«Los verdugos son completamente humanos»

Jonathan Littell

 

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Jonathan Littell | Cedida por SEFF

Jonathan Littell | Cedida por SEFF


Sevilla | Noviembre 2016

“Littell, con dos t y dos eles, eso es”. El autor se asoma a la libreta y se asegura de que su nombre esté bien escrito. Aunque suele prodigarse poco en los ambientes literarios, esta vez ha acudido a Sevilla en calidad de director de un documental, Wrong elements, que se estrena en el Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF). Serio, más áspero en el contenido de sus declaraciones que en el trato personal, Jonathan Littell (Nueva York, 1967) solo tenía una obra de ciencia-ficción, Bad voltage, cuando sorprendió con Las Benévolas, la obra que le valió el premio Goncourt y el Grand prix du roman de l’Acádemie française.

Afincado en Barcelona y durante años cooperante de la ONG Acción contra el hambre, es también autor de títulos como Chechenia Año III o Cuadernos de Homs, fruto de su irresistible atracción por los conflictos violentos. La misma que le ha llevado a rodar a Uganda.

Le oí decir una vez que para usted el fascismo era una forma de producción de la realidad. ¿Ve a Trump como un buen productor de realidad?

No me atrevería a decirlo aún… Factualmente sí parece que ahora hay bastantes buenos productores de realidad. Puede que Trump llegue a serlo, pero es pronto. No estuve pendiente de las elecciones, necesitaremos tiempo para comprobarlo.

Estuvo dos años en Chechenia. ¿Entiende por qué se habla tan poco del Cáucaso, siendo tan importante geoestratégicamente? Desde Jasón y los Argonautas no hemos sabido demasiado, guerra aparte…

«Los verdugos crean problemas, son activos, son agentes, las víctimas solo sufren»

Realmente no lo sé, no están pasando muchas cosas allí, ha estado todo relativamente tranquilo desde que la guerra en Georgia acabó. Está muy lejos, además, nadie entiende muy bien qué es o qué ocurre, no es Oriente Medio, no es verdaderamente importante, es un lugar olvidado del mundo, salvo para la gente que vive allí.

Se cuenta, sin embargo, que los principales criminales del Daesh han salido de allí. ¿Se lo explica?

Tenemos que ser precisos sobre esto. Hubo un gran número de combatientes chechenos, unos 15.000, que viajó en efecto a Siria, algunos fueron a Al Nusra, algunos al Daesh… pero también había combatientes procedentes de todo el mundo. Había muchos más tunecinos o franceses que chechenos. También hubo gente blanca que se unió a la yihad.

Dijo que le interesaban más los verdugos que las víctimas. ¿Conoció en Chechenia a muchos verdugos?

Sí… Algunos eran interesantes personalmente, o intelectualmente. Los verdugos crean problemas, las víctimas solo sufren. Está el hecho de cómo sobrevivieron, cómo resistieron, pero eso es todo. Algo se les infligió. Los verdugos son activos, son agentes, es más interesante saber por qué hacen esas cosas.

¿Piensa que no tienen atributos humanos, o son demasiado humanos?

«La humanidad siempre ha sido muy violenta, los derechos humanos, bla bla bla, es algo muy fino en la superficie»

No, no, claro que son completamente humanos. Al contrario, representan una versión extrema o profunda de la humanidad. La humanidad siempre ha sido muy violenta, los intentos en los últimos dos siglos para construir una manera más civilizada de hacer las cosas, o los derechos humanos, bla bla bla, es algo muy fino en la superficie, mientras que la violencia es increíblemente profunda. Eso no quiere decir que todos los humanos sean naturalmente así, creo que solo una parte pequeña tiene una inclinación natural hacia la violencia, pero son capaces de acabar con la gente de manera muy eficiente.

¿En qué se diferenciaba la crueldad que vio en Chechenia de la de Bosnia?

Mmmmm, yo no razono en esos términos, es una pregunta sin sentido. No hay valores inherentes, pensar eso sería una tontería. Había grandes diferencias entre los conflictos, la mayor diferencia es que Bosnia era una especie de conflicto controlado, con la ONU en medio, había reglas sobre lo que cada bando podía o no hacer, no se usaba fuerza aérea… mientras Chechenia era un conflicto sin ningún límite. Así que el nivel de violencia era mucho más alto, porque el Gobierno ruso podía hacer lo que quisiera, igual que ahora en Siria.

La II Guerra Mundial, que nos sigue apasionando, batió todos los récords de crueldad conocida. ¿Cree que fue superada en aquellos conflictos?

«Cuando más del 50 % de los estadounidenses votan por Trump son tiempos muy peligrosos»

Todavía no se ha alcanzado ese nivel, pero los últimos eventos, especialmente el auge del populismo en Europa, Reino Unido y Estados Unidos, son muy alarmantes. La última vez que fuimos testigos de un proceso similar acabó en la II Guerra Mundial. Pensábamos que nunca volvería a ocurrir, que estábamos vacunados para siempre, pero cuando más del 50 por ciento de los estadounidenses votan por Trump, no es el caso. El riesgo es muy alto, son tiempos muy peligrosos.

Cuando estuvo en Homs a inicios de 2012, ¿pensó que hoy, en el año 2016, la situación llegaría al punto en que está?

Siempre supimos que si nadie hacía nada, todo iría muy a peor. Confiábamos en que alguien hiciera algo, pero no ocurrió y ahora estamos en esta situación. Yo lo intenté con mis artículos, presionando cuando regresé para ver si… y mucha otra gente presionó al Gobierno. La situación de hoy es en gran medida el resultado de la decisión de Occidente de no intervenir.

1 2Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Jonathan Littell
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment