Inicio /

Lenguas

 

mapa
En número de lenguas habladas en el espacio mediterráneo es cuestión de definiciones. M’Sur opta por una visión amplia que ante la duda agrupa varias variantes dialectales, a veces incluso si tienen ortografía propia, en una sola lengua.  El mapa abajo permite identificar 85 idiomas.

El conjunto de idiomas hablados en el ámbito mediterráneo se puede clasificar en tres grandes familias: la indoeuropea, que agrupa la mayor parte de las lenguas europeas, la afroasiática y la turca.   A ellas se añade el aislado vasco, tres troncos diferentes de idiomas caucásicos —kartveliascircasianas y daguestani—, sin parentesco entre ellos, así como algunos islotes del grupo nilo-sahariano, muy difundido en África.

Además, en la periferia del espacio mediterráneo se hallan otros troncos.  El húngaro, finés y estonio pertenecen a las lenguas urálicas, al igual que el lapón y varios grupos lingüísticos de Siberia, como el samoyeda.

En la orilla noroeste del Mar Caspio se habla kalmico, un idioma mongol, tronco al que pertecen también numerosas lenguas de Asia Central. Aunque gran parte del vocabulario mongol coincide con el de las lenguas turcas, hoy se ha abandonado la teoría de un tronco ‘altaico’ común y se cree más en una influencia mutua durante una época de convivencia.

En la franja sur del Sáhara no sólo se hablan decenas de lenguas del grupo chadiano, que forma parte de la familia afroasiática, sino también otras muchas de un bloque africano distinto, conocido como  congo-níger.

indoeuropeas románicas germanicas eslavas albanés griego iranies armenio inglés alemán yidish vasco euskera francés latín retico rumano esloveno serbocroata búlgaro albanes véneto catalán castellano portugués sardo italiano griego ucraniano ruso gagauzo gagauzo tártaro romaní turco kurdo osetio karachai-balkario nogay kumyk armenio azerí domari arameo levantino talish gilaki mazandarani luri farsi zazaki qashqai lari peninsular hebreo egipcio sudanés beya shehri hobyot mehri mehri socotri yemení kartvelias georgiano mingrelio laz svan lak lezgui jinalug cushitas afar agaw bilin tigré tigriña amhárico nubio dongola tubu surárabes etíopes siwi árabe fus·ha copto copto bereberes tamasheq zenaga songai hassanía tamazigh magrebí cabilio maltés árabes arameo semitas circasianas circasiano abjaz afroasiáticas nilo-saharianas daguestaníes naj avar dido lenguas dargui túrquicas
 
 
 

1 comentario

  1. guillem guarro i bars dice:

    Guillem Guarro Bars para informacion del S. Secretario.
    1 de enero a las once y cincuenta y un minuto.

    Buenos días y buen año 2017.

    hoy primer día del año y tengo; un proposito. Y es, “a juicio del Espíritu” lo que puede ser animable y común a toda religión o pensamiento, sea de forma objetiva o subjetiva, liberadora del Espíritu o una esclavitud permanente por humanos.

    Como bien adivináis es sobre el Amor y hacerlo Tangible. Ya que creer “no” es común para algunas personas: más el amor sí lo es, en más o menos aciertos.

    El hecho de provocar dolor de forma consciente y decir que se hace en Nombre de Dios o por qué se amas el país, persona, idea….. Es precipitar la violencia con resultados trágicos. Como personas que somos y buenos conocedores de nuestros estímulos, ponemos freno cuando percibimos un peligro cercano o una pelea que puede acabar con sangre y Dolor
    .
    Las Instituciones Públicas sean: políticas, económicas o religiosas, tienen la responsabilidad de obrar en gran escala el bien, no el mal, estando aún más obligados a hacer Tangible el Amor hacia sus ciudadanos, impositores o feligreses.

    Nunca más legitimar violencias, corrupciones o “promesas” divinas, como afirma el s. Padre. Y si con Libertades y Justicia que protejan la Paz de los pueblos y personas, desde la venida al mundo hasta el final de los días. Este es el gran tesoro que tenemos en mayor o menor responsabilidad toda persona, país o mundo.

    Con todo respeto y precariedad, en 2017 me esforzaré en las tareas de divulgar el Año del Amor Tangible Universal.

    Feliz año para todos, gracias.
    Un abrazo.

 
 

Deja un comentario