Home / Países / Iraq /

Los muertos de Bagdad: gays y lesbianas

 
Niños en Sadr City (Bagdad; 2012) |  © K. Zurutuza

Niños en Sadr City (Bagdad; 2012) | © K. Zurutuza

“Lo obligaron a morder el borde de un banco antes de reventarle la cabeza con un bloque de cemento. Se llamaba Saif Asmar y era amigo mío. Mañana puedo ser yo mismo”.

Ruby (nombre falso) se debate entre la ira y el llanto mientras sostiene una foto de un joven apenas reconocible tras el brutal asesinato. Desde principios de este año, escuadrones de la muerte conducen una campaña de ataques contra jóvenes homosexuales o aquellos seguidores de la moda emo.

“Llevar pendientes, anillos en la nariz o tatuajes es sinónimo de ser homosexual, de adorar al diablo o de ambas cosas a la vez”, explicó este joven que abandonó su casa hace un mes tras ser amenazado. Ruby nota un incremento considerable de los ataques desde el 6 de febrero. “Aquel día mataron a Ahmad Arusa en Ciudad Sadr y a otros cuatro en Geyara”, ambos barrios chiíes de Bagdad. “Son ya más de 80 los asesinados desde entonces”, denunció.

Interior calificó la tribu urbana ‘emo’ de “grupo satánico” y prometió combatirla

En un comunicado emitido en enero, el Ministerio del Interior iraquí calificó a la tribu urbana ‘emo’ de grupo “satánico”, y señaló que un cuerpo especial de la policía se encargaría de “combatir dicho fenómeno”. Los ‘emo’ suelen acentuar el aspecto emocional de su vida, rechazando los típicos modelos de comportamiento considerado ‘masculino’.

Hoy, los muertos por aplastamiento en Ciudad Sadr, en el este capitalino, se suman a los quemados con ácido en Kadimiya, en el noroeste. Más allá del método empleado, casi todas las víctimas vieron sus nombres en una de las listas que a menudo amanecen tapizando muros de las calles de Bagdad.

Ruby apunta directamente al Ejército Mehdi —liderado por el clérigo y líder político Muqtada al-Sadr— y denuncia la impunidad que rodea estos crímenes. “El nuestro es un gobierno-milicia”, se quejó este joven desde la clandestinidad. “La única solución es que Occidente en su conjunto presione a Bagdad para que acabe con esta pesadilla”.

La vicepresidenta de la Organización para la Libertad de las Mujeres en Iraq, Dalal Jumma, se lamenta por la aún inexistente separación entre Estado y religión en el Iraq nacido tras la invasión militar estadounidense de 2003, que puso fin al régimen de Saddam Hussein (1979-2003).

“Las milicias cuelgan en las paredes misivas con nombres y apellidos de supuestos homosexuales”

“Las milicias cuelgan en las paredes misivas con nombres y apellidos de supuestos homosexuales, a los que acusan incluso de satanismo por haber participado en el martirio del imán Hussein”, nieto de Mahoma muerto en el siglo VII, explica Juma desde la sede de la organización en el barrio de Karrada, en el sudeste de Bagdad.

Este reportero tuvo acceso a una de esas cartas, supuestamente encontrada en Ciudad Sadr. Se trata de una lista con los nombres de 33 personas, localizadas bajo los números de los bloques de viviendas en los que residen y antecedida de una advertencia, redactada con numerosas faltas de ortografía: “De no deponer su actitud licenciosa en cuatro días, el castigo de Dios será impartido de la mano de los muyahidines” (guerreros islámicos), se lee entre los dibujos de dos pistolas.

Desde la oficina del partido de Muqtada al-Sadr, el Bloque Sadr, el líder religioso y político local Brahim Jawary desmiente cualquier implicación de su grupo en los asesinatos. Tanto esos crímenes como “toda conducta inmoral y contraria a la religión” han de ser investigados convenientemente, asegura.

Lesbianas invisibles

No fue una misiva en una pared, sino un correo electrónico lo que llevó a la joven Madi a abandonar su casa. Hoy esconde tanto su paradero como su nombre real. “Me amenazaban con decir a mi familia que soy lesbiana si no abandonaba el país inmediatamente”, recordó esta joven de 26 años en una entrevista en un lugar indeterminado en Bagdad.

El miedo de Madi no es infundado. “Muchas lesbianas mueren en Iraq a manos de sus hermanos mayores. Es un crimen ‘de honor’ más, una especie de asunto doméstico sobre el que el gobierno nunca lleva a cabo ninguna investigación”, afirma.

1 2Página siguiente

 
 

Tags

, , , ,

Related Posts

About the author

Karlos Zurutuza
Periodista (Donostia, 1971). Ha trabajado en Iraq, Irán, Afganistán, Kurdistán, Siria, Pakistán y Libia, entre otros...

Los muertos de Bagdad: gays y lesbianas
 
 

2 Comments

  1. […] apellido enemigo. Tampoco en esto hubo diferencias entre suníes y chiíes. En comparación con losmétodos que los escuadrones de exterminiode Bagdad, chiíes y con el visto bueno tácito del Gobierno, usaron contra los gays y lesbianas de […]

  2. […] apellido enemigo. Tampoco en esto hubo diferencias entre suníes y chiíes. En comparación con losmétodos que los escuadrones de exterminiode Bagdad, chiíes y con el visto bueno tácito del Gobierno, usaron contra los gays y lesbianas de […]

 
 

Leave a Comment