«Estoy hasta los cojones de tanta bandera»

Robe Iniesta

 

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

Robe Iniesta | © Eduardo Navarro / Cedida

Robe Iniesta | © Eduardo Navarro / Cedida

Sevilla | Octubre 2017

La cosa empieza mal:
Robe Iniesta (Plasencia, 1962) no comparece puntual a la cita telefónica. Después de algunas gestiones, su voz suena algo rota al otro lado del teléfono. “Aquí estoy de pastillas de todos los colores, se me había olvidado la llamada”, se disculpa. ¿Vuelta a los tiempos salvajes? Nada de eso. Las pastillas (“y las infusiones”) son para curarse del resfriado que ha puesto en peligro la cita del sábado en Sevilla, donde presentará su último disco, Destrozares.

Pero el Robe de 2017 es muy diferente al rockero empeñado en vivir en la cuerda floja de los primeros años de Extremoduro, la banda que le hizo célebre. Ha madurado la persona y el músico, por más que se mantenga en ambos ese aura de poeta maldito que hace las delicias de sus numerosos seguidores. Tampoco ha cambiado su costumbre de hablar sin pelos en la lengua de lo que le indigna y le preocupa.

Usted viene de una tradición de rock con rebeldía, con mensaje. ¿Hay cada vez menos espacio para el mensaje entre tanto entretenimiento?

«Voy un poco al contrario de la tendencia, cada vez ofrezco más mensaje»

Puede que sí, al menos bandas de rock cada día salen menos, los únicos grupos con mensaje tal vez sean los de hip hop, pero en todo caso son cosas minoritarias. Lo mayoritario ahora es la música bailable, más que otra cosa, el reggaetón, el perreo… Canciones que no tienen mensaje, y las que lo tienen, te cagas.

¿Usted, en cambio, apuesta cada vez más por las letras con contenido?

Sí, la verdad es que no sé si lo que hago ahora es rock, pero sí sé que es transgresivo. Voy un poco al contrario de la tendencia, cada vez ofrezco más mensaje. Lo que pretendo y siempre he pretendido es hacer pensar a la gente

En su música, con el tiempo, parece haber menos rabia y más amor. ¿Es eso madurar bien?

Bueno, no sé, ojalá sea eso, ojalá haya madurado bien. Pero rabia sí que hay, sobre todo en este último disco. Ahí pongo mis carencias, mis errores, mi mala leche, mis momentos de cabreo… No pienso que lo mejor que podría ocurrir sería que hubiera ahora una guerra nuclear, pero sí hay rabia.

“La única bandera / son sus bragas negras”, canta en uno de los últimos temas. Antes había hablado en otra canción de que “las banderas de mi casa son la ropa tendía…” Tantas banderas estos días en la calle, ¿qué le producen?

Pues estoy un poco hasta los cojones de tanta bandera, ¿no? En España y en el mundo tenemos problemas más acuciantes. Esto de llenar los balcones y de salir a la calle todo el mundo con su banderita me parece demasiado, me da la impresión de que la gente se lo está tomando a la tremenda. Estamos en el siglo XXI, y estas cosas no deberían hacerse con tanta crispación.

El hecho de vivir cerca de una frontera, ¿le ha enseñado algo? ¿Hay algo de portugués en los extremeños?

«Me queda Portugal bastante lejos; llama la atención el poco intercambio cultural que hay»

Quizá en algunas partes se hayan sentido más cercanos a Portugal, pero piensa que Extremadura son solo dos provincias, pero muy grandes a lo largo y a lo ancho. Los pueblos muy pegados a la frontera sí pueden sentirlo más cercano, pero a mí me queda Portugal bastante lejos, aunque esté cerca. Y no sé por qué, llama la atención el poco intercambio cultural que hay. El idioma es parecido, la gente es la misma, pero aunque los grupos tocamos por todas partes, allí no lo hacemos nunca, ni los grupos portugueses vienen a tocar aquí. Siempre ha sido una frontera muy cerrada.

La Humanidad es un concepto permanente en su obra, pero siempre desde una óptica bastante fatalista. ¿Le da pocas razones para el optimismo?

Parece que sí, me dicen que me he puesto muy pesimista con el último disco, aunque no sé si me he puesto más bien realista. Los problemas de siempre siguen ahí e incluso se hacen más gordos, y vienen problemas nuevos. No vamos por buen camino. Yo no soy capaz de plantearme un tema y componer sobre él: o me sale o no me sale. Destrozares lo compuse en un momento muy concreto, justo después de acabar el álbum anterior, por eso quizá ha salido más conceptual, y más apocalíptico, porque es difícil evadirse de lo que pasa y cantar a la alegría. Pero tampoco puedes estar siempre preocupándote por todo, claro. Si nos tomamos en serio todos los telediarios, nos volvemos locos o nos deprimimos.

1 2 3Página siguiente

 
 

Tags

,

Related Posts

About the author

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Robe Iniesta
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment