«Si no hay locura, no tiene sentido hacer música»

Goran Bregovic

 

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

Goran Bregovic (Sevilla, 2003) | © José Manuel Cabello

Goran Bregovic (Sevilla, 2003) | © José Manuel Cabello


Sevilla| Agosto 2016

Goran Bregovic (Sarajevo, 1950) es sinónimo de música festiva, de baile en grupo y sin tregua, también de encuentro de distintas tradiciones sonoras: zíngara, eslava, tango, vientos balcánicos… Después de militar en Bijelo Dugme (Botón blanco), tal vez el grupo más famoso de la Yugoslavia de los años 70 y 80, se dio a conocer como compositor con la banda sonora de los filmes de Emir Kusturica, como El tiempo de los gitanos, Arizona dream o Underground, así como de La reina Margot, de Patrice Chereau.

Sin embargo, especialmente tras la guerra de los Balcanes, ha sido también artífice de una veintena de álbumes propios tan celebrados como Tales and songs from weddings and funerals o el más reciente Champagne for Gypsies, mientras sigue dando giras con su orquesta, bautizada Wedding and Funeral Orchestra (Orquesta de Bodas y Funerales). Afincado en París, el artista visitó el pasado verano España y recaló en Cádiz, donde accedió a responder a las preguntas de MSur.

Su último álbum es Champagne for Gypsies [Champán para gitanos]. Cuando hablamos de los gitanos, a menudo en la industria del cine y también en la música se nos ofrece una imagen estereotipada. ¿Cómo evitarlo?

«A la música gitana balcánica todavía le queda para ser reducida en un estereotipo»

Los gitanos han vivido en Europa durante más de seis siglos. Y han tenido sus épocas difíciles con nosotros. Y solo nos han dado, durante esos seis siglos, belleza y alegría. Sin embargo, el peligro de cualquier música es acabar siendo música de fondo de un restaurante, y eso es lo que le ha pasado a la gran música gitana: rusa, húngara, rumana… Incluso el flamenco, pienso, está un poco en peligro porque se ha estilizado para poder ser tocado en restaurantes. Por supuesto, una vez que empiezas a tocar para la gente que está comiendo, debes adaptarte para poder hacerlo.

¿La música balcánica está más a salvo de esos riesgos?

La música balcánica de instrumentos de viento sigue aún lejos de llegar a ese punto, o tal vez sea imposible convertirla en música de restaurante, por la técnica a la hora de tocar, porque necesitan escupir cuando están tocando, de modo que tú no puedes comer realmente, rodeado por diez gitanos que están escupiendo alrededor de tu mesa. En definitiva, a esta música todavía le queda para ser reducida en un estereotipo conocido.

El álbum incluye una versión de Bella Ciao, la canción de los partisanos. ¿Contra quién lucharían hoy día?

Ah, sigue habiendo muchas cosas por las que luchar en este mundo, hasta que sea más justo para todos. De modo que sí, hay mucho trabajo por delante para los partisanos.

En este álbum, los Gipsy Kings actúan como  invitados. ¿Un sonido flamenco en su música, o más ese regusto remoto a música aflamencada con origen español pero pasado por el filtro de Francia?

«Quería recordarnos que los gitanos dejaron huellas profundas en nuestra cultura popular»

Bueno, porque este disco Champagne for Gypsies salió a la luz en otro momento difícil para los gitanos en Europa, ya sabes, los echaban casi de todas partes. De modo que esa fue la razón por la que invité a algunos de mis artistas gitanos favoritos para esta grabación. Porque quería que recordáramos, que nos recordáramos a nosotros mismos, que los gitanos dejaron algunas huellas profundas en nuestra cultura popular. Así que este disco incluye algunos espléndidos artistas desde la generación de los Gipsy Kings a Gogol Bordello, como la última estrella gitana.

Marcan el carácter de todo el álbum ¿no?

Por supuesto, es probable que Champagne for Gypsies sea un disco más influenciado que ningún otro de los míos por otros músicos, porque se trata de personalidades fuertes y talentos enormes. Así que ya sabes, si traes tus dos canciones y te sientas y empiezas a tocar con los Gipsy Kings, evidentemente tu canción se vuelve una especie de rumba catalana. Y luego, cuando empiezas a tocar tu canción con Gogol Bordello, esta se convierte en punk gitano, y luego te vas a Rumanía y de repente tu música empieza a viajar de un lugar a otro impregnándose de sabores diferentes, y… Me gusta que mi música se prostituya un poco por toda Europa.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Goran Bregovic
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment