Mayo se acabó

 

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

opinion

 

“Lejos de ser violencia gratuita, nuestros actos se centran en los símbolos del Estado y del capitalismo. El mobiliario urbano (…) representa sobre todo la organización espacial impuesta unilateralmente por el Estado para canalizar la sociedad que pretendemos transformar.”

Así se expresa en el diario Libération una persona reivindicándose del Black Bloc, un movimiento ultra que ha desatado en París una ola de violencia espectacular que ahogó la tradicional manifestación sindical del primero de mayo de 2018.

Daniel Cohn-Bendit (“Quiero echar abajo al capitalismo”) es ahora hincha de Macron

Se han cumplido los cincuenta años de la legendaria huelga general y de la revuelta estudiantil de mayo 68, que hizo creer a muchos – entre ellos al gobierno francés – que se iniciaba una revolución. El relato del Black Bloc, derrocando al capitalismo destrozando paradas de autobús y alumbrados de calles, se hace eco de lo que proclamaban en m ayo de 68 jóvenes figuras revolucionarias surgidas en las universidades, y que hoy en día siguen mimadas por los medios.

El más famoso, Daniel Cohn-Bendit, declaraba en 1969 en el diario Le Monde (equivalente francés de El País): “Quiero echar abajo al capitalismo”. De nacionalidad alemana, había sido expulsado de Francia en junio 68, y a la pregunta de « ¿Cómo ha entrado usted en Francia? » respondió: « Anduve por el bosque, luego fui en coche y llegué a París sin problema. Cualquiera puede entrar en Francia con la ayuda de una organización revolucionaria, y yo disponía de tal ayuda.” Vamos, el Che y Fidel juntitos. Hoy es un hincha de Macron, y la verdad es que tardó pocos años en pasarse al liberalismo e integrarse en la elite dirigente europea, transitando por el movimiento verde alemán y francés para recorrer tal camino.

El camino de Cohn-Bendit es el que han emprendido todas las figuras del movimiento estudiantil de mayo 68 –con la destacada excepción de Alain Krivine, trotskista ayer, trotskista hoy, trotskista siempre– . De ultrarrevolucionarios han pasado a ser partidarios de Tony Blair, defensores de los tratados ultracapitalistas europeos y de las aventuras de EEUU y la OTAN en Yugoslavia, Iraq, Siria, Libia… y pronto en Irán.

Los jóvenes del Black Bloc arrestados: una nomina de 4000 €, hijos de médicos…

Los primeros integrantes del Black Bloc arrestados y presentados al juez estos días no son chicos de barrios populares: uno trabaja en una empresa de consultoría con una nomina de 4000 euros al mes, otra es hija de un investigador científico, otro de padres médicos, etc. Se parecen a los hijos de “bonne famille” que en mayo 68 tiraban adoquines a los policías antidisturbios (CRS) y los tachaban de nazis (“CRS – SS”). Por eso no debemos preocuparnos por el devenir de esos Black Bloc: siguiendo la senda de sus famosos antecesores en revolución y guerrilla urbana, formaran pronto parte de la elite de servidores del capitalismo.

En mayo 68, el primer ministro, Georges Pompidou (siendo presidente de la República el general De Gaulle), sabia que esos “revolucionarios”, admiradores de Mao y de la Revolución cultural china, eran hijos de la burguesía cuyos padres formaban parte de la elite dirigente. Por eso cuidaron de que la policía no matara a nadie. No tuvieron tanto cuidado con las decenas de manifestantes argelinos matados y tirados al Sena por la policía en octubre 1961, tampoco con los comunistas muertos en el metro Charonne en febrero 1962 – cierto que ese ultimo crimen provocó la mas grande manifestación vista entonces en París desde la derrota de Hitler, obligando al gobierno a acelerar el fin de la guerra de Argelia.

El diario Libération es un ilustre hijo de mayo 68: fue fundado en 1973 por Sartre y el núcleo de aquellos jóvenes maoístas. En pocos años Libé se pasó de la ultraizquierda a la socialdemocracia (Sartre se fue en 1974) y mas tarde al ultraliberalismo “europeísta”. Pero siempre ha tenido algo de cariño hacia los movimientos terroristas europeos, el de Baader en Alemania, Brigate Rosse en Italia, ETA en España… Mas tarde ha defendido al FIS argelino y ha dado crédito en Francia al negacionismo islamista en plena ola de crímenes de masas del GIA en Argelia. Es lógico que vea los chavales de Black Bloc con el cariño del abuelo hacia sus nietos.

1 2 3 4Página siguiente

 
 

About the author

Alberto Arricruz

@Alberto03021962

(Paris, 1962) Hijo de emigrantes sevillanos, trabaja en Francia de funcionario en cuestiones...

Tags

,

Related Posts

Mayo se acabó
 
 

1 Comment

  1. Maria Victoria Rodriguez Peña dit :

    ¿En qué libro dice eso Houria Bouteldja? Me interesa para investigarlo, me parece peligrosísimo.

 
 

Leave a Comment