Lo imposible

Publicado por

Publicado el 4 Abr 2020

Publicidad

opinion

 

[Segunda parte de la columna Vamos a morir todos del 27 Marzo]

Que se nos avecina un cambio es obvio. Que este será más o menos radical depende de la capacidad de adaptación de cada uno. Cuando una cosa cambia es porque no vuelve a ser lo mismo y eso, dentro de nuestra sociedad occidental, es visto siempre como algo negativo, por muy malo que fuese lo anterior; más vale malo conocido… Lo de siempre: desconocimiento lleva a miedo, miedo a violencia. Podría decirse que no estamos preparados para el cambio.

Sin embargo somos conscientes, por los seres queridos que vamos perdiendo, que hay cambios y cambios. No es lo mismo que se te muera tu padre de cáncer que de un accidente en moto. En el primer caso, tienes meses para preparar el duelo, en el segundo uno se queda en estado de shock diciendo: “Es imposible”. Por otro lado no es lo mismo perder a un ser querido con el que tenías las cosas claras, que con el que tenías temas pendientes. El segundo caso suele dar duelos larguísimos y complicados.

Se nos avecina un cambio, y hay quienes dicen que es “imposible” y otros, que llevan tiempo viéndolo venir. Hay algunos que piensan que lo que van a perder es inimaginable y otros que ven más las ventajas que los perjuicios. En este dilema andan las redes.

Así, se llama iluso y positivo al que no le importa perder para empezar algo mejor, o realista y documentado al que se aferra a lo que, desde mi punto de vista, ha muerto por completo.

Cuando salga de su confinamiento tendrá que enfrentarse a dos cosas: a lo que produce y a cómo lo produce. Este virus nos ha devuelto en poco más de dos semanas la diferencia entre lo real y lo virtual.

¿Qué piensa ahora de sus agricultores? ¿Entiende mejor lo que significan los productos de cercanía?

“Lo que produce” es bastante fácil de explicar. De hecho, si no tiene permiso para trabajar es que su trabajo no es algo estratégico ni necesario, es decir: que la vida sigue aunque usted no esté. ¿Recuerdan a todos aquellos agricultores enfervorecidos antes de que pasara todo esto? ¿Recuerdan el tipo de artículos que se publicaron? ¿Qué piensa ahora de sus agricultores? ¿Ha cambiado su percepción sobre ellos? ¿Entiende mejor lo que significan los productos de cercanía? Si es por producir, ahora que no podemos salir, podríamos sacar la conclusión de qué es lo que no estamos produciendo y según las imágenes satelitales es: polución.

Si en la última y fracasada Cumbre del Clima alguien hubiera dicho que según sus cálculos si parásemos el sistema tan solo dos semanas, la contaminación de grandes ciudades se reduciría al 80%, seguro que dirían: Imposible.

“El cómo lo produce” es más sutil y complejo. Quien más y quien menos, en nuestro país, tiene una formación profesional; todos somos mentes creativas e inteligentes, así que si vivimos en una ciudad es porque trabajamos más con la cabeza que con las manos. Es decir, siendo agradable en un bar, creando aplicaciones web o coordinando un centro logístico, por ejemplo.

Y si les dijera que aquí sobramos muchos, y no sólo profesionales cualificados, sobran también peones y braceros. Demos un vertiginoso viaje de cuatro siglos: “Pienso, luego existo”: gracias a esta revelación creamos la ciencia, con ella el progreso, la civilización, el Estado de bienestar… todo siempre más eficiente, económico y productivo. ¿Cómo anda de cálculos mentales? Cuando va a comer con los amigos y le dan la cuenta, ¿cómo calcula el reparto de la misma? Y de orientación, ¿cómo llega a los sitios cuando le dan una dirección?

Hace poco, en una de estas birra-conferencias, me contaba un amigo que se notaba una nueva generación que parecía muy preparada, pero que en cuanto fallaba algo, por ejemplo que se acabe la batería del móvil o no tener acceso a la red, inmediatamente entraba en crisis y se veía que no tenían ni idea. A mí, personalmente, me recordó, en cine, cuando un director de fotografía, ayudado por una aplicación de su móvil, consulta la trayectoria del sol o el aspecto que tiene una escena según qué lente va a usar. ¿Desde cuándo ha necesitado un fotógrafo eso? Si algo se le pide a un fotógrafo es saber cómo se mueve la luz y pre-visualizar una escena.

Según Descartes, Alexa existe; es más, la estamos alimentando entre todos

Si el “Pienso, luego existo”, nos ha llevado a la sociedad en la que vivimos, donde la productividad es la máxima de nuestro sistema económico ¿no creen que una máquina será más productiva que usted? ¿Podría Alexa existir? Según Descartes, Alexa existe; es más, la estamos alimentando entre todos. La inteligencia artificial funciona por la acumulación de datos y en este confinamiento estamos generando un verdadero monstruo. ¿Esto es ciencia ficción? Mira, es que un virus va a paralizar el mundo en poco menos de un mes: Imposible.

¿No se sienten extraños estando en sus casas sin hacer nada y seguir comiendo caliente todos los días? ¿Piensan que en el barrio deprimido de su ciudad están igual? ¿Por cuánto tiempo?

Cuando se oyen voces diciendo que viene un cambio esperanzador es porque de otra manera esto no tiene mucho sentido, al menos no son las cosas que a mí, como ser humano, mediterráneo, andaluz, me hacen ver belleza en la vida.

Habíamos tocado fondo hace mucho; la insolidaridad de Europa nos toca tras miles de ahogados en el Mediterráneo. En el momento en que murió el primer sirio en el mar, la antigua Europa dejó de tener sentido, porque… ¿se han preguntado qué es Europa? ¿Por qué se creó Europa? Segunda Guerra Mundial, millones de judíos muertos, reconciliación, derechos humanos… antes de aquel ahogado éramos un referente moral para el Mundo, tras miles de ahogados nos hemos convertido en unos egoístas más, al nivel de los tan criticados Estados Unidos de América.

Ahora es cuando el cuñado documentado o el economista doctorado me hundirá con datos diciéndome que Europa es un mercado común. ¿Realmente creen que Europa es algo en este Mundo que se nos viene?, y España, ¿qué es España? ¿Qué encaje tenemos en Europa? ¿Qué encaje tenemos en el Mundo? ¿Quiénes son nuestros verdaderos aliados?

Lo de las dos Españas es una manera de mantener el status quo, y es obvio a quién beneficia

Nos hablan de recuperación económica, nos insuflan el miedo y volvemos con el más que pesado dualismo de las dos Españas. Cada vez tengo más claro que lo de las dos Españas es una manera de mantener el status quo, y es obvio adivinar a quién beneficia. Pregúnteselo, pero no con ánimo de enervarse o deprimirse, sino para tratar de llegar a algo diferente a lo que ha conseguido hasta la fecha; pregúntese si por el hecho de pertenecer a un bando u otro, hablar una lengua u otra, hace uso, o no, de Amazon, Uber, Glovo, Airbnb, EasyJet. Yo, personalmente, de estos cinco he usado tres. ¿Cuáles son sus planteamientos ideológicos para con el Mundo que se nos avecina? Atención, no estoy juzgando, únicamente trato de mostrar a lo que se dedica una minoría, mientras nos peleamos, la gran mayoría, entre esos supuestos “irreconciliables” bandos.

Que Holanda y Alemania nos niegue la ayuda es también ¿imposible?

Lo de Brasil, EE.UU., Inglaterra y algunos países africanos se prevé desastroso, quizás la vieja Europa pueda recuperar su moral internacional con esta nueva oportunidad. ¿Que vamos a ayudar nosotros a EE.UU.? Imposible. Los alemanes están haciendo un llamamiento a médicos sirios a los que se les había negado el reconocimiento de su título y estarían trabajando como camareros o re-ponedores de supermercado. ¿Cuánto vamos a tardar en rebuscar profesionales sanitarios entre los campos de refugiados en las fronteras de Europa? ¿Imposible?

Lo de Madrid sigue en aumento y Catalunya va por el mismo camino. ¿Que vamos a ayudar nosotros a otras comunidades autónomas? ¿Imposible? Si nos estamos peleando por los recursos y nuevamente que si Pedro Sánchez, los catalanes, inmigrantes, Casado, Vox… mientras sigamos en esas, más tiempo tardaremos en encontrar algo nuevo, si nos uniéramos, como ha hecho el virus, las cosas se verían muy claras, más que claras: aplastantemente reales.

La realidad no es la red en la que ha encontrado este artículo de opinión, la realidad no es, exclusivamente, las noticias que le aparecen en su entorno digital. La realidad no es el resultado de su búsqueda en google: Coronavirus y su ciudad, pueblo o barrio. ¿Realmente cree que si en su proximidad terminan con el virus, está a salvo?

Es real, por ejemplo, que TODO el Mundo está comprando las mascarillas en China. No es tecnología de última generación son: mas-ca-ri-llas. ¿Imposible? ¿Cómo se llega a esta dependencia?

En definitiva, la realidad no es la pantalla de su ordenador sino la ventana de su casa. Párese un segundo y compárelas. ¿No es maravilloso?

En la naturaleza, esa que nos está poniendo los pies en la tierra en forma de virus, el crecimiento nunca es infinito

¿Cómo van a recuperar la economía? ¿Se tendrán en cuenta los excelentes datos ambientales durante el confinamiento? En la anterior crisis, yo hacía fotografía de arquitectura, obvio es que tuve que dedicarme a otra cosa. Tres meses antes de saltar todo me decía un jefe de obra: “A ver si esto cambia, porque en España lo que se da es la construcción”. Estuve lento, pensarán, pero hasta esa frase no me di cuenta del grado de locura en el que estábamos inmersos; hablábamos de la construcción como el que habla de cultivar tomates. Queremos reactivar la economía. ¿Qué economía? ¿El turismo? ¿Están viendo las imágenes de los altercados con las personas que tratan de salir de Wuhan? Bueno, pero es que para junio ya estará todo arreglado, ¿verdad?

Pero sí, quizás tengan razón los “imposibilistas”, en España nuevamente, el sector inmobiliario estaba acumulando otra burbuja, mezcla de ladrillo y turismo, una versión tuneada 4.0 llamada Airbnb. La culpa es de la derecha, la izquierda, los progres, los de arriba, abajo… Hace años que no me siento identificado con ningún partido político, ninguno habla clara y sinceramente de sostenibilidad, del medio ambiente y todos, absolutamente todos, basan sus planteamientos económicos en la productividad y el crecimiento. Cuando sale un político hablando que este año creceremos un x%, la declaración es tan ridícula como la del jefe de obra que os describía más arriba. En la naturaleza, esa que nos está poniendo los pies en la tierra en forma de virus, el crecimiento nunca es infinito y las explosiones de materia suelen ser acontecimientos pasajeros y oportunistas acompañados siempre de grandes mortandades que los regulan.

El que siga pensando que nada va a cambiar, está perdiendo un tiempo de reflexión que hace mucho no habíamos tenido, quizás nunca. Lo imposible suele ser la reacción lógica y natural antes de lo posible. Durante este encierro, una última cosa: tenga cuidado con su hijo y las tecnologías; entiendo perfectamente que es la única manera de neutralizarlo, pero piense en las implicaciones que para su futuro va a tener esa exposición a las tablets, móviles y demás dispositivos. Encontrará mucha información a favor y en contra, yo abogo por su lógica. ¿Sabe montar en bici? ¿Piensa que si dejara de montar en bici durante treinta años lo olvidaría?¿Piensa que es igual de fácil aprender a montar en bici con 5 años que con 40? Lo dicho, piense en el desarrollo cognitivo de su hijo.

Tienen tiempo para leer, para pensar, para filosofar, ¿por qué no volver a los clásicos?, investigar de dónde hemos venido y cómo hemos llegado hasta aquí: “Pienso, luego existo”, nos dirá Alexa tras unos meses de encierro y aprendizaje. “Siento, luego existo”, podríamos reformular para integrar en nuestra existencia a nuestro cuerpo, nuestra pareja, nuestros vecinos, nuestra comunidad, nuestros bosques, nuestros mares. Quizás Aristóteles vuelva a ponerse de moda.

Feliz encierro.

·

© manutrillo | Especial para M’Sur

 

¿Te ha interesado esta columna?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación únicaQuiero ser socia



manos

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *