Una salvación y una condena

 

Ci spiace, ma questo articolo è disponibile soltanto in Spagnolo Europeo. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

Bandera israelí en el Muro de las Lamentaciones, Jerusalén (2013) | © Ilya U. Topper / M’Sur


Jerusalén | Mayo 2018

“En nombre del 45º presidente de los Estados Unidos de América, os damos la bienvenida oficialmente, por primera vez, en la embajada de Estados Unidos, aquí en Jerusalén, la capital de Israel”. Fue el discurso de una sonriente Ivanka Trump, en representación de su padre, el presidente estadounidense, Donald Trump, el lunes pasado en un acto histórico.

Esta es la primera legación extranjera que se ubica en Jerusalén desde el año 2006. Solo Israel considera esta ciudad como su capital. Para el resto del mundo, la parte oriental de Jerusalén está ocupada y su estatus solo podrá definirse cuando se resuelva el conflicto palestino. Washington acaba de romper el consenso.

“Hoy es un gran día para Israel, para América, y un gran día para la paz”, dijo Netanyahu

“Gracias, presidente Trump, por tener el coraje de mantener tus promesas. Hoy es un gran día para Israel, es un gran día para América, pero creo que también es un gran día para la paz”, dijo Binyamin Netanyahu, primer ministro de Israel, en el mismo acto.

No era un día para la paz en Gaza, a apenas 80 kilómetros del acto festivo. Unos 40.000 manifestantes protestaron en las zonas próximas a la valla fronteriza con Israel y el Ejército israelí les disparó con fuego real. Fue el día más sangriento desde el inicio de las marchas el 30 de marzo pasado: murieron 60 personas y resultaron heridas más de 2.700. En el bando israelí solo un soldado sufrió heridas leves y el ejército investiga las causas.

Gran parte de los muertos fueron víctimas de tiradores israelíes apostados al otro lado de la valla. Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, más de la mitad de los heridos recibieron disparos o impactos de metralla, otros sufrieron golpes y el resto asfixia por inhalación de gases lacrimógenos. Fue la mayor matanza de palestinos desde la ofensiva israelí del 2014 en la Franja.

“Lo de hoy ha sido lo más horrible que he visto desde la última guerra. Han disparado a mucha gente, había muchos heridos por bala”, contó un participante en las marchas. Por su parte, el teniente coronel Jonathan Conricus, portavoz del Ejército israelí, explicó a un grupo de periodistas que en la protesta “ha habido un nivel de violencia sin precedentes: han tratado de plantar explosivos en la valla en tres puntos diferentes e intentado penetrar en Israel”.

En Cisjordania también se han llevado a cabo protestas, principalmente en Ramala, donde más de tres mil personas marcharon hacia el puesto de control militar israelí de Qalandia. Los disturbios acabaron con 35 heridos. En Hebrón, Nablus y Belén, las manifestaciones fueron menores.

“La decisión de Trump es repugnante y pone en peligro a palestinos e israelíes”

El traslado de la embajada estadounidense fue uno de los motivos de la marcha convocada el lunes, si bien las protestas se suceden desde hace ocho semanas. A esto se añade que el martes se cumplían siete décadas de la Nakba (Catástrofe), la expulsión y huída de 750.000 palestinos a causa de la creación del Estado de Israel y la guerra entre israelíes y ejércitos árabes, en 1948.

“Solo se puede construir la paz sobre la verdad. Y la verdad es que Jerusalén ha sido y siempre será la capital del pueblo judío, la capital del Estado judío”, dijo Netanyahu, arropado por los aplausos de 800 asistentes al acto, entre los que había pocos diplomáticos extranjeros, ya que la mayoría boicotearon el acto en el barrio de Arnona, en la parte oeste (israelí) de la ciudad. Fuera, decenas de palestinos y algunos israelís llevaron a cabo una protesta. Gritaban consignas como “Trump, entérate, Palestina será libre”. “La decisión de Trump es repugnante y pone en peligro a palestinos e israelíes. Estamos aquí para resistir”, aseguraba la israelí Maya Rosen.

Aunque la manifestación era pacífica, la policía les confiscó con violencia las banderas palestinas y pancartas que llevaban, sin actuar contra la pequeña concentración de israelíes que a unos metros gritaban a favor de Trump.

1 2 3 4Página siguiente

 
 

Tags

, , ,

Related Posts

About the author

Ana Alba

@analba

Periodista (Barcelona, 1971). Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma...

Una salvación y una condena
 
 

2 Comments

  1. Alfred ha detto:

    Israel no tiene vergüenza. Trata de lavar su imagen participando en competiciones europeas (Eurovisión, Eurobasket…)pero no es más que un estado fascista que viola los derechos humanos del pueblo palestino.

  2. Juan Cruz ha detto:

    Israel es la única Democrecia de Medio Oriente, donde hasta los Árabes nacidos en Israel tienen representsntes. Loa llamados Palestinos fueron asesinados y expulsados de los paises donde fueron ,Jordania, El Libano.
    Jerusalem era parte de Israel y parte de Jordania, un país donde loa Árabes que vivian en Palestina pudieron crear un Estado y nunca lo hicieron Regalo del colonialsmo Inglés

 
 

Leave a Comment