«El lenguaje no es inocente, ni la mirada lo es»

Carme Riera

 

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

Carme Riera (Sevilla, 2018) | © Sara Buzón

Sevilla | Mayo 2018

Después de prometer tras Naturaleza casi muerta que no reincidiría en el género negro, Carme Riera (Palma de Mallorca, 1948) acaba de publicar en Alfaguara una novela que ella define como «gris», titulada Vengaré tu muerte. Corrupción, violencia de género y pederastia son algunos de los temas que se tocan en esta obra protagonizada por la ex detective privada Elena Martínez. La última vez que conversamos con ella, estaba a punto de ser nombrada Académica de la Lengua. Ahora se alegra de haber sido elegida, aunque confiesa que “trabajo una barbaridad”.

Hace algún tiempo hablamos de las diferencias entre la novela negra mediterránea y la nórdica, también muy exitosa. El griego Petros Markaris suele decir que la principal es que nosotros comemos muchos mejor, ¿lo suscribe?

Creo que sí. En Naturaleza casi muerta hay una receta, un gazpacho verde que no sé si aquí en Andalucía me atrevería a animaros a hacer… Nada que ver con el ajoblanco, que es maravilloso: este lo probé para adelgazar, si quieres que te sea sincera, está hecho con mucho perejil.

¿Cree que el estómago puede determinar nuestra identidad más que otros factores?

«Las mafias sicilianas, marsellesas, se relacionan con el Sur. Pero corrupción en el norte hay»

Ya don Juan Valera, de Cabra si no recuerdo mal, decía que los españoles de su época eran burros porque estaban alimentados con garbanzos, no sé si tenía razón o no… Y Grande Covián aseguraba que somos lo que comemos. Mi abuelo, que era un tipo estupendo, decía que lo forma de volverte exquisito era comer mucha langosta. [risas]

En su novela también hay episodios de corrupción. ¿Cree que puede ser otro distintivo meridional?

Hombre, yo creo que no, en las sociedades suecas y danesas también hay…

¿Y la corrupción impune…?

La impunidad más, fíjate. Las mafias sicilianas, marsellesas, se relacionan siempre con el Sur, algo tendrá que ver. Pero corrupción en el norte hay, y amigos míos de Suecia y Noruega me cuentan que no son tan puras las sociedades de esos lugares, aunque las tengamos como los más maravillosos del mundo.

¿Tienen solo mejor márketing?

Exactamente.

Cuando apareció Crematorio, la novela de Chirbes, daba la sensación de que la literatura española había estado mirando para otro lado demasiado tiempo. ¿Tal vez como la propia sociedad?

«La literatura a veces va por delante de su tiempo, pero otras por detrás»

No sé si la literatura ha permanecido demasiado tiempo, como la sociedad, mirando hacia otro lado antes de ocuparse de asuntos como estos, pero lo cierto es que para escribir sobre la realidad también hace falta una cierta distancia. Chirbes fue el primero, pero habrá más. Es lo mismo que sucedió con la novela histórica…

¿No siempre puede la literatura ir por delante de estos temas?

A veces sí, a veces no. Sucedió, como decía, con la memoria histórica, que hubo un boom de libros sobre el tema, pero después de que Zapatero lo pusiera como objetivo de su gobierno. La literatura a veces va por delante de su tiempo, pero otras por detrás. La corrupción, que todavía sigue y es inmediato, requerirá aún más perspectiva.

¿Qué le interesó en concreto de la corrupción, el alma del corrupto o su contexto?

En mi caso, quise hacer una radiografía de la sociedad, la porquería está como telón de fondo, pero se trata de un caso policíaco. A partir de ese caso concreto que mi personaje debe investigar, me ocupo de asuntos como este de la corrupción o de la pederastia.

1 2Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Carme Riera
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment