La ultraderecha tenaz

 

Un ejemplo de la indulgencia con los imputados que denuncian los abogados es el tratamiento de unas polémicas declaraciones públicas del líder de la formación, Nikolaos Michaloliakos. Con notoriedad, asumió la responsabilidad del asesinato de Pavlos Fyssas en nombre de su partido. Un año y medio después de pronunciar estas palabras en una radio local, el líder aún no ha sido citado a testificar y mantiene su escaño en el Parlamento griego, como el resto de dirigentes imputados.

El desenlace del pleito, que se describe como “el mayor juicio al fascismo desde Nuremberg”, sigue siendo imprevisible, afirma Andreas Tselis, uno de los abogados de la acusación. Sus predicciones señalan que el proceso legal podría culminar en 2018. Si sus estimaciones se cumplen, el veredicto podría preceder a las siguientes elecciones griegas, fijadas para 2019. Y es posible que la sentencia conlleve la ilegalización del partido.

Competidores

De momento, ninguna otra fuerza ha conseguido hacerse con el espacio que viene ocupando Amanecer Dorado. Pero existen varios pequeños partidos que están esperando el momento de su fracaso – o su ilegalización – para relevarlo, de acuerdo con Dimitris Psarras, uno de los periodistas griegos que más ha seguido el rastro de esta formación y autor del ensayo El libro negro de Amanecer Dorado.

En 2016 se fundó LEPEN, un partido escindido de Amanecer, que busca un “espacio patriótico”

Psarras se refiere especialmente a LEPEN (Unidad Popular Griega Patriótica), un grupúsculo liderada por Christos Rigas. Tras abandonar su militancia en Amanecer Dorado en 2015, fundó este nuevo partido cuyo programa no se distingue del de su antigua formación. En mayo de 2016, sus integrantes declaraban públicamente que su objetivo no era sólo ocupar el espacio de Nueva Democracia, sino “crear un espacio patriótico más amplio, que combine todas las tendencias y permita unir a los griegos”.

Giorgos Karatzaferis, presidente durante 16 años del partido de extrema derecha LAOS, ya desaparecido, y Takis Baltakos, vicepresidente del club de fútbol ateniense Panathitaikos y mano derecha del antiguo primer ministro griego Antonio Samarás, crearon el año pasado un segundo rival: Unidad Nacional. Lo fundaron, según explicaron, para llamar la atención del votante “tradicional” de Nueva Democracia, quizás descontento con el actual liderazgo de Kyriakos Mitsotakis, que representa el ala neoliberal del partido.

Hay una característica que lo distingue de LEPEN, Amanecer Dorado o Nueva Democracia: se define como euroescéptico. Este elemento distintivo podría no ser tan determinante para su ascenso. De acuerdo con Psaras, ninguna de estos dos partidos “representan una amenaza porque son grupos pequeños que no tienen base ni fuerza suficiente para dar el salto y estar en primera línea”.

El 40-50 % de los policías de Atenas votan a favor de Amanecer Dorado

Lo que preocupa a muchos griegos son tanto las papeletas de Amanecer Dorado como sus ramificaciones en las esferas de los poderes fácticos. “Los vínculos con el aparato del Estado son claras”, asegura Chatzistefanou. En un reportaje de investigación para el periódico británico The Guardian, ya reveló las conexiones entre el partido y los cuerpos policiales. Se puede averiguar consultando los resultados electorales: el 40-50% de los votos del cuerpo policial de Atenas en les elecciones generales de septiembre de 2015 fue para Amanecer Dorado.

“La situación me recuerda a la Alemania de 1923”, confiesa Chatzistefanou. Una Alemania lúgubre, sumergida en una profunda crisis económica, y con un movimiento obrero que se estaba engrosando en ella, precisa. En aquel momento, Hitler se estaba preparando para acabar con los comunistas cuando llegara el momento. Llegó once años después. Con este crudo paralelismo, Aris quiere explicar que las élites económicas esconden a Amanecer Dorado en la recámara. “Es como si les dijeran: ‘No toméis demasiado poder, os utilizaremos en última instancia’”.

A su parecer, este no es su momento porque Syriza puede contener el descontento de los griegos que en su día había estallado en la plaza Syntagma. Con el juicio los grupos de asalto que salían armados a la calle se han hecho menos presentes. Sin embargo, el cineasta avisa que no se puede bajar la guardia: “El fascismo solo se utiliza en tiempos difíciles, cuando es difícil controlar lo que está pasando en las calles”.

·

¿Te ha interesado este reportaje?

Puedes colaborar con nuestros autores. Elige tu aportación

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2

 
 

Tags

, ,

Related Posts

About the author

Helena Vázquez

@_Helenadetroia

Periodista (Sabadell, 1991). Tiene formación de jurista. Desde 2015 vive en Atenas,...

La ultraderecha tenaz
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment