Increíble pero cierto

 

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

Ivo Andric
El elefante del visir
andric-elefante

 

Género: Novela
Editorial: Xordica Editorial
Páginas: 296
ISBN: 978-84-1646-109-7
Precio: 21,95 €
Año: 1960 (2017 en España)
Idioma original: serbocroata
Traducción: Luisa Fernanda Garrido y Thiomir Pistelek
Título original: Priča o vezirovom slonu i druge pripovijetke

No sé si el hecho de haber peregrinado hasta Visegrad, con el correspondiente extravío por las carreteras de Gorazde, me acredita automáticamente como lector premium de Ivo Andric, o simplemente como un avezado buscador de excusas para viajar. Lo cierto es que visité el famoso puente sobre el Drina, el mismo que bautizó su mejor novela, todavía bajo la fuerte impresión que me causaron aquellas páginas, y desde entonces asocio el nombre de Andric con la buena literatura, más allá de épocas, modas y banderas.

Por eso celebré de inmediato el anuncio de Xórdica de publicar en un solo volumen tres piezas –relatos largos o novelas cortas, como se prefiera– del Nobel yugoslavo, inéditas hasta ahora, muy bien vertidas al castellano por el sólido tándem que forman Luisa Fernanda Garrido y Thiomir Pištelek. Tres textos diferentes entre sí, pero que guardan una absoluta coherencia temática y estilística con las otras obras que conocíamos de este autor, y se mantienen en un marco geográfico muy afín, sin despegarse nunca demasiado del cantón de Bosnia Central donde nació Andric.

Funde del modo más sugestivo el exotismo oriental con la cotidianidad europea

La primera pieza, la que da título al libro, recuerda poderosamente a Un puente sobre el Drina, especialmente a sus primeras páginas: ese mundo de los Balcanes otomanos, con una atmósfera que funde del modo más sugestivo el exotismo oriental con la cotidianidad europea, y poblado siempre por gobernadores de crueldad legendaria, es un medio en el que Andric se mueve como pez en el agua: no en vano fue el tema de su tesis doctoral. Pero no solo porque maneje muy bien las claves del siglo XVI, que lo hace, sino por su exquisita habilidad en incorporar al relato más o menos histórico todo un flujo de fábulas, mitos, habladurías, hasta que unos y otros se hagan casi indistinguibles en el mismo caudal.

El propio Andric lo reconoce al comienzo de esta ficción, cuando explica que en los cuentos populares de la vieja Bosnia “se esconde, bajo la apariencia de acontecimientos increíbles y la máscara de unos nombres imaginarios, la Historia real y no reconocida de esta región, de sus personas vivas y de las generaciones fallecidas hace mucho tiempo”.

Y ése es precisamente el gran atractivo de su escritura. En este caso, al ocuparse de la llegada a una villa de un elefante propiedad de un despótico visir, es capaz de envolvernos con todo tipo de impresiones, chismes y especulaciones para llevarnos poco a poco hacia donde quiere: al hecho de que ese animal enorme, pacífico y amenazador a la vez, va provocando cada vez más rechazo en el pueblo, tomándolo tal vez como chivo expiatorio de su aversión y su miedo hacia el propio visir.

Sin entrar en más interpretaciones, lo cierto es que, como sucede a menudo en Andric, como sucede casi siempre con los grandes escritores, sus historias transmiten la certeza de que todo ocurrió alguna vez en la realidad, tal y como se cuenta, o poco más o menos. Por increíbles que parezcan, nos convence de que todos esos personajes existieron, que se expresaban exactamente así, que incluso debe de haber algún grabado antiguo que refleje la irrupción del elefante en las calles de Travnik.

1 2Página siguiente

 
 

Tags

,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Increíble pero cierto
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment