Guardería Gomorra

 

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

Roberto Saviano
La banda de los niñossaviano-banda

 

Género: Novela
Editorial: Anagrama
Páginas: 392
ISBN: 978-84-3397-984-1
Precio: 21,90 €
Año: 2016 (2017 en español)
Idioma original: italiano
Título originalLa paranza dei bambini
Traducción: Juan Carlos Gentile Vitale

Han pasado diez años desde que Roberto Saviano publicara Gomorra, el libro que le reportó celebridad mundial y una condena a muerte. Una novela basada en un conocimiento profundo de los mecanismos del crimen organizado, que al parecer irritó mucho a los abogados de la Camorra –los mafiosos, ya se sabe, son de poco leer– y que hicieron de aquel muchacho napolitano una suerte de prófugo eterno, un mártir de la libertad de expresión que desde entonces vive condenado a compartir su intimidad con una escolta permanente y a cambiar de residencia continuamente. Aquella fetua camorrista cambió el rumbo de la vida de Saviano, pero no lo silenció. Publicó libros de cuentos (Lo contrario de la muerte), artículos críticos e incisivos (La belleza y el infierno, Vente conmigo) y un estudio bastante serio sobre el fenómeno de la cocaína, CeroCeroCero.

El último título del autor, La banda de los niños, no es un libro más. Supone el regreso de Saviano, diez años y diez millones de ejemplares después, a la novela –esta vez cien por cien ficción, aun con toda su base documental– y a Nápoles como escenario. Y resulta difícil ceder a la tentación de hablar de círculo que se cierra, pues entre esta nueva obra y Gomorra no solo hay muchos aspectos en común, sino que prácticamente es un broche a aquel proyecto, un subrayado del polémico éxito internacional y su mensaje: la imagen de una Camorra despojada por completo de épica, enferma de ambición de dinero y poder, que ha logrado imponer su poder en el mundo globalizado, pero que también tritura a cuantos se acercan a ella encandilados por su aura.

Los integrantes de esta banda de imberbes no son hijos del desarraigo o la miseria

Eso es lo que le sucederá sin remedio a la banda liderada por el imberbe Nicolas Fiorillo, Marajá, y compuesta por mocosos con motes tan poco glamurosos como Briato’, Tucán, Dientecito, Dragón, Lollipop, Pichafloja o Bizcochito. No puede decirse, como decretaba el viejo lugar común, que sean hijos del desarraigo o la miseria. No, una de las características que llaman la atención de estos chicos del barrio Forcella, en el centro histórico de Nápoles, es que sus familias son de lo más normales, clase media currante.

Lo que sucede es que, en el mundo que los ha visto nacer, la familia es un concepto difuso, muy lejos de aspirar a ser referente para ninguno. Y el colegio prácticamente no posee ningún papel, por más que Saviano quiera traer un poco por los pelos una lectura escolar de El príncipe de Maquiavelo. Por el contrario, su medio es la sociedad de consumo, y su modelo aquellos que más destacan en ella, quienes más tienen y más ostentación hacen de ello: los capos de la droga y la extorsión.

Una de las características que mejor define a los protagonistas de esta historia es, de hecho, su desapego de la realidad, o cuando menos su dificultad para distinguirla de la ficción, ya sea televisiva o cinematográfica. Las alusiones a clásicos del audiovisual, desde Uno de los nuestros a Breaking Bad, pasando por el Travolta de Pulp Fiction, Donnie Brasco y cómo no El camorrista, son constantes. Hay incluso un personaje que se hace llamar Carlitos Way, así seguido, como el filme de Brian de Palma. Se trata de una generación, pues, que no ha crecido tanto bajo los códigos mafiosos como bajo las recreaciones de ficción que se han hecho sobre estos. La orfandad moral y la atracción que ejerce sobre ellos el dinero y las armas harán el resto.

1 2Página siguiente

 
 

Tags

, , ,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Guardería Gomorra
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment