Fernando Ruso

Menores de Melilla

 

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

Tags

,

Related Posts

About the author

Fernando Ruso
Fotógrafo (Cádiz, 1977). Desde finales de los años noventa, Ruso ha trabajado como fotoperiodista en Cádiz, combinando...

Menores de Melilla
Sofyan, esperando un futuro, vive en las calles de Melilla.Menores en las escolleras del Puerto de Melilla.Menores saltan la valla para acceder a la zona mas próxima al Ferry.Osam, él mismo se agrede.Sofyan vive en lugar inaccesible. Abdale pide limosna por las calles de Melilla.Melilla la Vieja, barrio con problemas de convivencia entre vecinos y menores.Centro de menores La Purisima Melilla.Menores colaboran en las labores del centro.Abdale vive en las escolleras del puerto.Aula de informatica habilitada con literas ante la masiva de menores. Sofyan vive en las calles de Melilla.La familia de Ilyass no sabian los planes del muchacho.

Equilibristas de la calle

 

Empezaron su viaje hace mucho tiempo. Se diría que nacieron con piernas ligeras y brazos fibrosos porque ya estaban destinados a ser equilibristas de la calle, a ser soñadores de un mentiroso sueño. No hay nada imposible para ellos, porque antes no había nada posible.

Los ves en la puerta de los supermercados, esperando cualquier cosa, un zumo, una caja de galletas que cogen rápidamente sin siquiera dar las gracias, porque son orgullosos y fieros, y oyes sus gritos llamándose entre ellos por sus nombres, esos nombres que solo ellos conocen, los ves pidiendo por la calle con la mano adelantada y en la escollera, jugando como niños y te preguntas cuándo lo fueron, para quién lo son ahora.

No lo son para los que les dejan dormir a la intemperie, no lo son para los que organizan redadas, no lo son para los que los abandonan en la ciudad, dejándolos crecer, cumplir la fatídica edad en la que ya no podrán colarse por la frontera, la edad en la que deberán saltar esa valla, que no será la última. No lo son para los que les dejan el tiempo necesario para odiar más y mejor a todo y a todos.

Cruzarán de un modo u otro, abrirán los ojos, los abrirán, dejarán de ser fieros y dejarán de soñar Sofyan, Osam, Abdale, Ilyass, sus nombres. No hace muchos años, otros niños en la misma ciudad soñábamos ese mismo sueño. Nosotros, aquellos, sí fuimos niños.

En su lengua, en la nuestra, hay una palabra para el saludo, Azul, y significa “desde el corazón” y al corazón nos llegan estas trece imágenes de Fernando Ruso.

[Mimunt Hamido Yahia]

 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment