«En Europa se ha dado manos libres a los islamistas»

Yahia Belaskri

 

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

Yahia Belaskri (Sevilla, Dic 2017) | © Fundación Tres Culturas

 

Sevilla | Diciembre 2017


Nacido en Orán en 1952,
Yahia Belaskri es uno de los nombres señeros de la narrativa argelina actual, traducido a varios idiomas. El español, de momento, se le resiste. “¿Qué sucede aquí? ¿No me quieren?”, bromea antes de la entrevista que tiene lugar en la Fundación Tres Culturas, adonde Belaskri ha acudido para culminar los actos de homenaje a Albert Camus en el 60 aniversario de la concesión del Nobel. Autor de novelas como Une longue nuit d’absence, Si tu cherches la pluie, elle vient d’en haut o Le bus dans la ville, este periodista de Radio France International y jurado habitual del Prix du libre européen et méditerranéen cuestiona el comportamiento de Europa frente al avance del islamismo, pero augura un futuro prometedor para su país.

La guerra de la independencia, ¿es todavía ese trauma con el que se mide todo en Argelia?

No para todas las generaciones. Para las que han conocido esa guerra sí. Para los jóvenes no lo es, aunque obviamente está presente a través de la memoria que se ha transmitido de padres a hijos. Pero los jóvenes argelinos quieren vivir, como todos los jóvenes del mundo. Para varias generaciones, al menos dos, seguirá siendo un trauma.

Lo preguntaba porque casi todos los libros que llega a España desde su país remiten de un modo u otro a aquellos sucesos…

«El poder político argelino eligió acercarse al mundo árabe y borró su cultura bereber»

Por supuesto, pero ya existen muchas novelas que no hablan de la independencia, sino que se refieren a las dificultades de los argelinos para sobrevivir, al tema del islamismo, de la guerra civil… En la literatura argelina hay muchos menos libros que hablen de la independencia, se lo aseguro. Ahí tiene a algunos traducidos como Boualem Sansal, Yasmina Khadra, Kamel Daoud, que acaba de sacar aquí su segunda novela, Zabor, y que no habla de la guerra… Yo mismo, en mis libros no hablo siempre de la guerra, en absoluto. En Los hijos del día [Les fils du jour], es cierto que hablo de una tribu argelina en el momento de la conquista colonial del siglo XVIII. Pero yo hablo del amor, del encuentro de un argelino y una europea.

Hay quien piensa que parte del conflicto argelino contemporáneo surge de la búsqueda desesperada de una identidad árabe, olvidando su parte amazigh, africana, marroquí, y que eso se resolvió con una invasión masiva de islamismo. ¿Ocurrió así?

«Durante muchos años en Europa se ha dejado hacer a los islamistas, se han dejado manos libres»

Sin duda. Desde la independencia, el poder político argelino eligió acercarse al mundo árabe. Pero la realidad de Argelia es que es un país africano, es un país mediterráneo y que está en el mundo. Por tanto, el poder político borró su cultura bereber, su cultura amazigh, y se dio un verdadero combate. Los argelinos se organizaron para que la lengua bereber sea nacional y oficial, y aunque no se estudie en todas las regiones de Argelia son resultados muy importantes. En todo caso, el poder argelino siempre tiene esa idea arabista, instauró la lengua árabe como lengua oficial en detrimento del amazigh. Aunque quieran imponer la identidad árabe, es en vano porque la dimensión árabe existe como existe una dimensión española con el Oeste argelino, o francesa.

¿Cree que le pasó algo parecido a los hijos de los inmigrantes, que el islamismo ha cubierto un vacío identitario en esa comunidad?

No creo. EN realidad es más bien un adoctrinamiento. Los islamistas tienen medios financieros y logísticos, les ayudan países como Arabia Saudí o Qatar, que tienen una ideología wahabí y salafista. Los jóvenes en Francia, Bélgica o cualquier lugar son como los demás, tienen dificultades, unos tienen éxito y otros no, pero al mismo tiempo son víctimas. Víctimas que se convierten en victimarios al radicalizarse y hacerse terroristas, pero no es por el hecho de ser hijos de inmigrantes por lo que el islamismo los capta. Hay un trabajo hecho, y durante muchos años en Europa se ha dejado hacer, se han dejado manos libres, hubo una complacencia con ellos. Hoy vemos que son los hijos los que se rebelan, pero es que se ha dejado demasiado tiempo actuar.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Yahia Belaskri
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment