefe en una empresa, es la función que me ha tocado en esta sociedad. Alimenticio, mi querido Watson. Mi aspiración a la justicia es completa. El etiquetado anticorrupción, el estatus de las mujeres, la irregularidad frente a la ley, las irregularidades de manera general, todo me afecta. Yo ejerzo mis funciones de jefe en el equipo, sin hacerme ilusiones, porque hay una injusticia fundamental.

Usted acaba de hablar de economía liberal, ¿Es más fácil hacer negocios con Mohammed VI que con Hassan II?

Todas las economías liberales del mundo están casi tan corrompidas las unas como las otras, cada una con su relación de poder. En Marruecos tuvimos un régimen autocrático durante 50 años, que era un botón de mando para el enriquecimiento. Nos podemos preguntar qué es lo que realmente cambió, desde este punto de vista.

Wikipedia dice que usted es altermundialista, ¿es eso cierto?

No, yo no me considero como tal, aunque encuentre a esa gente muy simpática. Es difícil ponerme una etiqueta.

En ‘Li nakhdoum chaâb’ [‘Trabajemos por el pueblo’] ¿hizo algo por el pueblo? ¿Aportó algo a la gente?

No tuvimos tiempo. Nuestra organización nació en 1972 y fuimos arrestados el mismo año.

«Han abierto espacios de expresión, y ahora se están cerrando»

¿Con qué ojos mira a los antiguos camaradas que hoy en día están en el corazón de la máquina estatal?

Yo les deseo que puedan mirarse todas las mañanas en el espejo diciéndose que no han escogido el mal camino. Por mi parte, a la pregunta: ¿Qué ha cambiado realmente? respondería: poca cosa. Han abierto espacios de expresión, y ahora se están cerrando. El Estado ha intentado hacer un balance del pasado por una reconciliación con algunos grupos, pero: ¿es que la gran masa de gente se ha reconciliado con aquello que sufrió durante años?

Sabemos que Khalid Naciri [ministro de Comunicación del Gobierno marroquí] lee TelQuel; si le escuchara ahora a usted, le tacharía de nihilista…

Eso no me importa. Ya me lo he cruzado, nunca estuvimos en la misma onda, así que eso no me sorprendería especialmente.

1 2Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Zineb El Rhazoui
Periodista marroquí. Durante varios años trabajaba para Le Journal, una de las revistas más...

Sion Assidon
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment