Test anal y cárcel

 

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

Fotograma del documental 'Au pays de la démocratie naissante' de la asociación Shams.

Fotograma del documental ‘Au pays de la démocratie naissante’ de la asociación Shams.

Túnez | Marzo 2017 · Con F. J. Calero

Ocho meses de cárcel. Delito: ser gay. Achref y Sabri, de 20 y 22 años, fueron detenidos el pasado diciembre cuando caminaban juntos en una céntrica calle de Susa, la turística ciudad tunecina donde un terrorista mató a 39 personas en nombre de Daesh en junio de 2015. “Este es tu novio, ¿no? Sois una maldición para este país”, les espetó el policía que los detuvo. Según el testimonio de uno de los presuntos ‘homosexuales’, en comisaría fueron “abofeteados e insultados”.

Después de comparecer ante el juez, el joven también aseguró haber sufrido un test anal, práctica denunciada por Naciones Unidas y varias organizaciones defensoras de los derechos humanos por ser “degradante”, “inhumana” y sin validez científica. El resultado fue negativo. Su condena: ocho meses.

“No hay persecución a los homosexuales. Hay leyes que existen y se aplican »

Los avances en derechos sociales, ¿son cuestión de la progresión de la sociedad o de la voluntad política? ¿Qué viene antes, la gallina o el huevo? ¿Está Túnez preparada para despenalizar la homosexualidad? Considerada una de las sociedades árabes más progresistas, prácticamente el único ejemplo de resultado democrático tras la Primavera Árabe y admirada por haber sido capaz de integrar islamistas en el juego político-democrático, Túnez mantiene y ejecuta todavía el artículo 230 de su Código Penal, que castiga la “sodomía” con tres años de cárcel. Desde la revolución en enero de 2011, unos 360 jóvenes han sido condenados por homosexualidad o transexualidad. Muchos han sido encarcelados, otros han sido señalados en unas comunidades que los han condenado al ostracismo.

“No hay persecución a los homosexuales. Hay leyes que existen y se aplican. Esto no es Europa, es un país musulmán. Hay que observar cómo evolucionan las cosas”, defiende en entrevista el ministro de Interior tunecino, Hedi Majdoub, tecnócrata sin adscripción de partido. Tiene otras preocupaciones más inminentes que prefiere discutir: el regreso de yihadistas tunecinos, el desempleo y la crisis económica que atraviesa el país.

“Les dicen: ‘Póngase como si estuviera haciendo el rezo’. Eso es una violación”

“Creo que no es problema de conservadurismo de la sociedad sino de voluntad política. Cuando Burguiba -el padre de la patria tunecina- autorizó el aborto, prohibió la poligamia, prohibió el mecanismo del repudio islámico e instauró el divorcio judicial, cuando dio a la mujer el derecho al divorcio, instauró la adopción… todo eso era contrario al islam, pero afirmó que no quería esperar a que una sociedad machista lo aceptara, sino que lo impuso. Fue cuestión de voluntad política, que es lo que falta en este gobierno de bomberos”, critica el activista pro derechos homosexuales Munir Baatour.

Baatour preside la asociación Shams, que aglutina decenas de organizaciones que se consideran ‘gay friendly’ o vinculadas a los derechos de gays, lesbianas, bisexuales o transexuales, y que aboga por la despenalización de las relaciones homosexuales. Baatour abrazó el activismo tras su paso por la cárcel, condenado por sodomía, donde se enfrentó a la realidad más dura de los “test” para demostrar la homosexualidad. Eran las pruebas anales, una medida que la Policía tunecina aplica sin pudor. La propia ONU lo cataloga como “tortura” por las enormes secuelas no sólo físicas, sino psicológicas, que deja en los sospechosos de homosexualidad. “Les dicen: ‘Póngase como si estuviera haciendo el rezo’. Eso es una violación”, asevera Baatour, también abogado, en su despacho en una de las barriadas de la capital tunecina. Baatour se negó a someterse al test anal que pedía la fiscalía, pero sólo se libró por su renombre como abogado, admite.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

,

Related Posts

About the author

Alicia Alamillos

@Ali_Arena

Periodista (Córdoba, 1992). Tras pasar por la mesa Internacional de ABC y...

Test anal y cárcel
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment