Las elecciones del caos

 

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

“El riesgo es el caos”. Así describe el politólogo Claudio Tito el panorama de las elecciones generales que Italia celebra este domingo. La victoria nominal parece jugarse entre el progresista Partido Democrático (PD), que gobierna el país desde 2013, y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), el partido de los ‘indignados’ de Italia, creado por el comediante Beppe Grillo. Según los sondeos, la balanza se va inclinando de forma paulatina hacia el M5S desde el verano pasado. Si en octubre aún competían por el primer puesto, ahora los ‘grillitos’ ya llevan entre uno y cinco puntos de ventaja en todas las encuestas.

Pero triunfar en las urnas no significa hacerse con el ejecutivo: incluso los sondeos más favorables no le dan al M5S más que un 29 por ciento. Para alcanzar una estable mayoría en ambas cámaras haría falta “un milagro”, dice la prensa.

La Liga Norte ha pasado de declarar una Padania independiente a aspirar al liderazgo de toda Italia

En el otro bando ideológica están los conservadores de Forza Italia -sí, el mismo partido de siempre de Silvio Berlusconi, y efectivamente dirigido por el viejo empresario y político con cirúrgica sonrisa- y, más a la derecha, la Lega (antigua Lega Nord, Liga Norte), en manos de Matteo Salvini. Este partido ha experimentado un profundo cambio: desde declarar la independencia de Padania, es decir el rico norte de Italia, en 1996, ha pasado a reivindicar el liderazgo de toda Italia.

Forza Italia y Lega, que ya fueron aliados en 1994, 2001 y 2008, se unieron en enero con los Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia), un partido en la tradición posfacista que se escindió en 2012 del movimiento de Berlusconi y está dirigido por Giorgia Meloni, una periodista de 41 años que fue ministra bajo el ‘cavaliere’ hasta 2011. Pretenden así repetir el éxito alcanzado en los comicios regionales de Sicilia de noviembre, que Forza Italia ganó junto con los Fratelli y la Lega en lo que fue un ensayo general antes de las legislativas.

El acuerdo margina a antiguos discípulos que han abandonado a Berlusconi en los últimos años, como Angelino Alfano, su exdelfín, hoy líder de Alternativa Popular (centroderecha), que ha apoyado a todos los Ejecutivos progresistas que se han sucedido desde las últimas elecciones del 2013. Pero las cifras cuadran: Sumando el 15-17 por ciento que Forza Italia tiene en los sondeos con el 13-14 de la Lega y el 4-5 de los Fratelli, así como el 2-3 por ciento que prevé alcanzar el cuarto socio, un grupúsculo diverso, bautizado en diciembre como Noi con l’Italia (Nosotros con Italia), sale un 36 por ciento. Lejos de la mayoría absoluta, pero por encima del M5S.

Forza Italia, Lega y Fratelli suman juntos un 36% en los sondeos, por encima del Movimiento 5 Estrellas

También queda atrás la coalición que ha forjado el PD de Matteo Renzi, primer ministro de Italia hasta su dimisión en 2016, momento en el que cedió el cargo a su correligionario Paolo Gentilone. Puede sumar a su probable 22-23 por ciento el 2-3 por ciento que se llevará Más Europa, dirigida por la antigua eurodiputada Emma Bonino, pero los otros dos socios – Insieme (Juntos) y la lista Civica Populare – no aportarán más que un 1 por ciento cada uno.

En el mismo bando, pero fuera de la Coalición, queda otro partido izquierdista: Liberi e Uguali (LeU, Libres e Iguales), formado en diciembre pasado por disidentes del PD, que se querían desmarcar de la orientación centrista que el partido había tomado bajo la batuta de Matteo Renzi. El líder de LeU, que ha absorbido a varios partidos menores y representa solo el último eslabón en una larga cadena de escisiones y fusiones de la izquierda italiana, es el fiscal antimafia Pietro Grasso, presidente del Senado desde 2013. Las encuestas le dan un 6 por ciento.

Al panorama se añaden dos siglas marginales, que oscilan en los sondeos entre el 1 y el 2 por ciento: Potere al Popolo (Poder al pueblo), que se define como comunista, socialista, feminista, ecologista y pacifista, y el fascista CasaPound, nacido de un movimiento okupa derechista y con un nombre inspirado el en poeta Ezra Pound.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Irene Savio
Periodista (Roma, 1982). Trabaja como corresponsal de la revista mexicana Proceso y colabora con el...

Las elecciones del caos
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment