«En este oficio uno apuesta por vivir en la cuerda floja»

Luis Pastor

 

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Luis Pastor | © Antonio Barcé


Sevilla | Enero 2018

Tras toda una vida en los escenarios, Luis Pastor (Berzocana, Cáceres, 1952) ha aparcado por una vez la guitarra para tomar papel y pluma y poner por escrito sus memorias. El autor de discos como Diario de a bordo, Soy, Pásalo o En esta esquina del tiempo lo ha hecho además en octosílabos, y el resultado tiene el mismo título que su último álbum, ¿Dónde están los cantautores? El sello Capitán Swing es el encargado de publicarlo.

Un problema clásico que tal vez hayan tenido los cantautores es la dificultad para delimitar su definición, ¿no? Porque no son exactamente como los songwriter anglosajones, aunque compartan el nombre…

«Ha habido años en que no había ganas de poesía ni de cantautores, por más que algunos triunfasen»

En España hay un apelativo negativo que se acuña al final de la Transición, cuando cantautor vino a ser sinónimo de tío coñazo, aburrido, el barbudo con su guitarrita, y de alguna manera eso se queda. Y hace que en los 80 y 90 muchos renuncien al término, se sienten señalados por el hecho de llamarse cantautores. Ya no, la cosa se ha normalizado, la poesía vuelve a ser una ventana a la sensibilidad y los oídos de mucha gente. Es verdad que ha habido años en que no había ganas de poesía ni de cantautores, por más que algunos triunfasen. Pero aquel colectivo de cantautores que luchó contra la dictadura, que éramos abanderados de las reivindicaciones sociales en este país y jugamos ese papel porque nos tocó jugarlo, es la historia que he querido contar, más allá de la radiografía del franquismo, la vida en la dictadura y todo lo que cuento en mis memorias.

Hay quien habla de la llegada de la democracia como el momento clave: cuando la gente se expresó a través de las urnas, dejó de necesitar la mediación de los cantautores. ¿Fue así?

No creo que fuese así. Creo que fue más bien la renuncia a las señas de identidad, a la memoria de los partidos que pasaron a gobernar en ciudades y en la administración central. Pero es relativo, ese análisis es el mío, no el de todos. Otros nadaron en mejores aguas. Yo me retiro en el 79, soy un hombre conflictivo, señalado, que ha hecho dimitir a la mano derecha de Suárez en Televisión Española. Pero soy un mindundi, un muchacho de barrio, y eso tiene sus consecuencias, es una manera de ser, de ser cantante sobre todo.

¿Cuál es esa manera?

«Multas y persecuciones a raperos, a titiriteros… una dinámica que son tics de la dictadura»

Yo soy el que soy por mi propia historia, por mi procedencia, por mi barrio de Vallecas, lo que significó aquellos años de sueños, de utopía, de ilusiones… Unas se consiguieron y otras no, pero lo que vivimos es inolvidable. Y no es un recuerdo mío solo, es de millones de españoles. Yo estaba en la música, pero había muchos frentes, universitarios, colectivos, trabajadores, células clandestinas de sindicatos, barrios, clubes juveniles… Era un tejido social que fue conformando un movimiento ciudadano que haría posible que el régimen, en lugar de alargarse diez años más, una vez muerto el gran jefe, durase menos tiempo.

Usted conoció la censura muy pronto, desde su primer disco. Cuando se habla ahora de censura, ¿se refiere a lo mismo? ¿Ha cambiado el sentido de esa palabra, se frivoliza con ella?

Creo que con la censura nunca se frivoliza, como sucede con los términos dictadura y democracia, equiparándolos cuando no hay memoria y no hay constancia de la Historia. Pero hay cosas que se censuran en democracia que no tienen por qué ser censurables. Multas y persecuciones a raperos, a titiriteros… Estamos en una dinámica que son tics de la dictadura, no de la democracia. No hay que equiparar el sentido sobre el cual a veces frivolizamos ciertos partidos jóvenes, como no dar importancia a lo que supuso a la Transición. Eso es tirar por tierra nuestra propia memoria desde la izquierda.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Luis Pastor
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment